sobre la brecha de clase social

Quieren 'gente bien': "Eres muy de clase media para trabajar en una empresa top"

Las compañías quieren personas de clase alta. Una realidad que queda en evidencia con el nuevo estudio realizado por Social Mobility Foundation (SMF), que recoge datos de cien empresas

Foto:

Ya sabemos que el currículum no vale para nada, y lo hace menos aún si eres de clase media. Hablamos de la segregación ocupacional o, lo que es lo mismo, la desigualdad en la participación de determinados sectores de la sociedad en el mercado de trabajo. En muchos casos se utiliza como sinónimo de brecha de género, pero en los últimos años ha ganado terreno la brecha de clase social. Se trata de un fenómeno poco estudiado pero que está más de actualidad que nunca por el que las empresas evitan contratar a empleados que no hayan ido a colegios de élite o cuya familia sea humilde.

Ya lo decía André Spicer, profesor de Comportamiento Organizacional en la Cass Business School, en una entrevista para El Confidencial: "Los bancos de inversión de Londres han estado tratando de aumentar la diversidad de sus empleados. Pero cuando se les preguntó acerca de por qué no es posible que contraten a alguien que no haya estado en un colegio de élite, contestan cosas como “bueno, si no tiene esa clase de educación lo mismo puede presentarse con zapatos marrones en una reunión con clientes".

La investigación revela el ahínco que ponen las empresas en averiguar a qué clase social pertenece el aspirante al puesto de trabajo

Las compañías quieren niños bien. Una realidad que ahora vuelve a quedar en avidencia con el nuevo estudio realizado por Social Mobility Foundation (SMF),que recoge datos de cien empresas. La investigación revela el ahínco que ponen las empresas en averiguar si sus empleados han ido a una escuela privada o en descubrir cuáles son sus antecedentes económicos, el empleo de sus padres y la región donde crecieron. Todo ello para cumplir con un solo fin: deducir a qué clase social pertenece el aspirante al puesto de trabajo.

Los datos del estudio pusieron de manifiesto que una de cada cinco empresas (el 17%) tenían en cuenta datos como el acento o los viajes realizados por el candidato. Asimismo, se demostró que las personas provenientes de entornos ricos tienen "de manera desproporcionada" los mejores trabajos, detalla el informe, recogido por 'The Daily Mail'.

Dime dónde naciste y si eso te contrato

La desigualdad entre pobres y ricos sobrepasa al ámbito económico. No solo tienen más dinero, sino que perciben las posibilidades vitales y el éxito de manera distinta que la clase media o baja. Esa es justo la razón por la que las empresas los buscan de buena familia. Al respecto, el estudio encontró que el 41% de las empresas analizadas piden a los futuros empleados y a los que ya están en plantilla que les digan el tipo de escuela a la que han asistido. Además, y para despejar dudas sobre el posible origen humilde de los individuos, el 26% pregunta si recibieron comidas escolares gratis (subvencionadas) o no.

Asimismo, el 39% de las compañías se interesa por los miembros de la familia que han acudido a la universidad, el 7% pregunta por la ocupación de los padres, y el 39% averigua el código postal donde creció el empleado, ya que esto puede indicar si vivían en una zona humilde o acomodada.

Los ricos tienen más posibilidades de ser ricos, y nosotros, que somos de clase media, seremos unos curritos toda la vida

¿Son determinantes las respuestas de los candidatos? Parece que sí, pues aunque el 96% de las empresas aseguran que contratan a individuos de cualquier universidad, el 61% concreta que solo meten en plantilla a aquellos que han estudiado en alguna de las 24 universidades más selectas del país.

Y aunque el 96 por ciento de las empresas dicen que aceptan títulos de cualquier universidad, el 61 por ciento de los candidatos seleccionados acudieron a una de las 24 universidades más selectivas del país.

Los ricos tienen mejores trabajos

Este no ha sido el único estudio sobre movilidad o segregación social que se ha hecho. Una reciente encuesta realizada en Inglaterra por la Social Mobility Commission, en colaboración con la London School of Economics y el University College de Londres, ayuda a entender mejor a las desventajas que sufren los miembros de las clases más bajas.

El estudio, que ha analizado los sueldos de 65.000 trabajadores, ha descubierto una diferencia de hasta un 17% entre empleados de un mismo sector, un total de 6.800 libras (casi 8.000 euros anuales). Así, se determinó que entre dos empleados idénticos, con una formación equivalente y una responsabilidad semejante, los miembros de clases más bajas ganaban un 7% menos que sus compañeros.

La encuesta asimismo determinó que las personas con mejor formación (y suelen ser las que provienen de familias con más dinero) suelen tener mejores sueldos, pero también, que aquellos que se han criado en un entorno privilegiado tienen más posibilidades de mudarse a grandes ciudades como Londres, donde se encuentran las grandes firmas, que ofrecen mejores sueldos por el mismo trabajo.

No son las únicas explicaciones que intentan responder por qué se origina esta diferencia, especialmente en los casos en los que, en principio, los méritos de ambos trabajadores son semejantes.

Es decir, los ricos tienen más posibilidades de ser ricos, y tú, querido lector, y yo, que somos de clase media, seremos unos curritos toda la vida, o hasta que nuestro pariente o un golpe de suelte nos coloque en una empresa mejor. Así es cómo funciona el mercado laboral actual, donde las mejores oportunidades están reservadas a aquellos que han nacido con un pan bajo el brazo.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios