alerta en verano

Un selfie le salvó la vida a esta mujer, y su historia puede salvar la tuya

Cloe Jordan tenía un lunar en su abdomen desde que nació y al que no dio importancia. Esta joven de 21 años es de Inglaterra y no se esperaba que a su edad sufriese cáncer de piel

Foto: Cloe Jordan. (Instagram)
Cloe Jordan. (Instagram)

Cloe Jordan, una chica de 21 años de Wolverhampton, Reino Unido, fue diagnosticada hace unos meses con cáncer de piel tras visitar a su médico para tratar de eliminar un lunar que tenía en su abdomen. Ella no le daba importancia y quería quitárselo simplemente por estética, pero tras varios comentarios en Instagram que le decían que lo revisara, pidió cita con el doctor y descubrió que tenía un melanoma.

Fue consciente durante mucho tiempo de su "mancha" y estaba harta de que apareciera en sus fotos y le impidiera lucir un cuerpo perfecto cuando lucía sus nuevos bikinis o ropa interior. A pesar de que aumentaba de tamaño y cambiaba de color, Jordan había decidido dejar pasar estas preocupantes señales y tras acudir a la cita, finalmente tuvieron que hacerle otras pruebas. Una biopsia reveló que padecía esta terrible enfermedad que puede propagarse fácilmente por otros órganos.

Jordan, que trabaja como modelo de fotografía asegura que tuvo toda la vida el lunar y que no tenía ni idea de que se pudiera transformar en un cáncer. "Me encanta ir de vacaciones y tomar el sol, aunque no me tumbo, voy a la playa una o dos veces al mes y nunca lo había protegido de los rayos UVA. He tenido este lunar desde que nací y cuando el verano pasado empezó a cambiar, no le di importancia", explica a 'The Independent'.

"Cuando por fin me decidí a ir al dermatólogo fue simplemente porque cada vez que me ponía el bikini o el sujetador, no me gustaba como quedaba, nunca pensé en mi salud, cada vez que me tomaba un 'selfie', quedaba una foto muy fea. Y cuando leí un par de comentarios avisándome sobre que tenía mala pinta, fui. Tras acudir me asusté bastante porque tuve a mi alrededor 8 médicos que parecían bastante preocupados después de verlo. Fue entonces cuando tomaron la biopsia y me diagnosticaron cáncer de piel. Nunca pensé que me podía pasar siendo tan joven. Estoy muy agradecida de que los 'selfies' que me hago fueran el camino para enterarme de que sufría esto. Definitivamente me han salvado la vida", explica Jordan.

El melanoma es el cáncer de piel más agresivo, pero también el más raro. Su riesgo se debe a que suele comenzar en las capas más profundas de la piel

Tras el diagnóstico solo se lo contó a su familia, pero poco tiempo después decidió contar su experiencia en las redes sociales para concienciar al resto del mundo y avisar que la edad no importa cuando se trata de sufrir este tipo de enfermedades. "Cuando publiqué la foto de mi cicatriz ya había pasado bastante tiempo, pero quiero que todos se den cuenta de las consecuencias de no protegerse del sol. Ya no volveré a tomar el sol nunca, prefiero broncearme con alguna crema falsa que dañar mi piel", asegura.

La cirugía de Cloe fue realizada el pasado 24 de marzo y deberá esperar para realizarse más pruebas antes de que los médicos puedan organizar los próximos pasos para su tratamiento y recuperación. Ha tenido varias sesiones de quimioterapia, ya que el cáncer se había extendido. "Espero haber terminado con el proceso a finales de año. Al principio me dolía muchísimo, pero mi familia y mi novio han sido muy importante para reponer fuerzas. Además, los mensajes de apoyo tras subir las fotos han sido innumerables y muchas otras chicas que me preguntan ahora por sus lunares. Un consejo es que vayáis a vuestro médico en cuanto notéis algún cambio extraño en los vuestros", concluye.

Signos que no deberías ignorar

Es uno de los cánceres que más preocupan a la sociedad. Los melanomas suelen producirse por culpa de los rayos solares o agentes externos, aunque el verdadero problema deriva de la rapidez de reproducción de sus células, que van a una velocidad superior a la del resto del cuerpo. Eso hace que aumente el riesgo de que se expanda por todo el cuerpo llegando a órganos de vital importancia.

El melanoma es el cáncer de piel más agresivo, pero también el más raro. Su riesgo se debe a que suele comenzar en las capas más profundas de la piel. Por su parte, el tipo de cáncer "no melanoma", genera cambios en la base celular y es el tipo más común y menos agresivo. Este suele aparecer en la zona media y superior de la piel por lo que notarlo resulta bastante sencillo. El cáncer no melanoma suele ser tratado con una pequeña cirugía que elimina todas las células alteradas, por lo que es fácil de tratar.

Cuida tu piel. (iStock)
Cuida tu piel. (iStock)

Estos son los signos a los que debes estar atento:

Ganglios: "No es común. No puedes verlos pero sí tocarlos, especialmente en zonas como las ingles, las axilas o el cuello, y pueden ser un indicio de que el cáncer de piel se ha propagado a las zonas linfáticas", comenta Jeremy Davis, doctor en la UCLA.

Dolor abdominal: puede propagarse también al hígado, por lo que debes estar atento al cuadrante superior derecho de tu abdomen. Que te duela no significa que lo padezcas, pueden ser cálculos biliares o una simple molestia. Pero si te duele, acude a tu médico para una revisión.

Problemas respiratorios: "una vez que el melanoma se ha metastatizado, puede extenderse a los pulmones", comenta Davis. Por lo que la falta de aire o tos persistente, asma o bronquitis, es un síntoma importante que debes revisar.

Suelen producirse por culpa de los rayos solares o agentes externos, pero el verdadero problema viene en la rapidez de reproducción de sus células

Articulaciones doloridas: los huesos son uno de los lugares donde el melanoma puede propagarse incluso si los problemas de la piel se han resuelto y experimentar síntomas parecidos a los de la artritis. Si no puedes averiguar fácilmente por qué te duelen las rodillas o las caderas, acude a tu médico.

Visión borrosa: los melanomas empiezan en los melanocitos, células productoras de pigmento que se encuentran en la piel, pero también en los ojos y otras partes del cuerpo. "La visión borrosa o alterada puede ser uno de los primeros signos, también puedes ver pigmentos o decoloraciones en el iris del ojo", explica el doctor.

Estreñimiento: el intestino también contiene melanocitos, y por lo tanto, también puede albergar un melanoma oculto. "La diarrea, calambres o el dolor son posibles", comenta.

Dolores de cabeza: al igual que los dos últimos síntomas, el cerebro también posee este tipo de células. Dolores, convulsiones o problemas cognitivos podrían sugerir que tienes uno que comenzó en la piel y que se ha extendido a esta zona.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios