miocardiopatía de Tako-tsubo

El síndrome del corazón roto puede causar un daño permanente en la salud

La muerte de un ser querido o un disgusto tienen consecuencias para la salud que pueden llegar a ser letales

Foto: Auténticas cicatrices. (iStock)
Auténticas cicatrices. (iStock)

Muchos habrán escuchado alguna vez 'me has roto el corazón' y quizá la frase no sea tan poética como parece. La muerte de un ser querido, un disgusto en el trabajo o una fuerte discusión pueden ponerte al borde de un ataque cardíaco. Está comprobado que recibir una mala noticia y sufrir estrés emocional severo puede causar insuficiencia cardíaca temporal llamada comúnmente como síndrome del corazón roto o miocardiopatía de Tako-tsubo.

Se trata de un fallo en tu corazón que tiene los mismos síntomas que un infarto de miocardio, pero sin sus graves consecuencias. Es una patología poco conocida que fue descrita por primera vez en los años 90 en Japón. Se denominó Tako-Tsubo porque así se llama una vasija, abombada y con el cuello estrecho que se usaba tradicionalmentre entre los pescadores nipones para atrapar pulpos.

Esta enfermedad es más duradera de lo que se pensaba y tiene efectos dañinos para los que lo padecen

La enfermedad se caracteriza por presentar una sintomatología similar a un infarto de miocardio, con una debilidad cardiaca transitoria, en la cual la parte del corazón afectada (el ventrículo izquierdo) adquiere una forma similar a la de la mencionada vasija. Se produce en personas sin estrechamiento de las arterias coronarias y su pronóstico es generalmente benigno, con una mortalidad intrahospitalaria inferior al 5%, aunque pueden producirse complicaciones graves en uno de cada cinco casos. Sin embargo, casi todos los enfermos se recuperan completamente de la debilidad cardíaca tras unas semanas, o eso se creía hasta ahora.

Investigadores de la Universidad de Aberdeen analizaron a 52 pacientes con esta enfermedad y descubrieron que el pensamiento de que este órgano se recuperaba por completo es falso, sugieriendo también que produce daños a largo plazo. La condición afecta sobre todo a mujeres de edad más avanzada por razones que aún se desconocen, pero "se cree que la menopausia es la culpable al hacer que los niveles de estrógenos descienda", comenta Ilan S. Wittstein, director de otro estudio publicado 'The New England Journal of Medicine', y profesor de Medicina de la Universidad Johns Hopkins.

'El corazón partío'. (iStock)
'El corazón partío'. (iStock)

Según un estudio publicado a mediados de 2009 en la revista 'American Journal of Cardioloy', el trastorno parece deberse a un aumento en el nivel de hormonas relacionadas al estrés, como la adrenalina. Las arterias no se obstruyen, sino que es el músculo cardíaco el que se resiente y debilita, hasta el punto de que el ventrículo izquierdo adquiere una forma cónica. Se estima que entre un 1 y un 2% de los sujetos diagnosticados de un ataque cardíaco sufren en realidad este síndrome, que suele darse con más frecuencia en primavera y verano.

Duelo

Cuando alguien le diga que ha sufrido 'un susto de muerte' o que te han 'partido el corazón', considere que las expresiones pueden ser más literales de lo que se creía. "A raíz de un reciente caso, España ha sido el primer país del mundo donde se ha descrito el síndrome de muerte súbita tras detención policial, que podría ser, con toda seguridad, una variante de la miocardiopatía por estrés", comentan en la Fundación Española del Corazón.

Aunque a veces se ha observado en personas que no han tenido ningún tipo de susto emocional o duelo, en el 90% de los casos, esta enfermedad viene provocada por un estrés muy fuerte. Algunos estudios apuntan que se produce la liberación repentina de grandes dosis de catecolaminas, (unas sustancias similares a la adrenalina) que en dosis muy altas, tienen un efecto tóxico sobre este órgano.

Héctor G. BarnésHéctor G. Barnés

Esto significa que la adrenalina y otras catecolaminas, sustancias que producen respuestas en nuestro cuerpo que están diseñadas para permitirnos escapar a los depredadores, como la dilatación de las pupilas, el aumento de la frecuencia respiratoria, el estrechamiento de los vasos periféricos, la sudoración o el aumento de la presión arterial, provocan en el corazón un aumento de la frecuencia cardiaca y una contracción más fuerte de lo habitual. El problema es que dosis elevadas de estas sustancias provocan un daño en el músculo, que, en teoría, es transitorio.

Como los pacientes que sufren un Tako-Tsubo padecen unos síntomas similares a los del infarto de miocardio y, además, las alteraciones que se producen en el electrocardiograma y en la ecografía de corazón son parecidas, con frecuencia se puede producir un diagnóstico inicial equivocado.

Esta última investigación, financiada por la Fundación Británica del Corazón (BFH) y publicada en 'The Journal of the American Society of Echocardiography', utiliza ultrasonidos y resonancias magnéticas para ver cómo era el funcionamiento de estos pacientes. Los resultados sugieren que este síndrome afecta de forma permanente el movimiento de bombeo del corazón, lo que retrasa el movimiento de torsión o "retorcimiento" hecha por el músculo durante el latido, que también redujo su ritmo.

El trastorno parece deberse a un aumento en el nivel de hormonas relacionadas al estrés, como la adrenalina

Los científicos también encontraron que las partes del músculo se sustituyeron por cicatrices pequeñas y finas que reducían su elasticidad y impidiéndole contraerse correctamente. "Estos hallazgos podrían ayudar a explicar por qué los enfermos de Tako-tsubo tienen tasas de supervivencia a largo plazo similares a las personas que han sufrido un infarto", comentaron.

La directora de la investigación, Dana Dawson, explicó que "estamos acostumbrados a pensar que las personas que padecen este síndrome se recuperan completamente sin intervención médica y aquí hemos demostrado que esta enfermedad es más duradera de lo que se pensaba y tiene efectos dañinos para los que lo padecen".

Cicatrices

Las cifras han demostrado que entre el 3% y el 17% de las que lo sufren, mueren a los cinco años del diagnóstico y que el 90% de los enfermos son mujeres con un disparador estresante identificado en el 70% de los casos.

Metin Avkiran, director médico asociado a BHF añadió que "este estudio ha demostrado que en algunos pacientes que lo desarrollaron, varios aspectos de la función cardíaca permanecen anormales hasta cuatro meses después. Es preocupante que los corazones de estos parecen mostrar cicatrices, lo que indica que la recuperación completa puede tardar mucho más tiempo o no producirse si no se cuida adecuadamente poniendo en relieve la necesidad urgente de encontrar nuevos tratamientos que sean más eficaces para esta devastadora enfermedad".

Toma las cosas con calma. (iStock)
Toma las cosas con calma. (iStock)

Tratamiento

La clave para un diagnóstico correcto suele tener como antecedente un fuerte y repentino estrés con la ausencia, por lo general, de los factores de riesgo cardiovascular clásicos: tabaquismo, hipertensión arterial, hiperlipemia y diabetes. Respecto al tratamiento, al ser una patología recientemente descrita, no existe mucha información sobre su utilidad y eficacia. Lo que más se utilizan son fármacos que bloquean la acción de la adrenalina y de otras sustancias similares: los betabloqueantes. En cualquier caso, el curso de la enfermedad suele ser benigno, con una recuperación rápida y completa en la mayoría de los pacientes. Y una vez producida esta recuperación completa no es necesario tomar ningún tratamiento farmacológico. Lo único que se recomienda es que los pacientes intenten evitar situaciones de gran estrés en el futuro, algo bastante difícil de prever.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios