Lo que nunca debes llevar al trabajo (como un traje negro): te hace poco profesional

LISTICULO

Foto:
1 de

Cosas que no debes llevar al trabajo

Tus zapatos marrones no son guais. Tampoco tu mochila ni el tattoo que te hiciste a los 18 años. Una vez que lo hayas asumido, intenta comportarte como lo que eres (todo un señor), al menos en el trabajo. No es lo que haces, sino lo que parece que haces. Por eso, debes proyectar una imagen profesional en tu puesto. Y aún hay asuntos relativos a tu imagen exterior que se te escapan.

Ponerle remedio está en tus manos. Si quieres que por fin te tomen en serio y que te den ese aumento de sueldo que tanto te mereces o, mejor aún, que empiecen a respetarte, debes saber qué cosas estás llevando al trabajo y que hacen mella en tu reputación. Pasa las flechas de la derecha y entérate de todo.

2 de

Tatuajes

No te vamos a decir que te elimines los tatuajes con láser, pero al menos escóndelos. En tu empresa nadie necesita saber que tienes un tribal en el brazo ni que el amor de tu madre es tal que decidiste estamparlo en tu piel. Deja esa parte de tu cuerpo para tu intimidad, ya que, según el experto en protocolo William Hanson, te hace parecer muy poco profesional. "Puedes intimidar a los posibles clientes", dice el coach.

3 de

Cejas pintadas o tatuadas

Lo mismo ocurre con las cejas tatuadas. No queda profesional en absoluto, pues no te da un aspecto natural ni de fiar. La reacción es similar si las cejas están pintadas.

4 de

Pasador de corbata

Está pasado de moda y no queda bien. Lo revela el citado 'coach', quien tilda al pasador de la corbata de "innecesario", ya que con un lazo bien hecho no hace falta más para mantener ambos extremos de corbata unidos.

5 de

Traje negro

Es muy importante que acudas a tu lugar de trabajo vestido correctamente. Por eso no solo debes elegir el modelo adecuado cada mañana, sino también el color. "Lo más inteligente es vestir con trajes azul marino oscuro o medio, y gris oscuro", detalla Hanson, quien además te anima a tirar a la basura el conjunto gris claro que tienes, y el azul fuerte (casi eléctrico) también. "Oh, se han olvidado de incluir el traje negro", pensarás. No, no es un despiste: lo mejor es que lo reserves para ocasiones especiales, es decir, para fuera de tu entorno laboral.

6 de

Demasiado perfume

Si hueles como la perfumería de la esquina, deberías pensar que te estás pasando con las dosis de tu fragancia: "No hay razones de peso por las que debas perfumarte para acudir al trabajo. Si lo haces, sé moderado: con dos aplicaciones será suficiente".

7 de

Piercings

Está muy bien que te encanten los piercings, pero no hace falta que tu jefe se entere. "Si llevas un pendiente en la nariz, necesitas quitártelo antes de llegar a tu puesto. Aún no están aceptados socialmente".

8 de

Mochila

Se lleva mucho el rollo 'sporty', pero no en la oficina. Al igual que los zapatos, los complementos son examinados al milímetro por tus superiores. Tienes dos opciones: puedes llevar un maletín de cuero envejecido si tienes un puesto importante, y si no, opta por un bolso de trabajo práctico, funcional y que te dé ese aspecto de profesional que te mereces. Ellas deben portar "bolsos de tamaño mediano, de cuero y con colores no muy llamativos".

9 de

Tinte mal puesto

Si tienes el pelo canoso, guay. Si te tiñes y tus raíces están blancas por dejadez, ya no es guay. Lo mismo ocurre si llevas tu cabello de dos o tres tonos diferentes porque no te has puesto el tinte correcto: te da un aspecto de todo menos profesional.

10 de

Tacones altos

Esto va para ellas. Por mucho que estén enamoradas de sus nuevos tacones de 9 centímetros rojo pasión, no hay que llevarlos a la oficina. "Los tacones deben ser de, como mucho, 6 centímetros de altura".

11 de

Zapatos marrones

Tanto en la vida como en el trabajo se cumple aquello de 'dime cómo calzas y te diré cómo eres'. Por ello debes elegir cuidadosamente cómo te cubres los pies. Ya te explicamos en su día que las mejores empresas no contratan a nadie que lleve zapatos marrones. Una vez tengas esto claro, debes saber que tienes que llevarlos en buenas condiciones. Si no están limpios o tienen algún roto, mejor elige otros para acudir al trabajo.

12 de

Zapatillas

Aunque ir al gym te hace ganar puntos en la escala social, el experto recomienda que no es necesario que se entere toda la empresa. Tus jefes y compañeros tampoco quieren saber si llegas en moto o en bici a la empresa. "Si llegas a la oficina con un traje de marca, pero calzas zapatillas de 'running', la has pifiado. No hay excusas. Cámbiate en los lavabos antes de entrar".

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios