Los errores que todo el mundo comete en la cocina (sí, tú también)
una guía básica

Los errores que todo el mundo comete en la cocina (sí, tú también)

Cometes muchos fallos de principiante que estropean tus platos. No vas a poder remediarlo si no sabes cuáles son. Te los contamos

Foto:

Crees que lo haces bien en la cocina, pero no es así. Cometes muchos errores de principiante que estropean tus platos. No vas a poder remediarlo si no sabes cuáles son los fallos concretos. Una investigación de Quick Quid y las confesiones de reputados chefs en 'Quora' te han sacado los colores, 'cocinillas'. Recopilamos las equivocaciones más comunes que hace la mayoría de la gente entre los fogones de su hogar.

1) Haces la carne demasiado pronto

Seguro que eres de los que saca los filetes de la nevera e inmediatamente se pone a cocinarla. Pues, amigo, es un error garrafal. Tienes que dejarla fuera a temperatura ambiente al menos media hora antes de hacerla. Si los cocinas fríos será imposible que queden jugosos, pues la carne no se hará de manera uniforme.

2) Das demasiadas vueltas al filete

Un error común que cometen muchas personas es dar demasiadas vueltas a su filete en la sartén, algo que estropea la carne. "El error más grande, que hace todo el mundo, es la continua comprobación para ver si se hace en el interior; lo sacan de la parrilla y lo cortan", detalla el cocinero Anthony Bourdain, conocido mundialmente por su buen hacer entre fogones.

Sacas los filetes de la nevera y la cocinas, pero es un error. Tienes que dejarla fuera a temperatura ambiente al menos media hora antes de hacerla

Boudain, indignado, explica que esta práctica estropea del todo el sabor de la carne: "Lo que está pasando en el interior del trozo de carne es una recirculación de jugos. Si se corta de inmediato este proceso, dentro acabará estando todo rojo".

3) Horneas mal la verdura

Aunque en España no son demasiado populares, los vegetales asados son perfectos como guarnición o como plato principal. Cocinadas al horno las verduras mantienen intactas sus propiedades y sabor y, en muchos casos, quedan más apetecibles que hervidas o cocidas. El problema es que la mayoría de la gente lo hace mal: no trocea las verduras y, lo que es peor, las pela.

Para asarlas correctamente, hay que cortarlas en dados pequeños, sin quitar la piel. Añade sal, aceite de oliva y especias al gusto y colócalas en una bandeja del horno. Precalienta el horno a unos 200 grados y pon a asarlas a media altura. El tiempo varía mucho, pero debes sacar las verduras cuando estén casi quemadas en sus extremos y blandas por dentro. Tardarán en hacerse unos 45 minutos. Mientras se hacen remueve las verduras de vez en cuando, para que se asen bien por todos lados.

4) Hierves demasiado el huevo

El huevo puede consumirse de muchas formas: pasado por agua, en revuelto, frito, duro… Todo el mundo conoce los rudimentos, pero muchas personas fallan en lo mismo: lo cocinan demasiado. Cuando esto sucede, que es la gran mayoría de los casos, se pierden parte de sus nutrientes y también gran parte de su sabor. Cuanto más lento se cocine el huevo, mejor se cuajará, sin que llegue a secarse. Muchas personas hacen el huevo demasiado por el miedo a contraer infecciones como la salmonela, pero para evitar esto basta con cocinarlos a una temperatura de 70 grados, y mantenerlos en frío si no se van a consumir inmediatamente.

5) Echas el aliño directamente

Lo hacemos todos: coger las botellas de vinagre y aceite y volcar un chorrito sobre el plato. Pero que sea un error extendido no significa que esté bien hecho. La mejor forma de lograr un aliño equilibrado pasa por prepararlo en un bote aparte. Así, además de permitir que cada uno se prepare la ensalada a su gusto, permite conservar lo que sobre sin aliñar, para que se consuma más adelante sin que quede empapuzada en aliño. Para hacer un buen aliño basta con usar aceite de oliva, vinagre y sal, mezclados en un tarro con tapa. Además, se puede añadir mostaza, miel, pimienta o todo tipo de hierbas.

6) Haces mal la pasta

"O se pasan o no llegan. La tendencia general es de fracaso absoluto (...) Por favor, cocina la pasta al dente. Hay que probarla, y cuando llegue a esta etapa, retirarle el calor. Recuerda que tu pasta seguirá cocinándose por un tiempo más, aunque la saques del fuego. Una vez extraída, hay que mantener la comida en el agua, y una vez sacada añadir algo de salsa", se quejan los chefs.

Hay muchas formas de hacer un buen arroz blanco, pero solo una norma básica a seguir: a la hora de cocerlo hay que usar el doble de agua que de arroz

Al error de cocción se suma que la costumbre más arraigada de echar un chorro de aceite de oliva al agua en el que vamos a cocer la pasta. Algo que según el chef Mario Batali, uno de los mayores expertos en cocina italiana del mundo, es un gran error. Como explicó en una conferencia para 92Y, jamás echa el aceite en el agua porque “es malgastarlo”. El aceite de oliva es un ingrediente esencial de un buen plato de pasta, pero forma parte de la salsa, y lo ideal es añadir ésta en el punto final de su preparación, ya que “la idea de un gran plato de pasta es que el condimento y la propia pasta se unan como una sola cosa”.

7) No usas el doble agua al hacer arroz

Hay muchas formas de hacer un buen arroz blanco, pero solo una norma básica a seguir: a la hora de cocerlo hay que usar el doble de agua que de arroz. El tiempo de cocción se sitúa entre los 15 y 20 minutos. Por lo demás, se puede realizar solo con agua en una cacerola si queremos un arroz suave (añadiendo, si queremos, una hoja de laurel), en sartén sofriendo este previamente con ajo para darle más sabor e, incluso, en olla exprés.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios