según una experta

Las 5 cosas que las mujeres hacen en la cama y que los hombres odian (pero se callan)

Tras atender a numerosas parejas, la terapeuta sexual Tracey Cox ha determinado qué prácticas femeninas detestas ellos, aunque no lo digan. No estamos muy de acuerdo, pero ahí van

Foto:

Para gustos, los colores. Y más si hablamos de sexo. No obstante, cuando una opinión es mayoritaria se crea un patrón. Una de las personas que más sabe de sexualidad es la terapeuta Tracey Cox, quien tras escuchar las confesiones de cientos de hombres que pasan por su consulta, ha logrado determinar qué es lo que detestan en la cama.

Sabemos que el varón y la mujer no tienen nada que ver, sobre todo en la cama. Ellas se excitan más por el oído y el tacto, y ellos, por la vista. Ellas, por regla general, suelen ser más emocionales en el sexo, mientras que ellos son más animales o, digámoslo de otro modo, instintivos. Por eso, es común encontrar discrepancias entre ambos en materia sexual.

Muchas mujeres se ponen histéricas al ver porno con su pareja, pues a ellos le interesa más lo que ven en la pantalla que la persona que tienen al lado

Veámos que cosas hacen ellas en la cama que los hombres odian profundamente. Todas reveladas por Cox en 'Femail' y que, huelga decir, no tiene por qué ser tu caso o el de tu pareja. Como siempre decimos, no hay nada como hablar las cosas de dormitorio para conocer cómo es el otro, qué le gusta o qué le excita. Cada individuo tiene sus particularidades y fobias, así como gustos o deseos personales. Y qué mejor que decirlo con palabras (o mostrarlo con actos) para que la pareja se entere y pueda (o se plantee, al menos) satisfacerlos.

1) Que quiera ver porno y luego se enfade

La mayoría de los hombres ven cine X de forma regular, sobre todo los más jóvenes. La mayoría pasa por épocas, en unas consumen mucho estos contenidos y en otra nada. Las mujeres y parejas de estos lo saben, y lo aceptan. Las discrepancias, en cambio, aparecen cuando ellas proponen que vean una película o clip porno... juntos.

Pensarás. ¿qué problema? ¡A mí me parece guay! Lo es, amigo, siempre que ella no se ponga celosa o permita que sus inseguridades en materia sexual salgan a flote. "La mayoría de los hombres mantienen su ojos pegados a la pantalla, y es muy probable que también lo hagan incluso cuando están juntos", detalla Cox. La experta advierte: "Si vas a probarlo, no lo tomes como un insulto si él te deja de hacer caso y mantiene su atención hacia otro lugar. No es algo personal".

2) Que sea muy escandalosa

Gemir un poco es fantástico, pero gritar como una loca como si a una la estuvieran intentando matar no lo es tanto, sobre todo si las paredes del aparamento o casa en cuestión son de papel. "Es bastante vergonzoso para ellos", advierte la experta. "Ellas creen que a los hombres le gusta que sean ruidosas, pero no es así. En realidad se están muriendo de vergüenza ante la perspectiva de encontrarse luego a gente conocida o vecinos", añade.

3) Que sea una estrella de mar

Si no lo sabes, ser una estrella de mar en la cama es abrirte de piernas y brazos y no hacer prácticamente nada. No mover un músculo es lo menos erótico del mundo, tanto para ellos como para ellas. A nadie (mentalmente cuerdo) le gusta hacer el amor con un muerto, así que no te comportes como tal.

No puedes pretender practicar sexo oral y que tus genitales no estén limpios y aseados. Tanto en el caso de ellas como en el de ellos

La experta aconseja a las mujeres que tengan sangre en las venas, que se muevan y que se note que estén ahí. Tampoco es necesario que sean unas locas del sexo, pero al menos que manifiesten que les gusta.

4) Que no se lave los genitales

La falta de higiene íntima en la cama es, en pocas palabras, una guarrada. No puedes pretender practicar sexo oral y que tus genitales no estén limpios y aseados. Tanto en el caso de ellas como en el de ellos. Cox cuenta que hay muchos hombres que se quejan de esto en su consulta.

5) Que sea insegura con su cuerpo

Taparse con las sábanas todo el rato, hacerlo solo con las luces apagadas, no dejar que el hombre vea su cuerpo... Todos tenemos nuestras inseguridades y 'días gordos', pero si después de unos meses aún no te ha visto desnuda, mala señal, amiga. Y no tanto por él como por ti. "Las inseguridades corporales no solo afectan al disfrute sexual, sino también a que se practiquen ciertas posiciones que dejan al cuerpo más al descubierto", dice Cox. Y es cierto. Una mujer acomplejada nunca haría, por ejemplo, la postura del perrito.

Fuera complejos, el sexo, como ya hemos dicho en otras ocasiones, es para pasárselo bien y disfrutar. Todos los cuerpos son bellos, con sus particularidades.

Relájate y disfruta.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios