fueron felices y comieron alitas de pollo

Compró un anillo de bodas y se rieron de él. La respuesta fue grande

Ya sabes lo que dicen: hay gente tan pobre que solo tiene dinero. Esta es la emotiva lección de una mujer enamorada a una sociedad consumista

Foto: Esos ojos brillantes no se pagan con dinero. (Facebook)
Esos ojos brillantes no se pagan con dinero. (Facebook)

Las redes sociales nos alarman, están llenas de noticias falsas y pueden contribuir a alimentar nuestros prejuicios. A veces, también, nos dan una perspectiva valiosa sobre la vida, permitiendo a personas anónimas hacer declaraciones directas, escritas desde el corazón en momentos importantes para ellos.

Si esto le hubiera sucedido a Ariel Desiree McRae, residente en Tennessee, EEUU, hace quince años, seguramente la información no hubiera pasado de su grupo de amigos y su familia. No es periodista ni sale en televisión, es trabajadora social y gana lo justo para ir tirando. Sin embargo, desde su Facebook ha demostrado a todo el mundo aquello tan manido de que el dinero no es la única fuente posible de felicidad y ha terminado apareciendo en 'BBC News', 'Today', 'ABC News', 'Mashable' o 'Indy100' con una historia emocionante.

¿Cuándo caímos tan bajo para pensar que el único modo en que un hombre puede amar a una mujer es comprando un anillo de 3000 €?

Ahora su cuenta tiene cerca de 1500 seguidores, fans de su mensaje, reconocible e inspirador para todos los que alguna vez sienten miedo al futuro por culpa de sus problemas económicos.

Amor de plata

Todo empezó cuando su pareja y ella decidieron dar el paso. "Mi marido no tiene mucho, ninguno de los dos lo tenemos. Rascamos cada céntimo para pagar las facturas y poner comida en el plato, pero después de casi dos años de relación decidimos que no podíamos esperar más. Así que dejamos de hacerlo. Ni siquiera pensaba en anillos, solo quería casarme con mi mejor amigo, pero él no lo hubiera aceptado. Consiguió ahorrar a duras penas para comprarme un par de anillos a juego en Pandora [unos grandes almacenes de joyería], de plata de 925, para ser exactos". 120 euros. "Eso es lo que llevo en el dedo anular, y me encanta".

¿Cabe el amor verdadero en estos anillos? (Facebook)
¿Cabe el amor verdadero en estos anillos? (Facebook)

"Mientras estábamos comprándolos, otra dependienta vino a ayudar a la que nos estaba atendiendo. Le dijo: '¿Te puedes creer que hay hombres que compran esto como anillo de compromiso? Qué patético'. Vi cómo le cambiaba la cara al que es ahora mi marido. Él ya se sentía mal porque no se había podido permitir el juego del que me había encaprichado y que salía en mi página de Pinterest. Le parecía un fracaso y me había preguntado una y otra vez: '¿Estás segura de que serás feliz con esto?' Estaba muy preocupado por no conseguir mi felicidad, temía que no quisiera casarme con él si los anillos no eran lo suficientemente caros u ostentosos".

La serenidad de Ariel se tambaleó al ver el dolor de su prometido. "La vieja Ariel hubiera arañado a esa mujer. Pero la Ariel madura contestó: 'No es el anillo lo que importa, sino el amor que viene incluido'. Pagamos los anillos y nos fuimos. Que lo sepáis todos, me hubiera casado con este hombre aunque hubiera sido un anillo de una máquina de pelotas de goma de 25 céntimos. ¿Cuándo cayó tan bajo nuestro país para que pensemos que el único modo en que un hombre puede amar de verdad a una mujer es comprando un anillo de más de 3000 euros y haciendo de él una declaración pública de su amor?".

Mi marido tenía miedo de que mi amor por él se marchitara por no poder pagar el anillo que quería. El mundo es así y es muy triste

Ariel es lo suficientemente sensible como para entender las emociones ajenas ante un anillo caro: "Estoy segura de que son buenas personas, que sus sentimientos son maravillosos. No trato de rebajar ninguna de vuestras experiencias, ¿pero cómo hemos llegado a esto? ¿Por qué las posesiones materiales equivalen al amor? Mi marido tenía mucho miedo de que no le quisiera por no poderse permitir una joya. Tenía miedo de que mi amor por él se marchitara por no poder pagar el anillo que quería. El mundo es así y es muy triste".

El broche final lo compensa: "A pesar de todo aquí estoy, casada en un juzgado, con anillos de 120 euros, el amor de mi vida junto a mí y más feliz de lo que nunca podría haber imaginado".

¿En qué lugar se enamoró de ti?

El estatus ha tenido tanto éxito (más de 73000 reacciones, más de 55000 veces compartido) que le han llovido las preguntas sobre la pareja: "El post sigue creciendo para mi sorpresa y me han preguntado mil veces cómo nos conocimos, así que allá va la versión corta. Mi marido y yo nos encontramos por internet a los 20 años. Estuvimos hablando por teléfono (nada de mensajes de texto) más de seis horas al día durante dos días. Él se desvió una hora de su camino conduciendo para salir conmigo. Yo llevaba un jersey horrible de Navidad (si no me creéis, preguntadle a él). Comimos alitas, hicimos un concurso de eructos y dimos un paseo en coche escuchando música y cantando".

¿Fue flechazo? "Me enamoré de él en aquella primera cita. Si me hubiera pedido que me casara con él entonces, probablemente le hubiera dicho que sí. Para ser honesta, nos hubiera gustado fugarnos y casarnos en tres meses, pero decidimos tomarnos un tiempo para establecernos. Al final no pudimos esperar más... y lo hicimos. Nunca he sido tan feliz en mi vida y no puedo imaginarme pasándola con nadie más".

Si tienes pareja y la quieres, y si tienes lo básico para vivir, ¿merece la pena que te amargues por el dinero? Esperamos que, después de leer esto, te preocupe un poco menos.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios