debate jurídico

Así se indulta en España y quiénes son los beneficiados

El abogado del Estado López-Medel publica un libro para cambiar la ley que regula esta gracia mientras el Congreso ultima su lavado de cara a la norma, que rige desde el XIX

Foto: El ministro de Justicia, Rafael Catalá, en un desayuno. (EFE / Juan Carlos Hidalgo)
El ministro de Justicia, Rafael Catalá, en un desayuno. (EFE / Juan Carlos Hidalgo)

El Congreso discute las enmiendas a la Ley del Indulto a propuesta del PSOE a la que dio pistoletazo de salida el 14 de febrero. Ya van por 25 las enmiendas y ahí sigue en su camino de tramitación. Su principal novedad es excluir de esta concesión a los delitos por corrupción o agresión sexual. Y, mientras, la norma que regula esta gracia sigue siendo, básicamente, la que data de 1870. Desde 2000 se han concedido más de 10.000 indultos. Algunos de ellos de muy dudosa oportunidad. El abogado del Estado y exparlamentario del PP Jesús López-Medel ha escrito un libro analizando esta excepción penal, ‘Por una nueva ley de indulto’ (Ediciones Librería de Estudio, septiembre 2017), en el que además propone cómo enfocar esta polémica norma. “Es fundamental que no se haga una simple reforma”, subraya el letrado, que recalca la antigüedad en la que basa el texto legal “y lo mucho que han cambiado las cosas desde entonces”.

De los miles de indultos concedidos, la mayoría son para personas acusadas de delitos contra la salud, vulgo, transportar droga. Sin embargo, también se esconden otros que con mayor o menor disimulo han causado mucho malestar social, o bien por la clase de delitos, o bien por el modo subrepticio en el que se han otorgado. Muchos de ellos se conceden con informes negativos (de hecho, más de la mitad). El jurista señala algunos de los casos más frecuentes en los que se está aplicando la medida: "Es frecuente que se use para perdonar los excesos de nuestras fuerzas de seguridad, al igual que se ha usado para casos de corrupción política".

El agente no movió un dedo a pesar de que a su lado un hombre estaba tocándole la entrepierna a una mujer en el vagón del tren

Entre los más contestados se encuentra el caso del guardia civil que no solo no impidió, sino que grabó y le pareció muy gracioso un abuso sexual. Fue en 2014 y el agente no movió un dedo a pesar de que a su lado un hombre estaba tocándole la entrepierna a una mujer mientras le hacía comentarios procaces. Los tres viajaban en el mismo vagón en un tren destino a Oviedo. La pena a la que fue condenado lo inhabilitaba para su profesión, pero fue perdonado. Su padre era concejal en Pola de Lena del partido entonces (y ahora) en el gobierno, el PP.

Otro caso que fue sonado y además estalló en plena movilización ciudadana del 15-M fue el del consejero delegado del Banco Santander, Alfredo Sáez. Fue uno de los últimos acuerdos del Consejo de Ministros que presidía José Luis Rodríguez-Zapatero, del PSOE, en noviembre de 2011. Ya en 2013, el Tribunal Supremo lo anuló en algunos de sus aspectos.

Casos de corrupción

Uno de los últimos, más o menos al tiempo que entraba a trámite la nueva ley el pasado febrero, fue el de seis condenados por prevaricación. Se trata de los funcionarios y un exconcejal de Rota (Cádiz) implicados en un caso en el que se hicieron unos pagos sorteando la adjudicación por contrato. El indulto troca sus penas de inhabilitación por suspensiones temporales, de modo que podrán volver a sus puestos de funcionario en algún momento.

El libro de López-Medel.
El libro de López-Medel.

Sin embargo, el Gobierno solo concede el 1% de las peticiones que recibe. También es cierto que el número ha ido descendiendo en los últimos años hasta llegar al más bajo en lo que se lleva de siglo en 2016 con solo 27 casos. Una cifra que contrasta con cómo se cerró el siglo XX. En 2000 se concedieron 1744 gracias, el récord absoluto. 1123 de ellos fueron el mismo día, el 1 de diciembre, conocido como “el indultazo”. El entonces ministro de Justicia Ángel Acebes lo justificó porque era año jubilar y lo había solicitado el Papa, que por entonces era el hoy difunto Juan Pablo II. Varios políticos condenados por corrupción se beneficiaron de la medida de gracia que impulsó el político abulense.

No se puede indultar a alguien por un motivo y luego no hacerlo con otro que ha cometido un delito muy semejante

López-Medel propone un cambio integral de la norma. “Es algo que afecta a los derechos fundamentales y debe ser una Ley Orgánica”, sostiene el experto, que cree que también se debe atender a un principio de equidad. “Si se indulta a alguien por una cosa muy semejante a la que ha hecho otro, debería a su vez ser indultado, si no, se introduce un aspecto personal”, considera el autor, que también subraya como muy ejemplar el caso del ‘kamikaze’ de Valencia. En esta ocasión, el 20 de noviembre de 2013, el Tribunal Supremo tumbó el indulto a un hombre que había matado a otro al conducir en dirección contraria en 2003. No fue, sin embargo, el primer indulto por ese mismo motivo: en 1997 otro conductor acabó con la vida de un hombre tras chocar en 1997 en Valladolid (aunque fue condenado en 2001). El Gobierno le otorgó el indulto en 2011, pasando siete años en prisión de los 12,5 a los que había sido condenado.

“El indulto absoluto está ligado a la monarquía absoluta, que era un poder teocrático que derivaba de Dios. En España data de 1870 y salvo una pequeña reforma en 1988 en la que el PSOE eliminó que se tuvieran que justificar, ha permanecido idéntica”, explica el abogado, que considera que es una legislación “completamente anacrónica”. La nueva norma, cuyo proceso prosigue en las cámaras correspondientes, no soluciona de fondo “los principales problemas”, según el jurista.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios