CÓMO ENGAÑAR AL SISTEMA DIGITAL

El restaurante inexistente que se convirtió en el número uno de Londres

Oobah Butler se inventó que regentaba un local que en siete meses pasó a ser el mejor de la ciudad según TripAdvisor sin servir ni un solo plato. Te contamos su historia

Foto: Foto: TripAdvisor.
Foto: TripAdvisor.

Lo hemos preguntado muchas veces. ¿Cuánta importancia hay que dar a los listados de mejores restaurantes de TripAdvisor? ¿Es fiable su sistema de comprobación? Está claro que después de lo que ha hecho Oobah Butler, un blogger de 'Vice', no nos podemos fiar. Este joven engañó a la web de viajes con reseñas falsas y llegó a liderar el ranking de mejores establecimientos de Londres, un logro que explica en su post.

Al final van a tener razón los numerosos cocineros que se rebelan contra la plataforma, y los comentarios exagerados, malintencionados o falsos que los usuarios dejan en los perfiles. Así lo ha podido comprobar Butler, que ha confesado que antes de trabajar en ese medio, vendía reseñas inventadas a diferentes webs por diez libras (unos doce euros) cada una y pensó si sería posible que este tipo de locales existieran sin este tipo de críticas y notas fraudulentas.

El cobertizo de Dulwich

Se puso manos a la obra para comprobarlo por sí mismo montando The Shed at Dulcwich, su propio "restaurante" en el mes de abril. Para lograr engañar a todos, incluida la web, hizo algunas fotos bien diseñadas a su zarrapastroso cobertizo, compró un móvil de prepago, creó una página web y también publicó imágenes de sus creaciones culinarias ficticias, hechas a partir de otro tipo de productos no comestibles: desde pastillas de limpieza para inodoros y crema de afeitar, hasta esponjas para lavar platos, usando su propio pie como pieza de decoración.

Plato vs realidad. (Oobah Butler)
Plato vs realidad. (Oobah Butler)

Al comenzar su mentira, el "restaurante" ocupaba el el último puesto de TripAdvisor, es decir, el 18.149, el peor de la ciudad. Sin embargo, colarse entre los 10.000 mejores fue fácil y se logró en poco tiempo gracias a la ayuda de amigos y gente cercana que realizó reseñas creíbles para burlar el algoritmo de seguridad de la plataforma.

Si puedo transformar mi jardín en el mejor restaurante de la ciudad, literalmente todo es posible

Tras superar esa barrera, el proyecto se convirtió en algo demasiado "real", tanto que recibían correos electrónicos y llamadas para reservar y acudir a comer. Butler no lo podía creer. Sin darse cuenta, el restaurante al poco tiempo ya estaba el 1.456 en el ranking y para finales de agosto, el 156. Las empresas empezaron a usar la ubicación estimada del establecimiento en Google Maps para enviar muestras gratuitas y empezaron a llegar currículums para trabajar allí.

No solo eso, también recibió varias peticiones de una productora australiana y de una agencia de relaciones públicas que le prometía que se publicitaría en el medio inglés 'Mail Online' con un lanzamiento temático de Batman y la aparición de una actriz británica.

El restaurante inexistente que se convirtió en el número uno de Londres

Mood

Una publicación compartida de @oobahs el

Objetivo cumplido

El 1 de noviembre logró lo que se había propuesto: era el número uno en el listado de restaurantes de Londres. "Al ganar al sistema", se puso en contacto con la web para preguntar cómo había logrado engañar su "riguroso control", a lo que un representante respondió: "En general, las únicas personas que crean listados falsos de restaurantes son los periodistas en intentos erróneos de probarnos. Como no hay ningún incentivo para que alguien en el mundo real cree un restaurante falso, no es un problema que experimentemos con nuestra comunidad habitual; por lo tanto, esta 'prueba' no es un ejemplo del mundo real".

El restaurante inexistente que se convirtió en el número uno de Londres

Pero la historia no acaba aquí: una vez conseguido su objetivo se le ocurrió abrir un cobertizo de Dulwich real presentándolo tal y como lo ponía en su web. No sirvió comida como la que se presentaba en su página sino prefabricada y comprada: un gasto total de 31 libras (unos 35 euros) en el supermercado.

Sus creaciones culinarias ficticias incluían desde pastillas de limpieza para inodoros y crema de afeitar, hasta esponjas para lavar platos

"Invité a la gente a un restaurante con sillas montadas apresuradamente fuera de mi cobertizo, y las personas se fueron pensando que realmente podría ser el mejor restaurante de Londres solo por la clasificación de TripAdvisor. Podrías mirar esto cínicamente, argumentando que la importancia de Internet es tan fuerte que las personas ya no pueden usar sus sentidos correctamente. Pero me gusta ser positivo. Si puedo transformar mi jardín en el mejor restaurante de la ciudad, literalmente todo es posible”, concluía en su post.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios