pon atención

Los 5 graves errores que cometes al cocinar y que te hacen ganar peso

¿Cocinas en casa comida saludable pero no dejas de engordar? Puede que estés cometiendo alguno de estos fallos garrafales. Te contamos cuáles son

Foto: ¡Enciende los fogones! (iStock)
¡Enciende los fogones! (iStock)

Crees que cocinar no se te da mal, pero no es así. Has visto muchas temporadas de 'MasterChef', crees ser el próximo erudito de los guisos y la verdad es que cometes muchos errores de principiante que estropean tus platos. No vas a poder remediarlo si no sabes cuáles son estos fallos concretos. Mientras que la comida casera es generalmente más nutritiva y baja en calorías que el 'take away' o los restaurantes, es muy posible y extremadamente fácil que cuando te pongas a la tarea estropees las cosas sin darte cuenta.

Por ejemplo, con la cantidad de aceite de oliva que debes echar a a los platos. Su medida justa no es la que solemos ver regularmente a los chefs, ya que ellos agregan a menudo más grasa a la comida de la que tú necesitas todo el día. Así que aquí te presentamos una serie de equivocaciones culinarias muy comunes que seguro haces en casa y provocan que cojas unos kilos de más, te suba el azúcar y aumenten las calorías de tus comidas "saludables".

Limita las grasas

Mientras que hay unos aceites mejores que otros a la hora de cocinar (como el de oliva virgen extra), eso no significa que puedas consumir volúmenes ilimitados de este producto. El cuerpo no necesita que se agreguen muchas grasas a la dieta, a lo sumo, una o dos cucharadas al día. Pero hay un problema muy grande, en muchas ocasiones lo vertemos libremente en ensaladas, en la sartén, en las cazuelas y al final no se tiene idea de la cantidad que se está usando. Debes tomar el control de la ingesta de aceite midiendo las porciones cada vez que lo utilices. Piensa en que el máximo es una cucharada por persona al día(y a veces eso es demasiado).

Muchas veces se trata de comer por comer y este “picar sin sentido" puede tener como resultado meternos de 300 a 400 calorías adicionales

Demasiadas salsas

Ciertos tipos de cocina, incluyendo los platos asiáticos y mexicanos, requieren a menudo usar una gran variedad de salsas o condimentos para aliñar la comida. Piensa en cualquier fritura: a veces se añaden tres o cuatro aderezos diferentes, cada uno de los cuales añade calorías de más, una gran cantidad de sal adicional e incluso azúcar.

Una vez más debes permanecer atento a las cantidades que utilizas midiendo las porciones recomendadas y, si es posible, limitando cada plato a solo uno o dos condimentos para controlar la ingesta total de calorías y sal.

No abuses. (iStock)
No abuses. (iStock)

Mucha proteína

A menudo uno de los fallos más grandes a la hora de encender los fogones es hacer comida de más para tener de sobra. En el caso de preparar mucha carne roja, pescado o pollo, más de la que se necesita, estamos cometiendo un error terrible. La realidad es que comemos lo que cocinamos, así que si haces un kilo de proteína (mas o menos para cuatro personas), te lo acabarás tomando tú solo en lugar de la mitad, que es lo que realmente se recomienda y tu cuerpo necesita.

El problema real de todo esto es que al final acabamos consumiendo muchas más proteínas de las que necesitamos a expensas de las verduras, que son bajas en calorías y ricas en nutrientes. Una de las maneras para reducir las calorías del día a día es minimizar las porciones de proteínas y aumentar el consumo de verduras y ensaladas.

Debes permanecer atento a las cantidades que utilizas midiendo las porciones recomendadas para no añadir grasas de más

Adiós extras

¿Te suena una ensalada que al final tiene más 'toppings' de lo normal y se convierte en cualquier cosa menos en lo que debería ser? Seguro que conoces algún restaurante donde la sirven así. Aparentemente son sanas, pero estás muy equivocado. Un poco de huevo duro, un poco de queso feta, aguacate, salsa o queso rallado, crema agria...un poco de todo para dar sabor. Y no es mejor cuando las preparamos en casa, a menudo le añadimos extras innecesarios y lo que estamos haciendo es añadir cientos de calorías.

Toma el control mediante la adición de solo un extra, y mide las porciones de las salsas (ya te lo hemos avisado antes). Puedes buscar en el supermercado productos bajos en grasa o 0%, y si aún crees que está insípido, prueba con las especias. El sabor cambiará completamente.

Adiós 'snacks'. (iStock)
Adiós 'snacks'. (iStock)

Picotear

Unos frutos secos o unas galletitas saladas mientras esperas a que salte la válvula de la olla exprés, tomarnos una –o dos– copas de vino mientras se termina de hacer un sofrito y, en general, probar cada uno de los ingredientes de los platos que estamos preparando, son un error.

No siempre se trata de un acto para abrir el apetito. Muchas veces se trata de comer por comer y este “picar sin sentido”, como explica la experta en dietética Cynthia Sass, “puede tener como resultado meternos de 300 a 400 calorías adicionales”. Sass recomienda que si nos vamos a comer algo mientras preparamos el tupper escojamos alimentos bajos en calorías –por ejemplo, coger alguna rodaja de las verduras y vegetales crudos que vamos a añadir a un guiso– o que descontemos las calorías de la ingesta de lo que estamos preparando: “Por ejemplo, si quieres picar nueces, reduce la cantidad de aceite de oliva que utilizas en la cena”, sugiere la nutricionista.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios