El succionador, la posición sexual que a todos les encanta
  1. Alma, Corazón, Vida
la postura de los domingos

El succionador, la posición sexual que a todos les encanta

Llevas toda la semana esperando este día, pero ya ha llegado. Hoy traemos una variante especialmente indicada para las mujeres dominantes y los hombres que se dejan hacer

placeholder Foto: La probaron y les gustó. (iStock)
La probaron y les gustó. (iStock)

Volvemos con nuestra cita semanal: es domingo y toca hablar de posturas sexuales. En entregas anteriores, te hemos mostrado los pormenores de 'el acordeón', 'el exprimidor' y 'el pájaro carpintero'. Todas ellas, posiciones que maximizan el placer de ambos en la cama. Si no las has probado, ponte a ello, porque se te va a acumular el trabajo.

Para cerrar el mes y dar la bienvenida a octubre, vamos con... ¡el succionador! El nombre no anima mucho a bajarse los pantalones, tanto en el caso de ellas como de ellos, pero tiene su intríngulis, prometido. Se trata de una posición en la que ambos disfrutan al máximo.

Esta postura es ideal para las mujeres dominantes y los hombres que disfrutan dejándose hacer, o simplemente para ese coito en el que es ella la que manda. El modus operandi es el siguiente: la fémina se coloca tumbada boca abajo sobre una superficie horizontal. Eleva el trasero para facilitar la introducción del pene en la vagina.

Foto: Pasa de la teoría a la práctica. (iStock)

El hombre se encuentra sobre la espala de ella, totalmente erguido. No llega a aplastarla porque tiene los brazos tensos y estirados completamente. El pene incide directamente en el 'punto G' femenino, lo que maximiza el placer de ambos, sobre todo de él, ya que en esta postura la vagina se estrecha, aumentando así la fricción en las penetraciones.

Una vez que tenemos a ambos colocados, comienza la acción. Cuando empieces a practicarla, comprenderás por qué se llama 'succionador'. El truco es que el hombre no se mueve, es ella la que con los movimientos de cadera controla el ritmo y la intensidad de la penetración, 'succionando' el miembro viril masculino hasta la llegada del orgasmo.

La fémina experimentará una gran liberación de estrés al ser ella la que manda. Los gemidos, nos tememos, serán inevitables.

Tienes dos versiones, en una él tiene las piernas estiradas y en la otra, dobladas.

placeholder El succionador. (CC)
El succionador. (CC)
placeholder El succionador. (CC)
El succionador. (CC)

Esperemos que te guste.

Cuando la pruebes, cuéntamos qué te ha parecido.

Sexualidad Estrés Postura Sexo Noadex
El redactor recomienda