el más recetado en todo el mundo

Roacután, un antiacné 'milagro' con secuelas hasta 15 años después

Es el medicamento más eficaz y recetado para eliminar el acné severo, pero su popularidad acompaña a la polémica por la cantidad de efectos secundarios que provoca

Foto: El principio activo se comercializa ahora con múltiples farmacéuticas.
El principio activo se comercializa ahora con múltiples farmacéuticas.

Los medicamentos contra el acné como el Roacután o el más reciente Dercutane, de misma composición, han resultado ser la mejor solución para los pacientes con problemas graves o moderados de la piel. Una suerte de fármaco milagro utilizado por millones de personas en todo el mundo. Sin embargo, tras ellos se encuentran múltiples efectos secundarios de todo tipo: dolores musculares, intestinales, sequedad severa, hipersensibilidad de la piel, ojo seco o hasta depresión.

“El primer síntoma mas notable fue la extrema sequedad de labios, hasta tal punto que se me formaban heridas. También me produce lumbalgia y dolores de articulaciones y en los análisis de sangre aparece muy subido el colesterol por lo que he tenido que restringir mi dieta”, explica Victoria Litynska, una estudiante de filología que ha empezado a tomar Dercutane por segunda vez a sus 19 años y que solo en su experiencia aúna los principales síntomas que genera este medicamento. La primera vez que lo tomó, los efectos se redujeron a ardores estomacales, pero ahora, después de que los granos hayan vuelto, los síntomas se multiplican. “También, a los dos meses de iniciar este tratamiento, empecé a notar una gran de sequedad dentro de la nariz hasta el punto de sangrar”.

La sequedad severa es, de hecho, el síntoma que comparten todos los pacientes que se han sometido a este tratamiento. “Tengo la piel más mucho sensible, no puedo ni usar camisetas de cuello vuelto porque me deja marcas y cada vez que me rasco me salen ronchones en la piel”, afirma María Albert, una estudiante de periodismo que toma Dercutane desde hace unos meses con una disminución notable del acné.

Me he gastado un pastizal en clínicas y resulta que todo era por el Roacután; si lo sé, nunca lo habría tomado

Este medicamento adopta múltiples nombres desde que la patente del popular Roacután de Roche expirase. En las farmacias puede encontrarse como Dercutane, Flexresan, Isdiben, Isoacné o Acnemin, pero el principio activo, la isotretinoína, es el mismo y por tanto también sus efectos, que varían en función de la persona; desde molestias leves a problemas graves e incluso crónicos.

En el caso de V. R., que prefiere no dar su nombre completo, la sequedad no acabó al terminar con el tratamiento y se le cronificó en ambos ojos, diagnosticados ahora, 15 años después de dejar de tomar Roacután. “Hasta hace dos años no lo notaba porque vivía en una ciudad con un clima muy húmedo, pero la empresa me trasladó al interior y empezó a ser insoportable; había días que tenía tanta sequedad que a duras penas podía trabajar delante del ordenador y en verano a veces evitaba salir de casa”. V. R. empezó entonces una peregrinación por clínicas de oftalmología en busca de una respuesta, hasta que asociaron su problema a la dermatitis de origen y al medicamento: “Me preguntaron si había llevado algún tipo de tratamiento médico. Cuando contesté que Roacután, el médico me dijo: 'Si llego a saber que era eso no te hago ni venir'”, explica con impotencia.

Fragmento del informe clínico donde se diagnostica que el problema ocular de V. R. es secuela del Roacután.
Fragmento del informe clínico donde se diagnostica que el problema ocular de V. R. es secuela del Roacután.

No es la única. También Sonia, de Alicante, sigue padeciendo desecación en los ojos seis años después de abandonar el tratamiento antiacné. “Me diagnosticó un oftalmólogo de la Seguridad Social como un efecto del Roacután, y sin embargo mi dermatólogo no me creyó cuando le expliqué las secuelas que tengo”, afirma.

“Estos medicamentos causan un ojo seco bastante importante y los pacientes lo pasan muy mal. No es habitual que se cronifique, pero médicamente sí puede pasar”, apuntan desde el Servicio de Oftalmología de la clínica CEMTRO. “Me he gastado mucho dinero en clínicas y todo tipo de tratamientos y todo era por eso. Si lo sé nunca me la habría tomado, me planteé demandar, pero creo que una persona sola ante un gigante como es esta farmacéutica poco puede hacer”, se lamenta V. R.

Miles de demandas en EEUU

La única condena que existe en España por tratamiento con Roacután data de 2004. Entonces, un paciente se querelló con el Servicio Vasco de Salud por negligencia médica tras provocarle diabetes. Los análisis de sangre periódicos, obligatorios cuando se toma este tratamiento, demostraron que sus niveles de azúcar en sangre se incrementaban, pero los médicos no suspendieron ni rebajaron la dosis. El Tribunal Supremo falló una indemnización de 40 millones de pesetas (240.400 euros) al organismo público.

La posibilidad de provocar diabetes se recoge en el prospecto de este medicamento, donde los efectos secundarios conforman una alargada y diversa lista: desde sudoración a malformaciones fetales si tiene lugar una gestación durante el tratamiento. De hecho, en el caso de las mujeres a menudo se receta junto a la píldora y se debe firmar un compromiso de no quedarse embarazada hasta acabar con el medicamento. Tampoco puede tomarse el sol porque genera fotosensibilidad ni beber alcohol.

Pero aunque en España solo ha llegado un caso a los tribunales –y por una negligencia médica–, en Estados Unidos, la farmacéutica Roche acabó retirando Accutane del mercado en 2009 después de que los jueces la condenasen a pagar 33 millones de dólares por daños y perjuicios. Cerca de tres mil pacientes se querellaron por considerarles culpables de provocar malformaciones en recién nacidos, depresión, suicidio, colitis ulcerativa y enfermedad de Crohn.

Roche es la empresa farmacéutica que desarrolló la patente de Roacután en 1982 y que ahora utilizan decenas de firmas. (EFE)
Roche es la empresa farmacéutica que desarrolló la patente de Roacután en 1982 y que ahora utilizan decenas de firmas. (EFE)

En la actualidad, los dermatólogos prescriben cada vez más este fármaco, no ya solo en casos de acné severo, también moderado, y ajustan las dosis a cantidades más bajas para reducir sus efectos. Sin embargo, se trata de un medicamento de dosis acumulativas, es decir, hay que alcanzar una determinada cantidad total en el organismo para dar por concluidos sus efectos, por lo que la reducción de la dosis conlleva un alargamiento del tratamiento.

“No hay que alertar, los casos de efectos secundarios graves son marginales y cada vez lo recetamos más precisamente por su seguridad”, asegura Leandro Martínez, miembro de la junta directiva de la Academia Española de Dermatología y Venereología. No todos los pacientes experimentan síntomas tan dramáticos, y, salvo excepciones, a la mayoría le funciona a la hora de eliminar el problema del acné de manera permanente. "En mi caso había probado todo y nada funcionaba, así que empecé con el Dercutane hace unos meses y, a pesar de la sequedad, ha sido llevadero y los granos han desaparecido. La semana que viene tengo cita y creo que ya acabaré con el tratamiento, así que en general estoy contento", afirma Toni Angulo, un estudiante de bioquímica de 18 años.

Asociado a la depresión y los suicidios

Los efectos de la isotretinoína siguen siendo objeto de estudio a día de hoy, aunque llevan décadas en el mercado. Cuestiones como su asociación a la depresión siguen siendo controversiales dentro y fuera de la comunidad médica y ha vuelto a salir a la palestra con el reciente suicidio de un joven en Reino Unido. Los padres acusan a este medicamento como el causante de los problemas psicológicos del adolescente, que comenzaron a los 16 años con el tratamiento y no cesaron hasta los 21, con el fatal desenlace, como informó The Times.

"No hay que alertar, los casos de efectos graves son marginales y cada vez lo recetamos más precisamente por su seguridad"

Según explicó al diario inglés Rav Seeruthun, director médico de Roche, la firma “reconoce que el acné severo puede llevar a cambios en el estado de ánimo y en algunos casos a la depresión. Por eso, el prospecto que acompaña a la isotretinoína lleva un aviso de que algunos pacientes pueden tener cambios anímicos, incluyendo depresión”.

La agencia de medicamentos británica (MHRA) registró 20 suicidios entre 2012 y 2014 de personas que estaban en tratamiento. Sin embargo, en su revisión del medicamento estimaron que los resultados eran poco concluyentes y aconsejan a los pacientes consultar a un doctor nada más experimentar cambios anímicos. A la misma indeterminada conclusión llegó uno de los estudios más exhaustivos sobre la materia, llevado a cabo en Suecia, y que estimaba que si bien “se aprecia un aparente aumento en los intentos de suicidio en los seis meses posteriores al fin del tratamiento con isotretinoína […] no puede establecer un riesgo adicional debido al tratamiento, puesto que el riesgo de suicidio ya existía antes”. Aun así, también aconsejan la observación del paciente hasta un año después de acabar las dosis. Hay que tener en cuenta que a menudo la presencia de acné ya genera de por sí una baja autoestima en una etapa como es la adolescencia, según señalan los expertos.

Aunque Emilio García, un estudiante de Ingeniería informática de Murcia, no llegó al extremo, sí notó que el medicamento estaba afectando a su confianza de una manera que el acné por sí solo no había conseguido hasta entonces. Además de experimentar caída de pelo y piel seca, vio cómo, a medida que las dosis se sumaban en su cuerpo, se iba cerrando más y más en sí mismo: “Apenas hablaba con mi familia, solo quería estar en mi habitación, así que decidí dejarlo y a las semanas ya volvía a ser el de antes”.

Antes y después del uso del tratamiento.
Antes y después del uso del tratamiento.

Primera asociación de afectados

Entonces, ¿por qué sigue recetándose un medicamento con tantos efectos secundarios? La respuesta es sencilla, al menos para los dermatólogos. “Porque los resultados son inigualables comparados con otros del mercado, nos llegan muchos pacientes encantados con los resultados, aunque eso no quita que seamos cautos”, explican desde la Asociación de Dermatología.

Para Sonia, que ha iniciado una asociación de afectados junto a otros dos afectados y una veintenta de expacientes interesados, esta explicación no es suficiente: “Nos gustaría que lo retiraran pero lo vemos muy complicado, lo que queremos de momento es conseguir que no lo receten tan fácilmente”, explica. También una reciente iniciativa en Change.org pide su retirada. “Es una lotería, no sabes cómo te va a afectar y es verdad que el acné es un problema duro pero no deja de ser estético. Pensamos que los beneficios de tomar este medicamento no superan los costes que puede tener para la salud”, sentencia la alicantina.

*Este periódico ha intentado recoger la versión de Roche, desarrolladora de la patente, quien ha declinado hacer declaraciones alegando que “no comercializa Roacután en España desde abril de 2009”.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
16 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios