basado en un estudio

El truco para tomar comida basura y no engordar

Todos sabemos que comer en cadenas 'fast food' no es lo más sano, pero hay una manera de ingerir este tipo de platos y evitar ganar peso. Te contamos el secreto

Foto: Lo rica que está y lo que engorda... (iStock)
Lo rica que está y lo que engorda... (iStock)

La comida basura no es lo más indicado si lo que queremos es adelgazar o, como mínimo, no engordar. Todos sabemos que no es lo más sano y que en todos los platos de las cadenas 'fast food' tienen infinitas calorías. No obstante, hay una manera de ingerirlos y evitar ganar peso. El secreto está en tu cerebro y en un sencillo truco revelado por el profesor Wolfram Schultz, profesor de Neurociencia en la Universidad de Cambridge.

¿Qué es lo mejor para que la comida basura no te engorde? Efectivamente, dejar de ingerirla, reducir las cantidades... y cambiar el envase. El estudio de Schultz asegura que todo reside en el embalaje de las patatas fritas, hamburguesas y demás, hace que comamos demasiado. ¿Por qué? "Los envoltorios de colores llamativos de estas cadenas dispara su consumo". Por ello, "empaquetar estos alimentos en papel normal evita que la gente coma en exceso". Su teoría se basa en que, como no podemos hacer nada en contra de la producción de dopamina del cebrero, conocida como la hormona del placer y la felicidad, intentemos reducir las tentaciones al máximo.

El estudio de Schultz asegura que el secreto reside en el embalaje de las patatas fritas, hamburguesas... que hace que comamos más

Otra de sus iniciativas para reducir el consumo de comida rápida y, por tanto, no comer demasiada, pasa por utilizar las tácticas que los gobiernos han hecho con las cajetillas de tabaco. En cada paquete de cigarrillos hay una advertencia que indica lo perjudicial que es para la salud. El profesor quiere implantar este método en los envases de comida basura. En su opinión, si hubiera mensajes que reflejasen lo malo que es para las personas ingerir este tipo de alimentos, estas dejarían de hacerlo. "Es una manera de reducir la obesidad. No deberías anunciar, promover o difundir la ingestión de calorías innecesarias. Hay formas de regular el deseo, como con la elección de los envases adecuados", asegura a 'Daily Mail'.

El doctor Giles Yeo, investigador del departamento de bioquímica de la Universidad de Cambridge, está de acuerdo con su colega, pero no las tiene todas consigo, ya que opina que "es probable que funcione solo para algunas personas". Al margen, es una buena medida que contribuye a la salud.

Siempre vas a querer más comida rápida

Como detalla el profesor, cuanta más comida rápida ingieres, más te pide el cuerpo. Una evidencia que ha sido probada por 'Fast Food Menu Price', quienes han recogido en una infografía lo que ocurre en el cuerpo nada más comernos una hamburguesa de Mc Donald's EEUU.

Nada más pegar un bocado, la cantidad de azúcar en sangre se eleva a niveles estratosféricos. Tal y cómo explican los expertos, la comida basura activa los sistemas de recompensa del cerebro liberando dopamina, y nos sentimos extasiados de alegría.

Después de habernos comido la hamburguesa, nos entrará un hambre voraz, derivado de haber perdido el control del azúcar en sangre

Este proceso puede actuar de manera similar al que ocurre en el cerebro cuando se consumen drogas como la cocaína. De hecho, después de veinte minutos nuestro cuerpo nos va a pedir más comida, ya que este plato incluye una jarabe de maíz alto en fructosa y 2,3 gramos de sodio, unos ingredientes que están categorizados como adictivos por lo que consumirlos hace que nuestro cuerpo reaccione queriendo más y más.

Tras 40 minutos, después de habernos comido la hamburguesa, nos entrará un hambre voraz, derivado de haber perdido el control del azúcar en sangre, lo que se traduce en antojos de comer más comida basura. Al consumir un producto tan alto en calorías,, la insulina puede responder reduciendo los niveles de glucosa, lo que hace que entre hambre. Además, el mencionado jarabe de maíz alto en fructosa es absorbido rápidamente por el tracto gastrointestinal provocando picos de insulina que intensifican esa ansiedad por comer más.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios