NO ES IGUAL QUE EN EL BAR DE TU BARRIO

La propina que debes dejar si viajas (según el país al que vayas)

Ahora que estamos a punto de hacer la maleta, comprar unos billetes y volar a otro país, conviene conocer cuáles son las convenciones en lo que se refiere a la propina

Foto: Cuánto, cómo y por qué. (iStock)
Cuánto, cómo y por qué. (iStock)

Llega el verano y, con él, los viajes a destinos internacionales, la mayoría de los cuales tienen sutilezas culturales que nos resultan totalmente ajenas. Hacer turismo implica, entre otras cosas, gastar mucho dinero. Restaurantes, hoteles o taxis forman parte del cosmos diario del viajero, pero la relación económica de este con los trabajadores no es siempre la misma. Por ejemplo, en algunos países está bien visto e incluso se fomenta el regateo, pero en otros nos mirarán con mala cara si intentamos que nos bajen el precio.

De entre todas estas particularidades, no hay ninguna que nos confunda tanto como la propina, es decir, la cantidad adicional que proporcionamos al camarero, botones o conductor por sus servicios. Solemos tener claros dos principios: que en España se añade un poco de dinero a la cuenta y que si por ejemplo nos desplazamos en taxi, no está de más redondear hacia arriba el total. También sabemos que en países como Estados Unidos el dinero de la propina figura de forma explícita en la cuenta, y que por lo general, suele ser una cantidad elevada. Más allá de eso, nos perdemos.

Con el objetivo de ayudarnos a diferenciar entre unas costumbres y otras, la página Good Housekeeping acaba de publicar una infografía que recoge algunos de los destinos más habituales de los viajeros y sus propinas asociadas. No es, ni de lejos la única, ya que todas las guías de viajes tienen un apartado destinado a esta cuestión. Ofrecemos aquí un puñado de sencillas pistas para guiarnos en momento de duda, aunque no está de más seguir el consejo de 'On Call International' y, antes de hacer nada, fijarnos en cuánto y cómo pagan los lugareños.

Estados Unidos

Hoy en día, la mayoría de restaurantes americanos reflejan en sus cuentas que la propina debe rondar entre un 18 y un 20% del precio total, por lo que ya tenemos el trabajo hecho (aunque nos duela en la cartera), aunque el porcetaje puede cambiar según el Estado. Otra regla de oro es añadir un dólar extra si pedimos una cerveza, o dos si es una copa. Lo que solemos pasar por alto es que, debido a las características salariales de dichos empleos, en los que se paga un sueldo base muy bajo que debe ser complementado con el dinero de la propina, en casi todos los trabajos del sector servicios se da propina. Podemos aplicar reglas parecidas a México, donde los ingresos de los camareros dependen enormemente de este extra. También en los 'resorts' de los países del Caribe.

En Europa, los camareros son profesionales que llevan dedicándose a su trabajo muchos años, y que reciben un sueldo base superior que en EEUU

Mediterráneo

Las guías inciden en que nuestra forma de dejar propina es un poco diferente a la cultura anglosajona. Es decir, pagamos todo y, una vez hemos recibido el cambio, dejamos unos euros adicionales. En comparación con otros países del norte de Europa, somos particularmente desprendidos, al igual que en Italia o Grecia... en teoría. Es necesario separar la realidad del mito promovido por las guías: por mucho que estas reflejen que en Italia, Francia, España o Portugal se deja más del 10% en propina, todos sabemos que no es exactamente así. La diferencia sustancial entre el Viejo Mundo y Estados Unidos es que, en muchos casos, los camareros europeos son profesionales que llevan toda la vida en ello y no estudiantes pagando sus estudios o trabajadores en busca de algo mejor.

Alemania y Reino Unido

¿Cuánto debemos dejar? En los países germánicos, así como en Suiza y Austria, añadir entre un 5 y un 10% para redondear el pago suele ser buena idea, aunque tampoco es obligado. En Gran Bretaña, como recuerda 'Tripadvisor', la situación cambia un poco, ya que no suele dejarse propina en los restaurantes de comida rápida, ni en las cafeterías ni en los restaurantes donde tienes que levantarte al mostrador.

La cuenta, clara, y la cerveza, espesa. (iStock)
La cuenta, clara, y la cerveza, espesa. (iStock)

En restaurantes tradicionales (de mesa y camarero), la propina puede rondar el 10%, pero no es obligatoria y en algunos casos, especialmente si se acude en grupo, puede estar ya reflejada en la cuenta final. Es recomendable si no queremos que nos pongan mala cara; si no lo especificamos, es posible que el camarero nos cobre lo que quiera. 'The Week' matiza que en Reino Unido, dar propina al camarero en el resto de contextos significa que estamos interesados (sexualmente) en ellos. O eso, o que tenemos una gran confianza. Así que mucho cuidado con venirte arriba.

Escandinavia

La excepción a la regla europea. Estos países del norte de Europa no están acostumbrados a la propina adicional o, en todo casp, la reflejan en la cuenta. Como señala en 'Traveller' Pia de Grahl de Visit Denmark, “la propina, aunque sea pequeña, muestra la satisfacción del cliente, pero no dejar propina no significa que no estés contento con el servicio”.

Japón y China

En el país nipón no hay ninguna cultura de la propina, por lo que podemos llegar a molestar al camarero al que le ofrezcamos un dinero adicional. Eso sí, como recuerda 'The Week', hay excepciones. Por ejemplo, en caso de que hayamos contratado una excursión o a un conductor. En algunos lugares, donde la relación con los viajeros occidentales es habitual, puede que aprecien un extra. Eso sí, sea como sea que lo hagamos, debe ir siempre metido en un sobre.

En Colombia, la ley obliga a los camareros a preguntar al cliente si quieren pagar de forma voluntaria un extra

Algo semejante ocurre en China, donde no están acostumbrados a las propinas, con la excepción de los guías turísticos. Estos pueden llegar a recibir hasta 15 euros si han acompañado al viajero durante toda la jornada. En la cosmopolita Hong Kong se suele añadir un 10% a la cuenta, si es que no viene estipulado.

Mundo árabe

Una propina de un 10% suele funcionar en la mayoría de estos países. Sin embargo, desde 'Traveller' animan a dejar la propina en dinero metálico si pagamos la cuenta con tarjeta de crédito, ya que de lo contrario, el camarero que nos ha servido probablemente no verá ni un duro. Como recuerda 'Fodor's Travel', los empleados no están acostumbrados a las propinas pero las agradecen enormemente.

Hay que recordar el 'baksheesh', un término que si bien se utiliza en ocasiones para referirse a la corrupción policial y los sobornos, también se refiere al dinero de caridad. En otras palabras, a todas esas pequeñas propinas que dan a los locales que echan una mano al viajero, ya sea ofreciendo un servicio o simplemente, proporcionando guía y consejo.

Bar en la ciudad de Fez. (iStock)
Bar en la ciudad de Fez. (iStock)

Sudamérica

Es tremendamente difícil despachar una región con tantas diferencias culturales y geográficas en apenas un único párrafo pero, como recuerda 'The Huffington Post', la vieja regla del 10% nos puede salvar si tenemos alguna duda. Ahora, las diferencias: en Colombia, como recuerda 'Wonderful Wanderings', la ley obliga a los camareros a preguntar al cliente si quieren pagar de forma voluntaria un extra. En Perú, por ejemplo, las propinas son menos habituales, con la salvedad de ciudades más transitadas como Lima o Cuzco; sin embargo, y debido a sus bajos sueldos, agradecerán un ingreso extra.

Oceanía

Ocurre algo muy semejante a Japón, donde los trabajadores del sector servicios pueden sentirse ofendidos si les damos un dinero extra, salvo en contextos muy concretos, como los occidentalizados 'resorts' de lujo. También países como Australia o Nueva Zelanda que, además de ser caros de por sí, aceptan una propina adicional de entre un 10 y un 15% y siguen las reglas de EEUU que, como hemos visto, se están imponiendo en todos los rincones del planeta.

África

Si lo dejamos para el final, es porque en la mayor parte del África negra, no suele darse propina. Según Michael Starbuck de la Universidad de Oxford, autor de 'A Comparative Study of Tipping Practices and Attitudes', tan solo es algo típico en Egipto, Marruecos, Túnez y Sudáfrica. Una vez más, entre un 10 y un 15% es más que suficiente si el trato ha sido bueno.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios