según un experto en felicidad

Todo el mundo que llega lejos en la vida lo logra por las mismas razones

¿Cómo es posible llegar a lo más alto? ¿Todos podemos conseguirlo? Eric Barker cuenta qué características debemos cumplir para lograrlo

Foto: Has llegado a la cima. (iStock)
Has llegado a la cima. (iStock)

¿Cuál es la clave para tener una vida llena de éxitos? Hace unos años, el profesor de la Universidad de Ohio, David Niven se propuso averiguar, a través de la investigación de unos cuantos miles de estudios psicológicos y sociológicos, cuáles son las claves que garantizan una vida exitosa teniendo obras tan importantes como 'Los 100 secretos de las buenas relaciones' o 'Los 100 secretos de la vida exitosa' en las que se resume una serie de pautas como que no puedes ganar siempre o que si no estás seguro de lo que va a ocurrir, seas positivo.

No hay nada más perjudicial que plantearse objetivos imposibles de alcanzar. Es importante ser capaces de cambiar de dirección en el momento preciso y no obcecarnos con lo irrealizable. Hay que confiar en uno mismo pero también dejarse aconsejar para alcanzar tus objetivos.

Ser narcisista

Este tipo de personas tienden a llegar más lejos en la vida. Ese es el hecho más desalentador que el escritor Eric Barker aprendió después de pasar casi una década tratando de descubrir lo que convierte a algunas personas brillantes ejemplos de éxito y a otras, no tanto.

"Los narcisistas se desempeñan mejor en las entrevistas de trabajo, son más atractivos en las distancias cortas y más propensos a ser promovidos a las posiciones de liderazgo", comenta Barker tras haber publicado 'Barking up the Wrong Tree'. "Es preocupante darse cuenta de que al menos a corto plazo, un montón de malos comportamientos pueden ser rentables", explica a 'The Independent'.

Despues de estudiar minuciosamente los conceptos, aunque subjetivos, de felicidad y éxito desde el verano de 2009, Barker ha hecho muchos descubrimientos incómodos. Desde ese momento ha contestado a las preguntas más comunes incluyendo si las personas buenas terminan realmente en última posición, si hacer la pelota al jefe funciona o no, o lo que podemos aprender sobre los "asesinos en serie" en potencia cuando se trata de sobresalir en nuestras carreras.

De lo que verdaderamente habría que preocuparse cuando se persigue el éxito es de reconocer y cultivar las habilidades específicas

Lo más desconcertante para los padres, niños y adultos en general es la negación. Barker ha encontrado que ser de los mejores de la clase no es importante en el mundo real, dependiendo de los objetivos de cada persona. Y si convertirse en un multimillonario innovador a nivel mundial suena atractivo, pon atención a esto:

Barker cita un estudio realizado en 1995 en Boston College en EEUU que documentó la vida de 81 de los mejores estudiantes 14 años después de graduarse. El 90% de ellos acabó teniendo buenos puestos de trabajo y el 40% subió al nivel más alto posible en sus diferentes campos. Pero nadie había logrado algo que realmente fuera trascendental. Por el contrario, otra investigación independiente realizada con 700.000 millonarios descubrió que su media general fue de 2,9 puntos y su forma de ganar no estaba ligada a cómo aprobaban sus exámenes. A menudo no iba de la mano con la destreza académica.

Otro estudio hecho en Stanford Graduate School of Business demostró que la gestión depende de cómo su jefe vea que es más importante que trabajar duro cuando se trata de escalar. Y otro más, realizado en la Universidad de California en Berkely, descubrió que ser pelota nunca resulta contraproducentre, incluso cuando tu superior sabe que no eres totalmente sincero.

Donald Trump. (Reuters)
Donald Trump. (Reuters)

Con y sin filtro

Ir contra corriente para alcanzar el éxito mientras pisas cabezas suena bastante familiar. Así lo cree Barker con respecto al comportamiento del presidente de EEUU, Donald Trump, el cual encaja perfectamente con la investigación hecha en Harvard que muestra que los líderes tienen dos categorías: con y sin filtro.

"Los filtrados son completamente investigados por el sistema y tienden a mantener su estatus quo mientras que los que están sin filtrar no pasan los controles y equilibrios estándar, como empresarios o políticos que llegan al poder a través de diferentes eventos. Trump es el máximo ejemplo que América haya visto jamás", asegura Barker. Los líderes sin filtro no cumplen con las reglas lógicas y tienden a los grandes cambios, a menudo más negativos que positivos. Lo que se mostró es que muchos estadounidenses buscaban un cambio y lo consiguieron, ya sea para bien o para mal.

Este experto está convencido de que su investigación no pretende convertirnos a todos en unos psicópatas despiadados ni tampoco dañar a aquellos que no son naturalmente narcisistas o aduladores. Todo lo contrario, por suerte. También descubrió que al final ser un idiota no vale la pena, ya que el lugar de trabajo se llena de mentirosos creando un ambiente desagradable, muy difícil de sostener en muchos casos.

La mayoría de las personas no se toman tiempo para conocerse a sí mismos objetivamente

Además, aunque nuestras interacciones con los demás son ciertamente importantes, no son el principio y el fin de todo, sino más bien parte de un panorama más amplio. Barker descubrió que de lo que verdaderamente habría que preocuparse es por lo que sucede a su alrededor cuando se persigue el éxito es reconocer y cultivar habilidades específicas.

Conócete primero

"Naturalmente soy introvertido, pero sabía que el libro era necesario para que la gente buscase ayuda. En el capítulo cuatro detallo algunos técnicas de conexión más efectivas según las investigaciones académicas, resumido en 'no es lo que sabes, sino lo que conoces de ti", comenta. Conocer tus características, tanto buenas como malas, es una de las lecciones más importantes que hay que aprender y no hacerlo, uno de los mayores errores que cometen la mayoría de las personas cuando tratan de mejorar.

Debes elaborarte un concepto de éxito. (iStock)
Debes elaborarte un concepto de éxito. (iStock)

"La mayoría de las personas no se toman el tiempo para conocerse a sí mismos objetivamente con sus claras fortalezas y debilidades personales", enfatiza Barker. "Sin esa información, es difícil alinearse con un buen ambiente en el que prosperar, las personas adecuadas pueden ayudarte a compensar los defectos y es difícil saber qué habilidades se necesitan para duplicar y cuáles debes ignorar".

Muchas de las máximas que nos han enseñado sobre el éxito son mitos o medias verdades, pero mucha información sobre cómo adelantarse no es valiosa sino esencial. El éxito es posible para todos, pero necesitamos comenzar con una mejor comprensión de nosotros mismos y tener una definición personal de lo que lo que significa esa palabra o reto para nosotros". Ser un narcisista o no depende de ti.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios