diferencias salariales en españa

Por qué en el norte de España se gana más que en el resto

Las diferencias salariales entre comunidades autónomas alcanzan su mayor brecha en 50 años. Varios profesores apuntan a las causas y algunas son sorprendentes

Foto: Un paisaje cántabro.
Un paisaje cántabro.

Las diferencias salarias por comunidades en España son enormes. La brecha es la mayor del siglo y separa en más de 600 euros al mes a las regiones con mejores sueldos, País Vasco (1.941 euros), de la que tiene los peores, Extremadura (1.333 euros). La media nacional es de una mensualidad de 1.640 euros. Según la última encuesta publicada por el INE el salario medio en España es de 23.106,30 euros anuales (algo más de un punto por encima del año anterior). La comunidad de presenta una mayor desigualdad entre su remuneración media y la mediana (la más frecuente) es Madrid, con más de 5.000 euros de diferencia. La más ajustada es, de nuevo, el País Vasco.

En los últimos cinco años todas las comunidades de España han perdido poder adquisitivo. Todas, menos dos: Cantabria y Madrid. El caso de la región montañesa es especialmente llamativo. En solo un lustro ha pasado de estar en la mitad baja de la tabla a alcanzar los puestos altos en retribución media, que ahora alcanza los 1.581 euros al mes. El líder es el País vasco (1.941 euros). Estos datos figuran en un estudio de Adecco, pero también coinciden con todas las encuestas oficiales. Pero ¿por qué se dan esas diferencias entre unos lugares u otros? Los expertos tratan de aclararlo.

Cuando el suelo incrementa sus precios acaba presionando al alza el coste de todo lo demás, incluidos los salarios

Para Fernando Rubiera, profesor de Economía Urbana de la Universidad de Oviedo, la eclosión salarial de los cántabros tiene una explicación: “Los vascos”. La tesis del economista asturiano es que la creciente adquisición de suelo por parte de ciudadanos de Euskadi (el éxodo, especialmente vizcaíno, hacia las zonas costeras del este montañés comenzó en los años noventa y en algunos lugares como Laredo es espectacular) ha hecho que suba mucho el precio del metro cuadrado en su comunidad vecina y “cuando el suelo incrementa sus precios acaba presionando al alza el coste de todo lo demás y, cuando todo lo demás ha subido, obliga a que se ajusten los salarios para no perder mucho poder adquisitivo”.

Su teoría es que cuando un grupo de renta muy alta se concentra en un lugar, como es el caso de ciudades como San Sebastián, da lugar a un fenómeno de subida general de todo lo que tiene que ver con esa renta: suben los pisos, pero también se incrementa el precio de todo lo demás, y la gente que ocupa esos espacios y sirve para hacer las tablas salariales, también aporta más renta. En definitiva, que todo es más caro, pero también la gente dispone de más dinero.

Diferencias culturales

Una explicación que no desdeña su colega Raquel Llorente, de la Universidad Autónoma de Madrid, pero que sitúa en un plano menor de importancia: “Hay partes intangibles, difíciles de medir, que tienen incidencia en los salarios. Por ejemplo, el nivel general de vida. Pero también el nivel de sindicación”, señala la profesora, que precisa que “a más flexibilidad de negociación empresarial, menores sueldos; y a más rigidez en los convenios y mayor presión sindical, mejores salarios”. En ese mismo nivel de razones “subjetivas”, Llorente coloca “las diferencias culturales”.

La profesora recalca que España “es un país con muchas diferencias entre sus comunidades no solo en el modelo productivo, también en costumbres y hábitos sociales”. Por eso, subraya, no hay que excluir de la ecuación “que en algunos lugares prefieran hacer menos horas extras o percibir menos dinero, pero a cambio disfrutar de mejores horarios”. A pesar de lo resbaladizo de la afirmación, llorente, se atreve a poner nombre a alguna de esas comunidades, “como Andalucía”.

Determinadas comunidades compiten con otras en atraer a los profesionales a través de retribuciones más altas

Hay otros factores objetivos. Aunque no siempre condicionan en la misma dirección. Es el caso de las remuneraciones y la cantidad de funcionarios. Desde que las competencias están transferidas en casi todas las partidas, especialmente Sanidad y Educación, determinadas Comunidades Autónomas compiten con otras en atraer a los profesionales o en hacer que no se marchen a través de retribuciones más altas, como ha señalado Luis Deleito, responsable de servicios públicos del sindicato USO. De esa forma, se pueden encontrar diferencias salariales de más del 50% entre los empleados públicos.

Los funcionarios que más dinero ganan son los de Baleares, Canarias, Cantabria, Madrid y País Vasco; los que menos, los de Asturias, castilla Y León, Galicia y Extremadura. Para el mismo cargo de jefe de Departamento en Sanidad oscila entre 64.100 euros brutos y 41.600.

Aquellas que ocupan los puestos más altos de la clasificación son, a su vez, las que tienen un mayor peso industrial

Para el profesor Rubiera la manera de entender estas diferencias hay que estudiarla a “través de las dinámicas locales, a pesar de que vivimos un tiempo global”. Esas dinámicas a las que se refiere incluyen factores de mucho peso como el tipo de actividad económica que se desarrolla en cada comunidad. Aquellas que ocupan los puestos más altos de la clasificación son, a su vez, las que tienen un mayor peso industrial. Los sueldos en este sector han bajado mucho menos que los otros, y, de hecho, han seguido subiendo durante los años de la crisis, aunque lo hayan hecho de un modo muy discreto. “Es un sector tradicionalmente mejor pagado por su especialización”, precisa Llorente. Rubiera también apunta a que esos sectores suelen tener una capacidad colectiva de negociación que no se dan en otros sectores, especialmente el de los servicios.

Por sectores, en efecto, las actividades industriales muestran en la encuesta del INE una remuneración anual media muy superior a la de otras actividades. El íder absoluto es el de "suministro de energía, gas, etc", que muestra unas ganancias de 51.919 euros. Le siguen las actividades financieras, las de comunicaciones y las industrias extractivas. A la cola figura la hosteleria, con unos exiguos 13.977 euros anuales.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios