DATOS VS SABIDURÍA POPULAR

La regla del inglés en la que todo el mundo se equivoca (tú también)

Los idiomas tienen sus principios que, supuestamente, se aplican a la mayoría de casos. La estadística demuestra que no es así, como ocurre con esta peculiar regla

Foto: ¿Pero esto qué es? ¿Pero qué está pasando? (iStock)
¿Pero esto qué es? ¿Pero qué está pasando? (iStock)

Si usted ha estudiado inglés, es posible que sus profesores le hayan mostrado unas cuantas reglas mnemotécnicas, que siempre resultan muy útiles a la hora de recordar los principios de la ortografía, gramática o sintaxis. El español también tiene las suyas propias que quizá recordemos de nuestra infancia, como aquella de “m siempre antes de b y p”, que por su sonoridad nos ayudaba a escribir “cambio” y no “canvio”.

Uno de los equivalentes en inglés más célebres es la regla “I before E except after C” (es decir, i antes de e, excepto después de la c), que tiene su propia entrada en la Wikipedia. En otras palabras, la regla sugiere que siempre debemos escribir “ie” cuando ambas vocales van juntas en una palabra. Eso sí, con una excepción: que vaya antecedido por la letra “c”, en cuyo caso, debe escribirse “ei”. Hay ejemplos clarísimos tanto en uno como en otro sentido. Por ejemplo, “believe” (creer), “die”(morir) o “friend” (amigo), pero también “receive” (recibir), “ceiling” (techo) o “receipt” (recibo).

No solo es que la regla sea incorrecta, es que las excepciones superan ampliamente a las palabras que la cumplen

Como recuerda 'The Washington Post', esta norma ha aparecido en libros de texto desde 1866, y el lingüista Edward Carney la consideraba “una regla de ortografía suprema”. De ahí que suela utilizarse en escuelas de idiomas y colegios ingleses para ayudar a los estudiantes que tienen que escribir alguna de estas palabras. El inglés es fonéticamente mucho más complejo que el español puesto que cada letra puede representar diversos fonemas, un producto de la influencia germana y normanda.

[10 errores que también suelen cometer los angloparlantes]

Sin embargo, en este caso, hay varias excepciones que rompen la regla. Y no una ni dos. Esto ya era más o menos conocido por los profesores de inglés, que advertían a sus pupilos que tuviesen cuidado con palabras como “species” (especie) o “vein” (vena) porque no encajaban con la regla. Lo que no sabíamos es lo que acaba de descubrir un joven estadístico de la Universidad de Oxford llamado Nathan Cunningham que en una entrada de su página ha identificado cuál es exactamente el número de excepciones.

Los datos hablan

Cunningham se propuso averiguar la verdad después de ver un episodio del concurso 'QI' en el que se aseguraba no solo que la regla no es muy fiable, sino que, de hecho, tiene más excepciones que ejemplos a su favor en lo que se refiere a las palabras con la formación “cie”. En concreto, hay 923 palabras que presentan este diptongo, 21 veces más que las que se escriben “cei”. ¿Qué hizo el estadístico? Revisar una lista de 350.000 palabras en inglés para comprobar en cuántas se cumplía la regla. El resultado es este:

(Nathan Cunningham)
(Nathan Cunningham)

En resumidas cuentas, si seguimos la regla acertaremos en tres de cada cuatro ocasiones. Tampoco es que sea un porcentaje concluyente, pero resulta más o menos fiable, aunque muy lejos de las reglas del castellano, que resultan bastante más fiables. Sin embargo, la cosa no se queda ahí.

(Nathan Cunningham)
(Nathan Cunningham)

A simple vista, parece un resultado muy similar. Como en el anterior caso, un porcentaje de 75% se enfrenta a otro de 25%. Con la salvedad, si miramos un poco mejor, de que el porcentaje mayor pertenece a la excepción y el menor, a la regla. Así que, efectivamente, parece ser que el programa televisivo presentado por Stephen Fry lleva razón y las excepciones superan a la regla, pero no en una proporción tan brutal como defendía la 'BBC'.

Hay, no obstante, otra pregunta pertinente: si esta regla no es fiable, ¿podemos acaso identificar otra que nos sirva para guiarnos en el proceloso mundo del diptongo “ie”/“ei”? Para ello conviene recurrir de nuevo a la estadística y ver cuáles son las letras que suelen anteceder a estas dos letras con mayor frecuencia. Este es el cuadro que obtuvo:

(Nate Cunningham)
(Nate Cunningham)

Al menos así sí se pueden llegar a unas cuantas conclusiones seguras, aunque quizá no muy útiles. Por ejemplo, que después de “x” siempre encontraremos “ie” o que después de “q”, no veremos nada. ¿Quién ha leído alguna vez una palabra con “qie” o “qei”? Entre las letras que suelen anteceder a “ie” se encuentran f, k, t o z, y entre las que preceden a “ei”, i, w o las palabras que comienzan con esta unión de vocales. Una vez más, no se trata de una regla que funcione en todos los casos, así que conviene pensárselo dos veces antes de intentar aplicarla cuando escribamos en inglés.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios