Cómo adelgazar seguro si en tu trabajo estás todo el día sentado
  1. Alma, Corazón, Vida
Contra las efectos de la vida moderna

Cómo adelgazar seguro si en tu trabajo estás todo el día sentado

El empleo y el ejercicio no son conceptos que vayan cogidos de la mano. Con todo, existen algunos trucos para que el horario laboral no se limite al puro sedentarismo

placeholder Foto: Incluso sentados podemos hacer actividad física. (iStock)
Incluso sentados podemos hacer actividad física. (iStock)

A pesar de las muchas precauciones que hayas adoptado para mantener una buen forma física, si tienes un empleo de oficina te enfrentas diariamente a ocho horas de sedentarismo de las que no puedes escapar.

160 horas al mes sin más actividad que darle golpes a un teclado es demasiado tiempo. Desde diferentes frentes, se sugieren con fuerza algunas propuestas para cambiar estos periodos de quietud indeseada. Mientras las aplicaciones de los ‘smartwatches’ nos invitan a levantarnos de nuestro asiento por lo menos una vez por cada hora, una nueva moda viral que propone trabajar de pie circula desde hace meses por la red y ha sido adoptada incluso por los trabajadores de Google y Microsoft.

Un paseo de 15 minutos en el descanso ayuda a regular la cantidad de azúcar en sangre, reduciendo además la ansiedad por ingerir calorías

Los beneficios de esta última tendencia han sido puestos en entredicho. No obstante, lo que nadie pone en duda es que unos periodos tan largos de apoltronamiento nunca traen nada bueno. ¿Cómo podemos paliar las consecuencias para la salud a largo plazo que tiene trabajar como programador, secretario u oficinista? Considera estas cinco estrategias que ponen en marcha, de una forma u otra, la maquinaria de tu organismo.

Toma productos que aceleren el metabolismo

No se trata de recurrir a suplementos, sino de incluir en las diferentes comidas del día algunos alimentos con conocidas propiedades para estimular el metabolismo. Este conjunto de reacciones químicas y biológicas se activa tras la digestión y se basa en la reabsorción y transformación final de las sustancias alimenticias para cumplir las funciones básicas de nuestro organismo. Este es el motivo fundamental por el que además de la dieta y el ejercicio, el metabolismo se presenta como el tercer factor que condiciona una buena figura.

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Entre los componentes que tienen esta capacidad para darle un empujón a nuestra máquina biológica están la capsaicina de las guindillas, la piperina de la pimienta negra, el gingerol del Jengibre, la alicina del ajo o el isoticianato de alilo del wasabi.

Haz pequeños ejercicios

Como la bola de hierro que antiguamente se ponía a los presidiarios, nuestra silla restringe los movimientos que podemos realizar en nuestro puesto. No todo está perdido, las expertas en nutrición Lyssie y Tammy Lakatos ofrecen algunos ejercicios con los que podemos quemar unas cuantas calorías y trabajar la parte inferior del cuerpo a pesar de las limitaciones a las que estamos sometidos.

Para tonificar los muslos permanece sentado con los pies en el suelo y la espalda recta. Extiende tu pierna hasta colocarla al nivel de la cadera y hazla descender poco a poco. Cambia de pierna y repite la operación unas 10 o 15 veces.

Los polifenoles del té verde previenen la acumulación de grasas y aumentan el consumo de calorías al incrementar la temperatura corporal

Por lo que se refiere a los glúteos puedes realizar una actividad simple: basta tensarlos durante 10 segundos. Repite la operación 10 veces en diferentes momentos del día.

Para trabajar los músculos inferiores de las piernas siéntate derecho y levanta los dedos del pie y el talón alternativamente. Repite el ejercicio 30 veces. Puedes también invertir el movimiento.

Aprovecha los descansos

Si dispones de una hora entre tu turno de mañana y de tarde, piensa si merece la pena dedicar quince minutos a efectuar algo tan sencillo como un pequeño paseo.

Foto: Y ahora se van a andar, como Dios manda. (iStock)

Según un estudio llevado a cabo por la revista médica de la Asociación Americana contra la Diabetes, este hábito tan básico ayuda a nuestro organismo a regular la cantidad de azúcar presente en sangre durante las siguientes 24 horas. Como consecuencia, la ansiedad por ingerir calorías se puede ver reducida de modo considerable durante este periodo.

Recurre al té verde

Sustituye las escapadas a la máquina de 'vending', o la taza de café en el bar por los beneficios de esta infusión. Las hojas de esta planta están cargadas de polifenoles, asociados a la prevención de acumulación de grasas y al incremento de la temperatura corporal, que provocan un mayor consumo de calorías.

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

El té verde posee también cafeína, un compuesto al que se le atribuye un efecto lipolítico o “quema grasas” y que es además un ingrediente típico de muchos complementos dietéticos para adelgazar.

Utiliza las escaleras

Es una de las grandes paradojas de nuestro tiempo. Mucha gente se paga todo los meses un gimnasio, pero luego hace todo lo posible para no subir andando hasta el tercer piso de su despacho, optando por el ascensor.

Experimentos, como el realizado por el especialista en entrenamiento por intervalos Martin Gibala, demuestran que vencer la pereza y subir peldaños no solo sirve para quemar calorías, sino que mejora nuestra capacidad respiratoria, así como la circulación sanguínea, previniendo enfermedades cardiovasculares.

Trucos adelgazar Salud Ejercicio físico Ejercicios piernas Alimentación Sedentarismo Piernas Adelgazar Diabetes Dietas
El redactor recomienda