la variante del 'Intermittent fasting'

Adiós al desayuno: lo que ahora se lleva es hacer 2 comidas al día

Las dietas basadas en el ayuno obligan al organismo a recurrir a las grasas para adelgazar. Una nueva tendencia intenta lo mismo suprimiendo solo la primera ingesta del día

Foto: El plato vacío a primera hora. (iStock)
El plato vacío a primera hora. (iStock)

Atención, defensores del tazón de avena y apóstoles de las comidas ricas en proteínas a las siete de la mañana: después del azúcar y los carbohidratos algunos expertos han decidido arremeter ahora contra la que ha sido, desde tiempo inmemorial, "la comida más importante de la jornada”: el desayuno.

Entre estos nuevos divulgadores destaca Max Lowery autor del volumen ‘The 2 meal day’. Su propuesta se sustenta en los planes alimenticios de la así llamada ‘intermittent fasting’, la popular tendencia que combina cinco días en los que se puede comer de todo y dos en los que es necesario guardar completo ayuno.

['Intermittent fasting': el sistema para perder peso y grasa sin dieta]

Lowery reformula esta dieta con la supresión de una de las tres habituales ingestas diarias. Su finalidad es la de no renunciar a los beneficios que se obtienen con el ‘intermittent fasting’, evitando, al mismo tiempo, los difíciles periodos de hambre que sufren los devotos del régimen.

Las grasas como combustible

Tales provechos incluyen, según algunos dietistas de prestigio como Katherine Tallmadge, una mejora del sistema inmunitario, una desaceleración del proceso de envejecimiento y, sobretodo, el hecho de obligar al cuerpo a recurrir a las grasas almacenadas como combustible, un proceso natural que el sistema de tres comidas no permite activar.

Lowery narra su experiencia personal desde la que llegó a sus conclusiones. Con solo 19 años comenzó a trabajar como agente de bolsa: “Bebía mucho, y cuando me tocaba salir para entretener a mis clientes comía copiosamente. Dormía además muy poco, a veces casi nada. Al inicio me encontraba satisfecho con mi trabajo, pero aquello cambió poco después”, cuenta a ‘The Telegraph’.

Una publicación compartida de Max Lowery (@max.lowery) el

Tras abandonar el mundo de las finanzas con 23 años, Lowery se diplomó como ‘personal trainer’ y comenzó una vida de mochilero viajando por Sudamérica. Tal situación le condujo a no tener demasiado dinero para gastar en alimentos, pudiendo a veces ingerir solo una comida al día: “Y me puse en forma. Nunca había tenido unos músculos tan definidos como entonces, me sentía lleno de energía. Tampoco me pasaba todo el día pensando en comida”.

Sin embargo, tras volver a Reino Unido, la sensación de bienestar comenzó a desvanecerse a pesar de que su régimen se sustentaba en una dieta “saludable, con alimentos como huevos revueltos, salmón y aguacate en el desayuno. No obstante, me sentía pesado y en estado de letargo, a pesar de que entrenaba también duramente”.

Recordando, pues, la experiencia sudamericana, decidió volver a sustentar su alimentación en solo una o dos comidas diarias: “ Me asustaba saltarme el desayuno ya que no quería perder músculo. Pero en cuanto lo hice, comencé a sentirme mejor, manteniendo un 10% de grasa corporal casi sin esfuerzo”.

Una publicación compartida de Max Lowery (@max.lowery) el

Lowery dispone de más 25.000 seguidores en Instagram. El motivo por el que tantos ‘followers’ se han adherido a su propuesta se debe a que, según él, limitar los momentos en los que se puede comer es más fácil de cumplir que la severidad que impone el ‘intermittent fasting’: “El problema con el 5:2 es que en los dos días de ayuno te sientes muerto de hambre”.

El autor de ‘The 2 Meal Day’ se muestra, asimismo, partidario de realizar ejercicio en ayunas: “He pasado los últimos 4 años sin tomar nada cuando tenía que entrenar y tres de ellos han sido para competir en pruebas de velocidad a nivel nacional. Odio la sensación de entrenamiento con comida en el estómago, me hace sentir pesado, hinchado y lento”.

[El truco efectivo para adelgazar de verdad cuando haces ejercicio]

Con todo, es imprescindible destacar que proposiciones como las de Lowery son solo una tendencia muy reciente sobre las que no existen todavía demasiada investigación, en comparación, sobre todo, con aquellas que defienden los beneficios de la primera comida del día. Antes de realizar uno de estos planes, lo mejor es acumular toda la información posible y si fuera necesario consultar a un nutricionista que nos ofrezca un elaborado plan que se adapte a nuestras necesidades y nuestro estilo de vida.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios