La historia tras el problema de monty hall

Todos corrigieron a la mujer más lista por este acertijo, y metieron la pata

Cuando Marilyn vos Savant ofreció una solución a un enigma de probabilidad nunca imaginó que abriría una polémica por la que sería fuerte e injustificadamente vilipendiada

Foto: La mujer con el coeficiente intelectual más alto del planeta. (Reuters)
La mujer con el coeficiente intelectual más alto del planeta. (Reuters)

Su nombre de nacimiento era Marilyn March, pero ella se opuso a la tradición de llevar el apellido paterno, prefiriendo usar el que de su madre de soltera: Savant, una palabra que significa 'sabio' en inglés y que la predestinaría de por vida.

Las cosas nunca fueron fáciles: ser mujer e inteligente se presentó siempre como una peligrosa fórmula. “No tuve una infancia feliz. Odiaba el colegio. Muchas veces me sentí frustrada por ser tratada como una ciudadana de segunda clase: una niña. Mis padres y profesores veían mi inteligencia como algo simpático, nada útil”, confesaba a la revista colombiana ‘Semana’ en el año 2009.

Nacida en 1946 en la América profunda de la ciudad de San Luis (Misuri), a la temprana edad de 10 años Marilyn vos Savant pasó dos prestigiosos test de inteligencia, el basado en la escala Stanford-Binet y el de la Mega Society que determinaron que ya por entonces disponía de un cerebro equiparable al de un adulto de 23 años.

Ya hay suficiente analfabetismo matemático como para que venga la persona más inteligente y lo extienda aún más

Dependiendo de las fuentes que se consulten, el lector encontrará que vos Savant tiene un coeficiente intelectual de 167, 186, 218 o 228. La confusión proviene de los diferentes test que completó a lo largo de su vida. En 1986 sería incluida en el 'Libro Guinness de los Records' como el individuo con un cociente más elevado y son muchos los expertos que coinciden en situar sus capacidades intelectuales por encima de las de Hawking o Einstein.

Como sucede con muchas mentes privilegiadas, a vos Savant le costaría alcanzar el éxito profesional. Cursó estudios de Filosofía, pero sus padres le obligaron a abandonarlos al cabo de dos años. Posteriormente siguió una carrera como inversionista y terminó trabajando para la cadena de tintorerías de la familia. Tras volverse económicamente independiente, comenzó a colmar sus inquietudes emprendiendo una carrera como escritora y publicando cuentos, ensayos y artículos periodísticos.

Quizás las mujeres piensan los problemas matemáticos de una forma distinta a los hombres

El momento más controvertido de su vida llegaría a raíz de sus colaboraciones en la revista ‘Parade Magazine’. En la columna semanal 'Pregúntale a Marilyn' que aún hoy mantiene vos Savant respondía a curiosas inquietudes que los lectores le remitían sobre una gran variedad de temas: filosóficos, físicos, políticos, educativos, etc. Un seguidor le envió un curioso dilema que hoy conocemos como el “Problema de Monty Hall”, en honor del presentador de concursos televisivos fallecido, precisamente, el pasado sábado 30 de septiembre. La respuesta dada por vos Savant provocó que todo el mundo, desde expertos académicos hasta los más ignorantes lectores, terminaran echándosele encima con el fin de acabar con la reputación que tenía como la mujer más inteligente del planeta.

Dos cabras y un coche

El problema en cuestión presentado en 1990 es el siguiente: imagínate que estás participando en un concurso de televisión y el presentador te pone ante la típica prueba de las tres puertas cerradas. En dos de ellas hay una cabra, mientras que la restante esconde un flamante coche deportivo. El presentador te invita a elegir una de ellas. Pongamos que escoges la número uno, él entonces, consciente de lo que hay detrás de las puertas, te abre, por ejemplo, la número tres mostrándote uno de los dos indeseables animales. Ahora viene la cuestión:

¿Qué quieres hacer?, ¿te quedas con la puerta número uno o cambias a la número dos? Parece que la situación es clara, y las posibilidades de acertar son de un 50% en cualquier caso. Por consiguiente, ¿qué más da preferir una u otra?

Craso error. “Tienes que cambiar de puerta: la primera tiene solo ⅓ de posibilidades de ganar, la segunda tiene 2/3”, respondía vos Savant en su columna.

En los meses posteriores, la mujer más inteligente del mundo acabaría recibiendo más de 10.000 cartas con todo tipo de calificativos. Entre los remitentes se encontraban personalidades como el director del Centro de Información Defensiva o un importante investigador estadístico del Instituto Nacional de Salud. Todas ellas se atrevían a tildarla de incompetente. Estas son algunas de las mensajes recogidos por ‘ZeroHedge’:

- “¿Puedo invitarle a que le eche un vistazo a cualquier libro de texto sobre probabilidad antes de que intente responder a esta pregunta otra vez?”, Charles Reid, doctorado por la Universidad de Florida.

Solo un 8% de los lectores creyeron que la lógica aplicada por Marilyn vos Savant era la correcta

- “Estoy convencido de que recibirá muchas cartas de estudiantes universitarios y de instituto. Quizás debería quedarse con sus direcciones para que le echen una mano en sus futuras columnas”, W. Robert Smith, doctorado por la Universidad del Estado de Georgia.

- “Ya hay suficiente analfabetismo matemático en este país como para que venga la persona con el coeficiente intelectual más alto para extenderlo aún más. ¡Qué vergüenza!”. Scott Smith, doctorado por la Universidad de Florida.

- “Se equivoca, pero mírelo por el lado positivo. Si todos los expertos se estuvieran colando, el país tendría un serio problema”, Everett Harman, doctorado por el Instituto de Investigación del Ejército de los Estados Unidos.

- “Quizás las mujeres piensan los problemas matemáticos de una forma distinta a los hombres”, Don Edwards, un corriente ciudadano de Oregón ofreciendo su punto de vista.

El mundo entero se pasó de listo

Los reproches fueron tan fuertes e injuriosos que vos Savant tuvo que seguir desglosando el porqué de su solución en tres columnas más. Pese a que al final demostró que, efectivamente, todos estaban equivocados y ella era la que tenía razón, años después todavía seguiría recibiendo mensajes que continuaban atacando su condición de mujer: “Debe de existir una lógica particular femenina”, le escribía un lector.

Tras quitarme la viga del ojo me toca tragarme mis palabras. Siento una enorme vergüenza profesional

He aquí por qué el razonamiento de vos Savant era el correcto: “Las probabilidades de ganar de ⅓ de la primera elección no cambian a la mitad solo porque el presentador abra una puerta”, explicaba en su columna. La siguiente tabla muestra gráficamente las seis situaciones posibles. Pongamos que el concursante elige la puerta número 1 como en el ejemplo y el presentador le abre después otra puerta (la 2 o la 3) que oculta una cabra. En las tres primeras posibilidades el concursante decide seleccionar la otra puerta y en las tres siguientes se queda con la suya. Estudiando la tabla, se muestra de forma evidente que cambiando, el concursante saldrá ganando dos de cada tres veces, mientras que quedándose con su elección solo podrá acertar en una de cada tres.

Un ejemplo que expone de forma contundente por qué las posibilidades de vencer son distintas cambiando o permaneciendo es este otro. Imaginemos que en vez de 3 puertas hubiera 100. El concursante elige la número 1 y el presentador le abre entonces 98, mostrándole las consiguientes 98 cabras que hay detrás. La probabilidad de que el coche esté en la puerta número 1 no es distinta porque se hayan abierto 98 puertas, sigue siendo de 1/100. Sin embargo, la de la puerta que ha quedado sin abrir junto a la número 1 es muchísimo mayor, ¿quién no optaría por ella? ¿Quieres más ejemplos que ilustren el acertijo? En el siguiente artículo de El Confidencial encontrarás otras explicaciones.

En los años sucesivos, diferentes modelos computacionales han corroborado las hipótesis de vos Savant y el prestigio de sus capacidades intelectuales se ha ido poco a poco recuperando. Al inicio, solo un 8% de sus lectores creyeron que su lógica era la correcta. En 1992 ya se veía respaldada por un 56%, con un 71% de de aceptación entre el sector académico.

Robert Sachs, catedrático de matemáticas de la Universidad George Mason, una de las personalidades que intentó refutar con fuerza las tesis de vos Savant escribía: “Tras quitarme la viga de mi ojo reconozco que ahora me toca tragarme mis palabras. Como penitencia, he respondido a todas las personas que me escribieron para castigarme. Siento una enorme vergüenza profesional”.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios