y viceversa

Hombres y mujeres revelan lo que detestan de sus parejas

Muchos se sentirán identificados con las críticas que nos hacen nuestros novios/as. En esta encuesta realizada por Jordan Gray, encontramos las principales y más dolorosas

Foto: Lo que no nos gusta que nos digan. (iStock)
Lo que no nos gusta que nos digan. (iStock)
1 de

¡No puedo con esto!

Lo que no me gusta de ti es... (iStock)
Lo que no me gusta de ti es... (iStock)

La vida de pareja es muy difícil. ¿Qué cosas específicas son las que más nos molestan de nuestros novios/as? ¿Cuándo nos sentimos más criticados por ellos? En 'Prevention' han preguntado a diferentes personas y ellos han contado su experiencia.

Vale la pena mencionar que muchas de las siguientes cosas no se tienen que comentar abiertamente o decir muchas veces a tu pareja. Suelen ser temas dolorosos que se retroalimentan durante mucho tiempo. Además tu compañero/a podría quedarse con el runrún durante meses.

2 de

Critica mi cuerpo

Hay que estar contento tal y como se es. (iStock)
Hay que estar contento tal y como se es. (iStock)

Una de las respuestas más comunes en las mujeres fue que se sentían más sensibles y tristes cuando sus novios criticaban algo de su cuerpo. "Suena muy típico, pero odio cuando él menciona algo sobre mi peso. Sé perfectamente que en los últimos años he cogido algunos kilos, pero no hace falta que me lo recuerde. Me hierve la sangre", comenta Chelsey de 51 años.

"Mi último novio me hizo cambiarme de vestido cuando íbamos de camino a una fiesta porque decía que mi tripa era muy obvia y que la gente nos preguntaría si yo estaba embarazada. Rompí con él unas semanas más tarde, pero consiguió reflotar mis inseguridades y tardé en dejarlo pasar mucho tiempo", explica Nicole de 36 años.

Su cuerpo es su cuerpo. Hay que querer a la otra persona tal cual es, o encontraremos a otra persona que lo haga. Criticar la apariencia física no lleva a ninguna parte.

3 de

Mi olor y mi sabor

Hay que estar aseado siempre. (iStock)
Hay que estar aseado siempre. (iStock)

El porcentaje de parejas que se quejaba del olores y "sabores" corporales de sus compañeros fue muy elevado. Lanie de 42 años contó que la primera vez que se acostó con su marido, después de haber quedado durante varias semanas, él se quejó del sabor de ella. "Habíamos llegado de una cena, un poco borrachos y calientes y el idiota me dijo que sabía mal".

En cuanto a lo biológico se refiere, disfrutar del olor y el gusto de una persona es muy importante. El buen sabor y olor de los genitales de nuestra pareja es un indicador de buena salud, y nos da señales sobre nuestra compatibilidad genética con ellos, es decir, que si estos fluidos y olores no son de tu gusto, podría significar que no sois compatibles genéticamente. "Si tenéis sistemas inmunológicos complementarios, podréis tener niños más sanos", comenta Jordan Grey, realizadora del estudio.

Un comentario de este tipo, puede quedarse en tu cabeza para siempre, así que es mejor no decir nada. El que no te guste su sabor o su olor, no dice nada de cómo es la persona interiormente, por lo que no hay necesidad de crear un complejo.

4 de

Demasiado emocional

Ser sensible no es malo. (iStock)
Ser sensible no es malo. (iStock)

Es una de las críticas que se mencionan una y otra vez. Podríamos reemplezar el "eres demasiado emocional" por "te estás comportando como una loca" o "eres demasiado dramática".

"A veces siento que tengo que reneter mis emociones y mantenerlas en secreto. Estaba tan dispuesta a todo para estar con él desde el principio que me reprimí en algunos momentos. Ahora es lo único que que me impide sentirme bien del todo", dice Josephine de 47 años.

"Cuando discutimos, mi novio me dice que soy una dramática, pero a veces pienso que lo dice por cualquier cosa y usa esa frase para todo y realmente no me toma enserio", explica Marjori de 32 años.

No hay que reprimir las emociones. Dejar las cosas guardadas es malo. Es mejor expresarlo en todo momento y ser naturales.

5 de

Mi apetito sexual es bajo/alto

Compenetrarse en la cama es esencial. (iStock)
Compenetrarse en la cama es esencial. (iStock)

Sorprendentemente hubo casi un 50% de mujeres que comentaban que se las criticaba por tener un nivel bajo de impulsos sexuales y otro 50% de mujeres que lo tenían alto. Todas ellas se sentían criticadas tuvieran o no ganas de tener relaciones con sus parejas. En el caso de ellos más del 65% se sentían mal porque sus parejas los criticaban por tener ganas siempre.

Mario, de 33 años comenta que: "a veces pienso que soy un pesado y que insisto demasiado, me siento como un acosador". En el caso de Patricia de 36 años explicaba que: "cuando él tiene ganas y no tengo ánimo, sé perfectamente que se siente rechazado, lo veo en su lenguaje corporal, y yo me siento fatal, sé que no lo hace para manipularme, pero me gustaría que ese comportamiento acabase".

6 de

Problemas con mi pene

¿El tamaño importa? (iStock)
¿El tamaño importa? (iStock)

Como era de esperar, muchos chicos se sienten sensibles a cualquier crítica sobre su miembro. Revistas, películas y medios de comunicación hacen refrencia constantemente al tema y hacen chistes comparativos que provocan inseguridades a más de uno.

"Solo me lo ha llegado a decir una persona, el resto nunca se ha quejado, y supongo que significa que lo utilizo bien. Pero desde aquella única vez, no he podido sacármelo de la cabeza y tengo miedo de que las otras también lo piensen", comenta Scott de 29 años.

"Con la edad cada vez me cuesta más conseguir la erección, la testosterona disminuye y necesito un poco más de estimulación. No culpo al envejecimiento, la naturaleza es así, solo necesito un poco más de tiempo que cuando tenía unos años menos. No quiero tomar medicamentos, pero he estado tentado de hacerlo porque mi mujer deja escapar pequeños suspiros de desesperación y yo siento que estoy fallando como hombre", explica Todd de 52 años.

7 de

Duración en la cama

¿Cuánto es lo suficiente? (iStock)
¿Cuánto es lo suficiente? (iStock)

"He estado trabajando mi resistencia sexual durante los últimos meses. Solía durar menos de dos minutos probablemente el 90% de las veces. Ahora puedo durar todo el tiempo que quiera, casi el 95% del tiempo que empleamos en hacerlo, pero hay veces que no puedo controlar lo rápido que voy a llegar al orgasmo y ella no ha conseguido tenerlo, lo que me ha hecho estar muy inseguro", comenta Lucas de 36 años.

"Mi novia tiene ganas todo el rato y mis amigos dicen que eso es una bendición, pero a mí no me apetece siempre, intento complacerla, pero ella a veces les dice a mis colegas que yo le digo que no. Me duele que lo cuente", comenta Bryan.

"Tengo 26 años y estoy con una mujer increíble, nuestra vida está bien en general. Yo quiero tener relaciones todos los días y ella solo alguna vez, máximo tres por semana. No me gusta la sensación de estar molestándola, no soy grosero, pero no puedo evitar sentir que se lo sugiero demasiadas veces al día. Un día me dijo: '¿Puedes dejar de molestarme?', y yo me quedé congelado" confiesa Nathaniel.

8 de

Me critica delante de la gente

No está bien hacerlo. (iStock)
No está bien hacerlo. (iStock)

Esta es la categoría que más sorprendió a la realizadora del cuestionario, ya que no se esperaba que un nivel tan alto de hombres se sintieran así tras criticarles delante de los demás.

"Cuando estamos entre amigos, a mi novio le gusta contar anécdotas de nuestra vida, sobre nuestras relaciones sexuales, a veces demasiado íntimas y no buenas. Me molesta soberanamente que me critique delante de ellos" cuenta María, de 31 años.

"Tenemos un humor diferente, nuestra relación se basa en la risa y el buen rollo, estamos constantemente de buen humor, pero a veces hago chistes delante de amigos o con gente del trabajo y no tengo flitro, a ella no le hacen gracia y me corta delante de ellos. Lo odio" dice Brad de 44 años.

9 de

Odia a lo que me dedico

El trabajo a veces no se elige. (iStock)
El trabajo a veces no se elige. (iStock)

Las mujeres se sentían en muchos casos presionadas por su físico y los hombres, en cambio, por su status social y su vida laboral. Ellos se sienten más sensibles acerca de las críticas de su pareja al trabajo que realizan o a su nivel de ingresos.

"Mi mujer y yo somos autónomos, los dos aportamos económicamente a la cuenta. Cuando yo gano más nunca digo nada, ni una sola vez, pero en cambio ella si gana más un mes, me lo está restregando continuamente y eso me hace sentir inferior" comenta Ryan de 35 años.

"No le gusta mi trabajo y lo dice abiertamente, se ríe en muchas ocasiones. Yo quiero hacerle feliz y ganar dinero para mantener nuestra vida. Qué mas dá a lo que me dedique, me hace sentir fatal" comenta Brenda de 40 años.

Seguro que muchos se sienten identificados con las declaraciones de algunos de los encuestados. El subtexto en todos los ámbitos es que hombres y mujeres no se sienten en muchas ocasiones queridos y aceptados tal y como son. No necesariamente están siendo criticados con frecuencia, pero cuando es algo específico que no les sienta bien, es un dolor extra para ese pensamiento que les inquieta.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios