provoca la aparición de la acrilamida

Pan demasiado tostado, patatas muy fritas... los riesgos de la acrilamida

Se trata de una afirmación polémica, ya que, poco después de producirse este anuncio, la organización británica Cancer Research puntualizó que no está probado este vínculo

Foto: Foto de archivo de patatas fritas tostadas. (Reuters)
Foto de archivo de patatas fritas tostadas. (Reuters)

Cocinar en exceso alimentos como las patatas o las tostadas produce la aparición de una sustancia química conocida como acrilamida, un compuesto orgánico cuyo consumo podría provocar cáncer, tal y como advierte este lunes la Agencia británica de Normas Alimentarias (FSA). De todos modos, se trata de una afirmación polémica, ya que, poco después de producirse este anuncio, la organización británica Cancer Research puntualizó que no está probado este vínculo entre la acrilamida y las enfermedades oncológicas en humanos.

La Agencia británica de Normas Alimentarias no es la primera en asegurar que el consumo de este compuesto supone un peligro para la salud, puesto que instituciones similares, como es el caso de su homóloga a nivel europeo (EFSA), también han denunciado los riesgos que conlleva la ingesta de acrilamida: "Expertos del Panel de Contaminantes en la Cadena Alimentaria de la EFSA confirmaron las evaluaciones anteriores que aseguraban que la acrilamida en los alimentos aumenta de forma potencial el riesgo de desarrollar cáncer por parte de los consumidores", defiende la agencia en un informe elaborado en 2015.

Una postura similar a la que expone la propia Organización Mundial de la Salud, institución que sostiene que este compuesto supone una "gran preocupación” y que es necesario llevar a cabo más investigaciones para determinar el riesgo de la exposición a la acrilamida en los alimentos".

¿Qué alimentos contienen acrilamida?

Según la FSA, los niveles más altos de este químico se encuentran en alimentos con alto contenido de almidón que han sido cocinados por encima de los 120 grados centígrados, entre ellos las patatas fritas, el pan, los cereales, las galletas, las tartas o el café. Este compuesto también puede aumentar cuando dichos alimentos son horneados o fritos a alta temperatura, o cuando las patatas se han guardado en el frigorífico, según apunta en su informe la citada institución.

Cabe señalar, además, que la FSA hizo una particular advertencia en el caso de las tostadas, al considerar que cuanto más oscuro es el tono que adquiera el pan al calentarlo, más elevada es la concentración de acrilamida.

Tal y como apunta el informe, por el momento se han realizado estudios en animales que han mostrado que este químico es tóxico y produce tumores, por lo que los expertos asumen que lo mismo puede ocurrir en los humanos, si bien no hay pruebas contundentes sobre esta posibilidad. En este sentido, el primer informe que advirtió sobre los posibles riesgos de la acrilamida se publicó en 2002. Desde entonces, son cada vez más las instituciones sanitarias que advierten de los posibles riesgos que entraña el consumo de este compuesto.

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios