LAS MUJERES TOMAN MENOS QUE LOS HOMBRES

España suspende en calcio: el 80% de la gente no consume la cantidad recomendada

Según las encuestas, los españoles ingerimos menos calcio del necesario. Esto es lo que podemos hacer para revertir la situación

Foto:
Autor
Tags
Tiempo de lectura4 min

Es uno de los componentes básicos de nuestra nutrición y alimentación, pero, a la vista de los datos, no le estamos prestando la atención necesaria.

El calcio conforma la columna vertebral de nuestra dieta diaria, está presente en varios alimentos y es directamente responsable del desarrollo de multitud de beneficios para nuestra salud. Sin embargo, los españoles no solo no toman la cantidad suficiente, sino que ni siquiera son conscientes de ello.

El 80% de la población, por debajo de lo recomendado

Así lo demuestra el informe La leche como vehículo de salud para la población: calcio y sus determinantes en la salud de la población española, elaborado por la Fundación Española de la Nutrición (FEN), la Fundación Iberoamericana de Nutrición (Finut) y la Federación Española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética (Fesnad), y en el que se recogen y analizan las evidencias científicas en torno a la presencia del calcio en la leche y su relevancia dentro del conjunto de la dieta diaria.

Según este estudio, el 80% de la población española no toma las cantidades necesarias de calcio. En el caso de los niños y adolescentes estas cifras aumentan considerablemente, con lo que, en suma, el panorama es más que preocupante.

Calcio y vitamina D recomendados e ingeridos en España. Nota metodológica: estar por debajo del 80% de adecuación equivale a insuficiencia.
Calcio y vitamina D recomendados e ingeridos en España. Nota metodológica: estar por debajo del 80% de adecuación equivale a insuficiencia.

Los beneficios del calcio para la salud

Lo cierto es que la diversa literatura científica con la que a día de hoy contamos ha venido llegando siempre a las mismas conclusiones: el calcio no solo es esencial en el desarrollo de los huesos, sino también en el de las defensas, que en ocasiones nos ayudan a combatir varias enfermedades.

La evidencia científica disponible indica que la ingesta adecuada de calcio se asocia a una mayor densidad ósea, a un menor riesgo de fracturas en la población adulta y a una menor pérdida de hueso en las mujeres postmenopaúsicas. Los suplementos farmacológicos de calcio sin embargo, tienen efectos secundarios: dispepsia, estreñimiento, formación de cálculos renales y aumento del riesgo de enfermedad cardiovascular.

Resumen de evidencia científica sobre enfermedad cardiovascular y la ingesta de calcio de la dieta y suplementos de calcio.
Resumen de evidencia científica sobre enfermedad cardiovascular y la ingesta de calcio de la dieta y suplementos de calcio.

Además, el calcio ingerido a través de la leche y de los productos lácteos se asocia también a un menor riesgo de diabetes mellitus de tipo 2, además de un menor riesgo de diabetes gestacional en mujeres embarazadas.

Por otro lado, el calcio ingerido a través de la dieta se asocia con menor riesgo de accidentes cerebrovasculares en poblaciones con baja ingesta de calcio. Los efectos del calcio sobre la prevención del cáncer son dependientes del tipo, ejerciendo un efecto preventivo sobre el cáncer colorrectal distal, el cáncer de mama y el de tiroides, aunque no sobre otros tipos de cánceres como el de próstata.

Resumen de la evidencia científica sobre el cáncer y la ingesta de calcio de la dieta y suplementos de calcio.
Resumen de la evidencia científica sobre el cáncer y la ingesta de calcio de la dieta y suplementos de calcio.

¿Cómo aumentar los niveles de calcio?

El problema parece detectado y diagnosticado, pero ahora viene la pregunta esencial: ¿cómo lo solucionamos? ¿De qué manera podemos elevar los niveles de consumo de calcio en nuestra sociedad?

Según el informe La leche como vehículo de salud para la población: calcio y sus determinantes en la salud de la población española, la leche es la mejor fuente de calcio atendiendo a los dos criterios básicos por los que se mide su importancia: la cantidad de calcio, su calidad por ración.

Algunas personas han disminuido su consumo de leche en favor de bebidas de origen vegetal (soja, almendra, avena, arroz…). Según recoge el informe, el consumidor reduce el consumo porque piensa que la alternativa vegetal es más saludable. Sin embargo, la sustitución es un error. Las bebidas vegetales aportan una proteína de inferior calidad, son pobres en calcio y otros nutrientes presentes de forma natural en la leche, y son ricas en azúcares añadidos.

De acuerdo con nuestro modelo alimentario occidental, la exclusión de los lácteos impide alcanzar las ingestas de referencia para todos los grupos de edad.

De ahí que la leche y derivados sea la fuente de calcio más recomendada: tanto por su contenido total de calcio por razón como por su biodisponibilidad. En este sentido, las leches enriquecidas con calcio y vitaminas, suponen una opción útil, cómoda y eficaz para alcanzar las recomendaciones nutricionales, porque con un solo vaso (el habitual en el desayuno), ya se cubre el 50% de la ingesta diaria recomendada de calcio.

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios