la fruta es lo que más se desperdicia

La mitad de la basura alimentaria de España se genera en… tu casa

Hoy se celebra el Día Nacional Contra el Desperdicio Alimentario: un tercio de los alimentos que se producen en el mundo terminan convirtiéndose en desechos

Foto: Cada persona genera 76 kilos de basura al año
Cada persona genera 76 kilos de basura al año

A todos nos ocurre, se nos ponen malos alimentos que un día compramos y que nunca tuvimos la oportunidad de cocinar o consumir; hacemos comida de más y aunque tenemos intención de comérnosla otro día, la acabamos tirando. El desperdicio alimentario es una realidad en todos los hogares españoles, según HISPACOOP, cada persona genera 76 kilos de alimentos que acaban en la basura anualmente. Hoy se celebra el Día Nacional Contra el Desperdicio Alimentario, una iniciativa que ya suma tres años concienciando a la población sobre la importancia de reducir al máximo la comida de la que te deshaces.

Se considera desperdicio tanto los alimentos que se tiran a la basura por deterioro, tal cual se compraron sin que haya habido ningún tipo de elaboración por parte del consumidor, como aquellos productos desechados una vez cocinados. Así lo explican desde el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (MAPAMA) en el marco de la Estrategia ‘Más alimento, menos desperdicio’, una iniciativa impulsada por Unilever que surgió en 2014 para contribuir a la reducción del desperdicio de alimentos. Gracias al ‘Panel de cuantificación del desperdicio alimentario en hogares’, ahora se puede conocer y analizar la evolución de lo que tiramos los españoles a la basura.

Los últimos datos avalan la concienciación sobre los desperdicios, ya que en marzo de 2017 los españoles nos habíamos deshecho de un 1,1% menos de alimentos que en esa misma fecha el pasado año. Entre octubre de 2015 y septiembre de 2016 los hogares españoles tiraron a la basura 1.245,9 millones de kilos de alimentos en condiciones de ser consumidos (24 millones de kilos semanales), una cifra que asusta pero de la que sacamos un dato positivo: supuso una reducción del 6% respecto al período anterior, es decir, se tiraron a la basura 80,1 millones de kilos menos. La tendencia, claramente, es que cada año aprovechamos mejor los alimentos.

Según el ‘Informe del consumo de alimentación en España en 2016’, elaborado por MAPAMA, la fruta es la categoría que más se desperdicia en nuestro país (343,6 millones de kg), seguida de las verduras y hortalizas (167,1 millones de kg), los lácteos (125,0 millones de kg), las bebidas (72,0 millones de l), el pan (66,3 millones de kg) y los cárnicos (58 millones de kg). Las categorías en las que más se ha reducido la cantidad desperdiciada de un año a otro son las verduras, hortalizas, sopas, cremas y caldos.

89 millones de toneladas ‘made in UE’

La Comisión Europea estima que cada año se desaprovechan en el mundo más de 1.300 millones de toneladas de alimentos, es decir, un tercio de la producción mundial. La Unión Europea contribuye a esa cifra con 89 millones de toneladas de comida en buen estado, lo que supone que cada habitante tira 179 kilos, sin contar los de origen agrícola generados en el proceso de producción ni los descartes de pescado arrojados al mar.

Frente a la creencia popular de que en el mundo de la restauración se echa a perder mucha comida, son los hogares los que más derrochan. El desperdicio alimentario en los hogares europeos supone, según la CE, el 42% del total; mientras que en la fase de fabricación ocurre el 39%; en la restauración, el 14%; y en la distribución, el 5%.

Las 7,7 millones de toneladas que desperdicia España le convierte en el séptimo país de la Unión Europea

España es el séptimo país que más comida desperdicia (7,7 millones de toneladas según la FAO), tras Reino Unido (14,4 millones), Alemania (10,3 millones), Holanda (9,4 millones), Francia (9 millones), Polonia (8,9 millones) e Italia (8,8 millones).

Durante los años 2015 y 2016 el MAPAMA llevó a cabo un estudio sobre la percepción del desperdicio alimentario por parte de los consumidores. Una muestra representativa de la población residente en España ha desvelado que hacer varias compras semanales, comprar productos nuevos para ir probando, ir en coche a la compra y tratar de ir lo más rápido posible mientras se compra, son los cuatro hábitos que propician el desperdicio alimentario, ya que son hábitos que favorecen comprar más de lo necesario. Por el contrario, una única compra bien planificada lo reduce significativamente.

Diez consejos para sumarte al cambio

Aunque concienciar a los ciudadanos es una labor vital para conseguir reducir los desechos gastronómicos, también es fundamental que las empresas se sumen a esta causa. Unilever cuenta con una ‘Guía práctica para reducir los desperdicios alimentarios’, con el fin de mostrar “diferentes oportunidades de mejora y de reducción de mermas, como son planificar la compra, almacenar los alimentos, ajustar la cantidad de ingredientes, reutilizar las sobras y reciclar en casa”.

Según la Comisión Europea el 42% del desperdicio se genera en los hogares

Además, el divulgador medioambiental José Luis Gallego ha confeccionado un decálogo con consejos para minimizar al máximo estos desperdicios en los hogares.

  • Planifica los menús de la semana y elabora la lista de la compra en función de tus propias necesidades. De este modo evitarás comprar en exceso y acabar tirando comida.

  • Echa mano de la creatividad: conserva las sobras en la nevera y busca recetas que te ayuden a aprovecharlas al máximo. Te sorprenderá la variedad de sabrosas recetas que puedes llegar a preparar.

  • Presta especial atención a la fecha de caducidad de los productos antes de escogerlos, si los eliges con una fecha demasiado cercana corres el riesgo de que venza antes de consumirlos.

  • Mantén la despensa bien organizada: un truco para hacerlo es colocar en primera fila los alimentos que caducan antes. Recuerda que en la nevera cada alimento tiene su lugar apropiado. El orden previene el despilfarro.

  • Congela los alimentos si ves que serás incapaz de aprovechar toda la comida que has comprado. Hazlo antes de que sea demasiado tarde y evitarás que acabe en la basura.

  • Ajusta tus recetas al número de comensales y sirve raciones moderadas: si sobra comida es preferible que sea en la cazuela y no en el plato.

  • Aprovecha los restos vegetales para alimentar a tus plantas. Infórmate de cómo hacer compost con las pieles, cáscaras y restos de frutas y verduras: obtendrás un abono natural para las macetas o el jardín y reducirás la basura orgánica.

  • Usa la tecnología contra el despilfarro: descargarte los programas y aplicaciones para prevenir el desperdicio alimentario, podrás hacer un seguimiento de la compra y de las fechas de caducidad y ajustarás al máximo el gasto.

  • Conviértete en un ‘embajador anti despilfarro’: organiza y promueve la participación en charlas y talleres de consumo responsable de alimentos con tus amigos, en el trabajo o la escuela.

  • Si comes en el restaurante elige con moderación. No te dejes la mitad del primer plato para que te quepa el siguiente: es mejor anularlo. ¡Ah! y no te cortes a la hora de pedir las sobras para llevar.

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios