Empleo: Cuidado con la cena de empresa: una fiesta que puede suponer un despido. Noticias de Alma, Corazón, Vida
consecuencias legales

Cuidado con la cena de empresa: una fiesta que puede suponer un despido

Algunas personas, durante la cena de empresa, se toman una copa de más y acaban protagonizando momentos que pueden tener consecuencias legales

Foto: Cena de navidad | Foto: Pexels
Cena de navidad | Foto: Pexels

Llega el día que muchos temen: ese en el que la compañía para la que trabajas os invita a ti, a tus compañeros y a todos tus jefes a cenar. Ya sea en un restaurante elegante o un cóctel en una sala, lo que todas las cenas de empresa tienen en común es la barra libre, que acaba por desinhibir, a unos y a otros menos, a esos colegas de trabajo a los que a veces les cuesta decir dos frases seguidas cuando están frente al ordenador en su oficina. No obstante, no son pocos los que al día siguiente de tal acto se echan las manos a la cabeza al recordar que, tras una copa de más, hicieron un poco el ridículo. ¿Un poco, solo?

Hay ocasiones, incluso, en que la pregunta va más allá: ¿Me despedirán por esto? La respuesta, obviamente, depende del comportamiento de cada uno, pero es importante (y necesario) ser consciente de que lo que ocurra durante la cena de empresa puede ser un argumento perfectamente válido para razonar un despido disciplinario de la empresa en cuestión. Desde el observatorio jurídico de Legálitas ofrecen una serie de consejos para evitar que lo que comienza siendo una fiesta para divertirte con tus compañeros se convierta en una tragedia laboral.

1. Cuida tus palabras. En primer lugar, es importante señalar que por cualquier motivo —aunque en el contexto de las cenas de empresa, lo más habitual es que sea por efecto del alcohol— uno se puede exceder en sus comentarios. Legálitas advierte de que, llegado el caso, si se insulta a algún compañero de trabajo uno puede enfrentarse a un despido o a una sanción. Para que sea despido disciplinario, no obstante, es necesario que se considere un acto grave: una agresión, una ofensa verbal o una amenaza durante la cena a algún compañero o si se ha sido amonestado por el mismo motivo con anterioridad.

2. Cuidado con el alcohol. En realidad, cualquier consejo empezará por la palabra 'cuidado'. Es vital ser consciente de que una cena de empresa no es, ni de lejos, una cena con amigos, por lo que el ritmo debe ser distinto. Durante estas cenas lo habitual es tomarse alguna copa, pero para que una compañía pueda despedir por motivo de la embriaguez tiene que tratarse de una situación que se da de manera habitual y que, además, repercuta en las tareas diarias. Es decir, que si "el momento puntual de embriaguez se produce durante la reunión informal fuera del lugar de trabajo", no hay cabida a despido disciplinario y un juez puede considerarlo como "una sanción desproporcionada" y, por tanto, un despido improcedente.

Foto: iStock.
Foto: iStock.


3. ¡Cuidado con las fotografías! A muchos les gusta que les fotografíen el día que más elegantes se ven con sus compañeros, pero hay que tener cierto conocimiento a la hora de difundir las imágenes. Para publicar una imagen de una tercera persona —a la que se pueda identificar— en redes sociales hay que tener su consentimiento. "El consentimiento no es obligatorio que sea explícito: si alguien posa para una foto se entiende implícitamente que está consintiendo para la realización de la misma", señala Legálitas.

Sin embargo, hay veces que esa persona no sabe que esa imagen va a ser compartida, por lo que su consentimiento no alcanza la publicación de la imagen. Además, hay que recordar que el consentimiento es revocable: "si una vez publicada la fotografía se desea que la misma desaparezca se puede solicitar al autor que la elimine de las redes sociales". Esto va más allá cuando se trata de algún vídeo en el que uno de los comensales insulta o critica a sus compañeros o jefes. "En esta situación, el artículo 54.2c del Estatuto de los Trabajadores recoge que se considerará, entre dos motivos, un despido como disciplinario cuando se ofenda al empresario o a las personas que trabajan en la empresa o a los familiares que convivan con ellos, por lo tanto, el empresario podría despedir al trabajador como disciplinario, es decir, no tendrá derecho a indemnización".

Normalmente los convenios colectivos suelen recoger las sanciones a los trabajadores que cometen alguna falta, definiéndolas desde leves a muy graves, con suspensiones de empleo y sueldo de dos días a varios meses.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios