Este hombre ha obtenido un doctorado en tríos. Y sus hallazgos son sorprendentes
  1. Alma, Corazón, Vida
NO ENCONTRABA las respuestas que buscaba

Este hombre ha obtenido un doctorado en tríos. Y sus hallazgos son sorprendentes

Tras unos encuentros sexuales memorables con su novia y otra mujer, el británico Ryan Scoats decidió investigar a fondo los 'ménage à trois' por su cuenta

placeholder Foto: A ellas también les gustan. (iStock)
A ellas también les gustan. (iStock)

Hoy en día las ciencias sociales se las apañan para indagar en casi todos los rincones de nuestra vida social. Tanto es así que el británico Ryan Scoats, investigador de la Universidad de la Ciudad de Birmingham, ha llevado ese afán por analizar y teorizarlo todo a un asunto un tanto peculiar, al menos para la academia: los tríos en la cama. ¿Cómo llegó a interesarle el tema? De la mejor manera posible: practicando.

Hace años, Scoats y su novia desarrollaron una relación cuando menos especial con otra mujer. Digamos, con derecho a algo más que roce, cumpliendo así una de las fantasías sexuales más comunes entre las mentes masculinas. La curiosidad le llevó a buscar más información sobre lo que los franceses llaman 'ménage à trois'. Sin embargo, no encontró nada que le fuese útil. Por lo general, los estudios académicos lo relacionaban con las experiencias 'swinger' o poliamorosas, y Scoats no se sentía identificado con ninguna de ellas.

Si no hay un componente homosexual, entonces no es un trío. Me molesta cuando se muestran reticentes a tocarse entre ellos

Su interés, por tanto, no se vio recompensado, así que si la montaña no va a Mahoma... Al final decidió llevar a cabo él mismo las investigaciones, lo que ha desembocado en el primer doctorado universitario sobre tríos y un libro sobre el tema, que se publicará en 2018. Muchos se preguntarán qué sentido tiene estudiar este tipo de relaciones sexuales en la academia, más aún al máximo nivel, el de doctorado. Pues bien, Scoats explica en una entrevista en 'Broadly' que dichas investigaciones ofrecen una ventana inmejorable para analizar las actitudes respecto al género y la sexualidad.

Más tolerantes y permisivos, pero...

“Ellas siempre tienen que lidiar con las expectativas de bisexualidad o fluidez de género”, resume el investigador. No obstante, y pese a que las mujeres occidentales tienen más espacio para experimentar con sus prácticas sexuales, los tríos siguen siendo cosa de hombres. Según un estudio canadiense publicado a principios de año en el que participaron 274 adultos, tan solo un 8% de las mujeres reconoce haber participado en un trío, mientras que el porcentaje de ellos se eleva a un 24%. Además, las autoras Ashley E. Thompson y E. Sandra Byers señalan: “Lo más probable es que cualquier aumento de la práctica en heterosexuales provenga de un hombre más que de una mujer”.

placeholder Cuando un hombre se imagina un trío, lo hace así. No suele ser con otro hombre. (iStock)
Cuando un hombre se imagina un trío, lo hace así. No suele ser con otro hombre. (iStock)

En este sentido, la tesis de Scoats afirma que aunque la idea de un trío puede resultar excitante, a menudo muchas mujeres se sienten intimidadas. Lo curioso, no obstante, es que este rechazo solo se da si los dos hombres no mantienen relaciones entre ellos. Es decir, si están enfocados únicamente en ellas. Isa, una de las participantes en su estudio 'Women’s experiences and expectations of MMF threesomes' lo explica con elocuencia: “Si no hay un componente homosexual, entonces no es un trío. Me resulta especialmente molesto cuando se muestran reticentes a tocarse entre ellos”. Kirsty, otra voluntaria, está de acuerdo: “Si vas a montarte un trío, entonces debería ser algo entre los tres. Me sentiría mejor si los hombres también disfrutaran entre ellos”.

Antes los tríos entre dos hombres y una mujer estaban mucho más estigmatizados, sobre todo para ellos

Sea como fuere, otro estudio del autor, 'Heterosexual men, threesomes, and the erosion of the one-time rule of homosexuality', demuestra que la sociedad es cada vez más permisiva con este tipo de prácticas, al menos entre blancos, estudiantes de universidad y de clase media (pues la mayoría de los participantes encaja en este perfil). “Antes los tríos entre dos hombres y una mujer estaban mucho más estigmatizados, sobre todo para ellos”, asegura Scoats. Ahora, en cambio, la mayoría de los jóvenes a los que ha entrevistado dicen no tener ningún reparo en contarle a sus amigos que han hecho este tipo de trío: “Debido a la disminución de la homofobia, ya no suelen tener este temor al qué dirán”.

La tesis, terminada.

No obstante, la experiencia no se valora como un acto homosexual sino como uno de amistad. Es, al parecer, una actitud bastante común: “Ellos tienen más probabilidades de montar un trío con otro hombre si es con alguien que conocen bien”, asegura Scoats. En cualquier caso, los medios, series y películas influyen mucho en el cambio o el estancamiento de estas actitudes y, según el flamante doctorando, “todavía tienen que ponerse al día”.

Sexo Relaciones sexuales Sexualidad Deseo sexual Homosexualidad Sin censura Vida sexual Noadex
El redactor recomienda