LOS NUEVOS RETOS DEL EMPLEO

El CEO de Adecco en Davos: “Estudiar una carrera y trabajar de eso ya no funciona”

El futuro del trabajo es uno de los temas recurrentes en el Foro Económico Mundial. Y, aunque suelen considerarlo una oportunidad, hay motivos para estar preocupados

Foto: Alain Dehaze, durante su participación en una mesa redonda del Foro Económico Mundial, el pasado 17 de enero. (Efe/Laurent Gillieron)
Alain Dehaze, durante su participación en una mesa redonda del Foro Económico Mundial, el pasado 17 de enero. (Efe/Laurent Gillieron)

Estos días está teniendo lugar en Davos la reunión anual del Foro Económico Mundial, cuyo tema principal este año es el Liderazgo Responsable y Receptivo. En esta cita, la reunión en la que tantas cosas se deciden contará con más participantes que nunca, unos 3.000, que debatirán viejos clásicos del WEF como la Cuarta Revolución Industrial o “la reforma del capitalismo”.

Uno de ellos es Alain Dehaze, CEO de Adecco, una de las compañías de recursos humanos más importantes del mundo. Con tal motivo, el habitual colaborador el WEF ha concedido una entrevista a 'Business Insider' en la que analiza los cambios en la fuerza de trabajo y qué se le exigirá a los profesionales del futuro.

Aprender a lo largo de toda la vida es una obligación, y está en manos de empresas y gobiernos invertir en formación

De paso, ha dejado uno de esos titulares palmarios: “Dada la rapidez con la que se producen los cambios, el viejo paradigma de estudiar una carrera seguida por una trayectoria en ese campo ya no funcionará”, explica a propósito de los cambios en el mercado laboral. “Aprender a lo largo de toda la vida es una obligación, y está en las manos de los empleadores y de los gobiernos invertir en formación, y en la de los empleados comprometerse para actualizar constantemente sus habilidades”.

Es una idea popular entre los responsables de Recursos Humanos de las grandes empresas. Laszlo Bock, antiguo vicepresidente de Recursos Humanos de Google, explicó en una entrevista de 'The New York Times' por qué la compañía no pide títulos universitarios, que “no predicen nada”. “Una de las cosas que hemos aprendido tras analizar todos los datos de nuestro proceso de selección es que el expediente académico y la puntuación de los candidatos en los tests son inútiles como criterio de contratación”.

No ha sido el único. Consultoras como Ernst and Young, Pricewaterhouse o Deloitte han dejado de fijarse en las notas de los aspirantes al puesto y han creado sus propios criterios de selección, generalmente basados en las conocidas como habilidades blandas (creatividad, innovación o ingenio). El 'coach' Riccardo Maggiolo animaba a los espectadores de una charla TED a quemar su currículo, puesto que ya no sirve para encontrar trabajo.

El mercado, más rápido que el hombre

En realidad, el panorama que describe Dehaze tiene mucho de aterrador, por más que intente disfrazarlo de oportunidad. ¿Oportunidad para qué? Para que los trabajadores dejen de llevar a cabo trabajos rutinarios y “tengan más tiempo para hacer aquello en lo que los humanos superan a las máquinas, como el pensamiento creativo y estratégico”. Según los cálculos de Adecco, el sector tecnológico experimentará un crecimiento en la demanda de trabajadores de un 12% de aquí a 2021, y tan solo de un 6,5% en otros sectores.

A Suiza, Singapur y los países nórdicos les irá bien, según el CEO, porque el sector público y privado colaboran estrechamente

Fácil decirlo, difícil llevarlo a cabo. Él mismo reconoce que la transición a un mundo en el que las máquinas puedan llevar a cabo muchos de los trabajos que hoy realizan los hombres puede ser problemática, especialmente en determinadas zonas del mundo. A Suiza, Singapur y los países nórdicos les irá bien, porque cumplen con la misma característica –que no por casualidad es el principal objetivo del WEF–: la colaboración entre el sector público y el privado.

Los datos proporcionados por Dehaze hablan por sí mismos. En apenas un siglo, la cantidad de población estadounidense que trabajaba en los sectores agrario y ganadero ha pasado el 41% a menos del 2%. Algo semejante va a ocurrir con los cambios propiciados por la automatización y la inteligencia artificial, y que ya no solo afecta a los trabajos no cualificados. “El rápido desarrollo de áreas como la comunicación máquina a máquina y el Internet de las cosas, junto a la proliferación del 'big data', significa que las profesiones de alta cualificación, como abogados, periodistas y contables, también están cambiando”.

Las nuevas habilidades y la educación del futuro

¿Qué hará falta para trabajar en el futuro? Dos cosas, según las palabras de Dehaze. Por una parte, explotar todo aquello que una máquina no es capaz de hacer –y que, en definitiva, no son tantas cosas– y la formación continua. “Es urgente cambiar de un enfoque educacional tradicional, autoritativo y memorizado a uno basado en proyectos y en un enfoque experiencial”.

(iStock)
(iStock)

Uno escucha a Dehaze y parece estar oyendo a un gurú de la educación: “Las habilidades duras son fundamentales, pero es incluso más importante que los estudiantes aprendan a aprender y se centren en habilidades blandas cruciales como la flexibilidad y la capacidad de adaptarse al cambio”, explica. ¿La herramienta perfecta para alcanzar dichos objetivos educativos? Las becas y los programas de aprendizaje como el mir.

“La comunicación, la creatividad, la colaboración y el pensamiento crítico” son las habilidades más importantes en el siglo XXI

Si quiere un nuevo trabajo, o tiene que aconsejar a su hijo un empleo en el que pueda tener futuro, Dehaze da la clave. Las áreas en las que el CEO de Adecco echa a faltar más talento son las Tecnologías de Información y Comunicación, las ciencias digitales y de la computación, además de distintas ingenierías y profesiones relacionadas con la salud.

No es que no haya mucho trabajo disponible en dichos sectores, sino que, en opinión de Dehaze, las empresas no son capaces de encontrar en las personas a las que contratan “las habilidades que son cada vez más importantes para tener éxito en los negocios del siglo XXI”. Es decir, “la comunicación, la creatividad, la colaboración y el pensamiento crítico”.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios