LA GUERRA QUE ESTÁ POR LLEGAR

Esto es lo que aterroriza a los ricos después de la publicación de los papeles de Panamá

El 'Wealth Report' de este año abre una ventana a las ansiedades de los poderosos: la brecha entre ricos y pobres es cada vez mayor y esto puede tener consecuencias

Foto: No se puede dormir tranquilo cuando millones de personas te odian. (iStock)
No se puede dormir tranquilo cuando millones de personas te odian. (iStock)

A comienzos de abril de 2016, diversos medios internacionales entre los que se encontraba El Confidencial publicaron los 'Papeles de Panamá', una investigación que puso al descubierto la evasión fiscal realizada a través del despacho panameño Mossack Fonseca. Es posible que la revelación no haya provocado el desmantelamiento de los paraísos fiscales del mundo uno a uno, pero sus efectos se están dejando notar, al menos en las pesadillas del porcentaje más privilegiado de la población.

Lo desvela uno de los capítulos de la edición de 2017 de 'The Wealth Report', el informe anual que aborda los hábitos, inversiones, miedos y perspectivas de los más ricos y que es editado por la consultora Knight Frank. Si el año pasado ya anunciaba que la desigualdad económica era un grave problema para el capitalismo, este año traduce esa sensación a una amenaza muy tangible para los súper ricos, aquellos que tienen un patrimonio superior a los 30 millones de dólares (algo más de 28 millones de euros).

La mayor preocupación de los súper ricos ya no es el dinero, sino su seguridad personal

“A medida que la desigualdad aumenta, los muros se hacen cada vez más altos y las personas muy ricas son el objetivo”, explica en el informe Ian Bremmer, el fundador y presidente de Eurasia Group al editor Andrew Shirley. Su compañía publica anualmente un informe con los riesgos geopolíticos para la economía global (este año Trump, China y la débil Merkel se encuentran en los primeros puestos), por lo que conoce bien la tramoya global. Y se está fraguando una hipotética guerra entre la población empobrecida y las élites adineradas.

Uno de los hitos fue, precisamente, la publicación de los 'Papeles de Panamá', que puso de relieve cómo los privilegiados no solo disponen de muchos más recursos que el resto de la sociedad, sino también que harán todo lo posible por no pagar impuestos que beneficien al Estado de Bienestar. “Los Papeles de Panamá no hablaban de la clase media, sino de los ricos”, explica Bremmer. “Ahora su mayor preocupación no es su dinero, sino su seguridad personal”.

La supervivencia a través de la igualdad

Ocurría en los pasados informes de Knight Frank y vuelve a reaparecer este año: si el capitalismo en general y los más ricos del mundo en particular quieren sobrevivir, deben empezar a solucionar el problema de la creciente desigualdad económica. Hace apenas dos meses, un informe de Oxfam Intermón presentado en el Foro Económico Mundial desvelaba que los ocho hombres más ricos del mundo acumulan tanto capital como la mitad más pobre de la población global; en España, tres personas (Amancio Ortega, fundador de Inditex, su hija Sandra y Juan Roig, primer accionista de Mercadona) amasan riqueza equivalente al 30% más pobre de España .

La mayor parte de países no pueden hacer frente a estos problemas debido a la pérdida de poder de los gobiernos

“A medida que, por ejemplo, el riesgo de ser secuestrados se dispara, necesitarán empezar a pensar cómo quieren vivir sus vidas, cómo interactúan con el resto del mundo, y cómo se sienten consigo mismos como seres humanos”, añade el autor de 'Superpower' y 'Every Nation for Itself'. “¿Qué clase de futuro quieren para sus hijos? ¿En qué sociedad quieren vivir? Necesitan pensar más sobre ello. Debería ser su principal preocupación”. En los últimos años, diversas familias de multimillonarios han sido objeto de secuestros con rescate en países como Rusia, México o Brasil. Aunque no se trate de una amenaza común, sí ha dado lugar a un nuevo miedo en las capas superiores de la sociedad.

El consultor promueve un pacto más o menos justo: ceder parte de la riqueza a cambio de una seguridad personal que cada día se encuentra más en entedicho, y que obliga a que los multimillonarios destinen gran cantidad de recursos a este concepto. Aunque probablemente la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca beneficie a las élites estadounidenses (“cuando tienes un multimillonario liderando el país, es probable que los ricos salgan ganando”), la mayor parte de países no disponen de los recursos necesarios para hacer frente a estos problemas debido a la pérdida de poder de los distintos gobiernos.

Aparecida Schunck, la suegra de Bernie Ecclestone, fue secuestrada en Brasil el año pasado. (Reuters/Leonardo Benassatto)
Aparecida Schunck, la suegra de Bernie Ecclestone, fue secuestrada en Brasil el año pasado. (Reuters/Leonardo Benassatto)

El problema es que, como asegura el propio Brenner, no es posible solucionar la situción; tan solo suavizarla. Algunas fórmulas funcionarán, otras no; pero las que salgan adelante no lo harán a nivel nacional, señala el consultor, sino tan solo a una escala municipal o local. En términos generales, la desigualdad económica en países como EEUU aumentará, en parte porque no sabemos cómo medirla. “El pleno empleo, por ejemplo, ya no es una métrica útil porque habrá mucha gente empleada en la 'gig economy' en la que el trabajo se realizará por demanda”, explica.

El movimiento del Capitalismo Inclusivo

No es la primera vez que las élites ven las barbas del vecino cortar, y no, no nos referimos a viejas revoluciones. En el informe del pasado año, Lady Lynn Forester De Rothschild (de los Rothschild de toda la vida) explicaba en qué consistía la Coalición del Capitalismo Inclusivo, comisionada por el Ayuntamiento de Londres y que tiene como objetivo “restaurar la confianza” en dicho sistema económico.

“El capitalismo de amiguetes está fatal, porque subsidia a los ricos a costa de la clase media”, señala Rothschild

“Una sociedad dividida no puede mantenerse y no importa si formas parte del 1% o del 0,0001%”, explicaba en 'The Wealth Report'. “Si la sociedad que te rodea se derrumba, lo vas a pasar mal”. Todos los indicadores señalan a una creciente desconfianza por parte de la sociedad hacia los políticos y las empresas, que ha dado lugar a movimientos como Occupy Wall Street en EEUU, pero también a otros de corte más populista. “Que los negocios no gocen de la confianza de la sociedad, muchas veces con razón, no es bueno para el capitalismo”, añadía Rothschild.

Resulta sintomático que la descendiente de una de las familias más poderosas de los últimos siglos adopte en consonancia con otros discursos populares: “No creo que el capitalismo practicado de la manera adecuada tenga que disculparse”, aclara. “El capitalismo de amiguetes está fatal, porque subsidia a los ricos mientras devoramos a la clase media: los gobiernos no deberían existir para proteger a los ricos”. Las guerras del futuro no solo se librarán en el panorama internacional sino también, como si de una novela de J.G. Ballard se tratase, entre los estratos de una misma sociedad. Los más ricos están buscando soluciones para agotar todas las vías antes de que su seguridad se ponga a prueba, aunque quizá sea demasiado tarde.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios