Cómo perder los tres kilos que te sobran sin darte cuenta y sin hacer esfuerzos
  1. Alma, Corazón, Vida
los 7 trucos definitivos

Cómo perder los tres kilos que te sobran sin darte cuenta y sin hacer esfuerzos

Estos gramos son los que nos separan del cuerpo que queremos tener y de que la ropa nos quede tan bien como antaño. Sigue estos trucos de experto para adelgazar fácilmente

Foto: Volverás a utilizar cinturón. (iStock)
Volverás a utilizar cinturón. (iStock)

A la pregunta de cuántos kilos te sobran, la mayoría de la gente contesta lo mismo: tres. Ni más ni menos. Es la barrera que nos separa del cuerpo que queremos tener y de que la ropa nos quede tan bien como antaño. No necesitamos un régimen potente ni dietas extremas. No, solo necesitamos cambiar unos cuantos hábitos y mover un poco el trasero.

Esos gramos son los que cogimos en verano (no tenemos claro de qué año) y ahí están. Con nosotros. Y hacen que la ropa nos quede más ajustada que de costumbre impidiendo que llevemos prendas que marquen la silueta. Antes de que cojas más cariño a tus michelines incipientes, a tu curva de la felicidad o, en el caso de las mujeres, a tus cartucheras recientemente adquiridas, ponte las pilas. Es el momento idóneo, que dentro de nada llega la Navidad (y su alcohol, sus cenas, sus 'por un polvorón no pasa nada' y sus 'hijo, pero que he hecho esta tarta de café con mucho cariño'.

Los gramos que cogimos en verano (no sabemos de qué año) siguen con nosotros. Y ahora, antes de Navidad, es el momento para deshacernos de ellos

Recuerda, además, que los Reyes Magos hace años que te dejan siempre de regalo unos kilos de más que consigues quitarte justo antes de que llegue el verano. Haz cuentas: tres que ya tienes, más los tres (mínimo) que vas a coger estas fiestas... ya son seis. Y, amigo, quitarse todos esos gramos de encima es mucho más dificil que si fueran la mitad.

¡¡¡Estás a tiempo!!! Solo tienes que hacer estas siete cosas, recogidas por 'Harper's Bazar', y voilà. Comenzarás el año con un figurín que ni tu yo en tiempos mozos.

1) Aprovecha el poder de los diuréticos naturales

Mucha gente cree que le sobran kilos de grasa cuando en realidad solo tienen una acumulación importante de líquidos. Lo más probable es que sea una mezcla de ambas cosas. Si los vaqueros hace meses que no te cierran bien, si los jerseis de pronto parecen haber encogido dos tallas, si los botones de las camisas parecen estar pidiendo auxilio... esto es lo que debes hacer según Jeffrey Morrison, médico y fundador del Morrison Center de Nueva York.

Debes tomar dos o tres veces tazas de infusiones al día. Los mejores, el diente de león y el hinojo. Puedes mezclar estos tés con una mezcla de apio y una cápsula de 500mg de perejil dos veces al día.

También puedes beber té rojo (tiene muchas propiedades quemagrasa), infusión de canela (reduce los niveles de azúcar en sangre y acelera el metabolismo), té verde (reduce la grasa de la cintura) y cola de caballo (evitan que retengas más líquidos).

En una semana notarás los resultados: te sentirás mucho más delgado y menos pesado, y solo con beber. Las infusiones son un poderoso aliado a la hora de perder peso. Mano de santo, oiga.

2) Bebe dos vasos de agua antes de cada comida

Aunque suene contradictorio, debes beber líquidos para eliminar líquidos. A las infusiones del punto anterior debes sumar un litro de agua al día. Todo dependerá de la cantidad de tazas de fluidos que no sean agua que tomes a diario. A pesar de que no hay que excederse con el H2O, debes tener presente la importancia de estar hidratado a lo largo del día.

Debes tomar dos o tres veces tazas de infusiones al día. Las mejores, el diente de león y el hinojo. Puedes mezclar estos tés con una mezcla de apio y perejil

¿La mejor hora para beber agua para adelgazar? Antes de las comidas. Lauren Slayton, nutricionista y fundadora de Foodtrainers (Nueva York) recomienda el consumo de dos tazas de este líquido antes de sentarse a comer. La razón es muy simple: llenarás tu estómago, reducirás tu apetito y, por tanto, comerás menos o te sentirás más satisfecho con una menor cantidad de alimento.

Ojo, pero no vale cualquier agua. Debes evitar aquella que tenga un alto contenido en sodio (retiene líquidos) y la que contenga gas. En cuanto a la embotellada o del grifo, no hay conclusiones claras. Escoge la que más te guste.

3) Duerme ocho horas

Es una realidad: si no duermes lo suficiente al día siguiente comerás más porque te faltará energía (que buscarás en alimentos procesados y cargados de azúcares) y estarás más estresado. "Cuando duermes de siete a ocho horas, tu cuerpo está más preparado para deshacerse de las hormonas del estrés durante el día, y tu metabolismo se acelera", asegura Morrison.

Aunque la teoría es muy simple, hay veces en las que dormir bien o mucho no depende de nosotros. Para estos casos, los expertos recomiendan el consumo de vitamina D3, ya que no solo nos ayudará a dormir mejor, sino que también acelerará nuestra pérdida de peso. ¿Por qué D3? Muy simple: cuando las hormonas del hambre aumentan y tenemos carencia de esta vitamina, la melatonina (hormona del sueño) desciende, dificultando así nuestro sueño.

Foto: El experto te indica todo lo que debes hacer durante el día y cuándo para que luego puedas dormir bien. (iStock)

4) Evita todos los alimentos procesados

Desconoces es que hay alimentos que puede que te estén engordando sin que te des cuenta y los que, a priori, parecen sanos. Hablamos de la pasta, el pan, el queso envasado e, incluso, las latas de atún. Todas esas comidas que compras y consumes pensando que son buenas, pero están entorpeciendo tu proceso de adelgazamiento, pues contienen demasiados añadidos de sodio y azúcar.

Los expertos son claros:

  • Si vas a comer pan, que sea de grano entero. Y, preferiblemente, cómpralo en una panadería local, pues no será muy procesado.
  • Evita la harina blanca: son solo calorías vacías que engordan.
  • No consumas lácteos, incluido el yogur griego.

En definitiva, evita los alimentos que te hinchan (azúcar, trigo, lácteos) y opta por aquellos enteros, naturales y vegetales. Verás resultados rápidos y sin esfuerzo.

5) Haz abdominales y flexiones a diario

No te sobran muchos kilos, solo unos cuantos, así que no es necesario que te machaques en el gym. Pero, ojo, eso no significa que tengas que estar todo el día en el sofá bebiendo agua, infusiones y comiendo pan de grano entero. No. Algo tienes que hacer. A los trucos que ya sabes de ir andando a los sitios, subir por las escaleras... se suma el de hacer unas cuantas abdominales al día. Unas cuantas, no dramatices.

La pasta, el pan, el queso envasado y el atún enlatado están entorpeciendo tu proceso de adelgazamiento, pues contienen demasiado sodio y azúcar. Elimínalos

El entrenador de los famosos, Gunnar Peterson, el mismo que le puso el cuerpo como una roca a Khloé Kardashian, asegura que con solo hacer una sencilla tabla de abdominales a diario conseguirás lucir un vientre mucho más plano. Hablando en plata: conseguirás reducir la curva de la felicidad. También debes incluir en tu rutina unas cuantas flexiones. Ya que te pones, te da igual un poco más que un poco menos, no nos seas vago.

Puedes hacer estas tablas antes de la ducha mañanera, por ejemplo, o por las noches, con el pijama. Con quince minutos al día es más que suficiente para tu plan. Esto se trata de que consigas un cuerpo diez sin darte cuenta, no de matarte a ejercicio.

6) Deja el alcohol completamente

Este punto es el que más te va a costar, lo sabemos. Se acabaron las cervecitas 'after work' y los copazos del fin de semana. Y este punto es determinante: NO es NO. "Solo un poco de alcohol ya afecta a tu sueño, y tu metabolismo y despierta tus antojos por alimentos calóricos", detalla Slayton. Y si bebes más de una, prepárate para ser una máquina humana de retención de líquidos. A todo ello se suma que dejas de quemar grasa y calorías hasta que tu cuerpo no se deshaga de esas 300 calorías de alcohol que llevas encima, así que todo lo que sumes al buche (tapitas, pizza de medianoche, churros de la mañana) alarga el proceso aún más.

Si esto te desmoraliza, no temas. En unas semanas llegan las fiestas navideñas y podrás ponerte hasta las trancas de alcohol. Y entonces ya veremos cómo quemas estos kilos de las fiestas. Ahora céntrate en este plan, y recuerda que es transitorio.

7) Apúntate a spinning (y ve)

En el 99% de los gimnasios de tu ciudad dan clases de spinning. Así que no tienes más que salir de casa, decidirte por uno, y apuntarte. Ojo, apuntarte e ir. Al menos hasta que consigas quitarte esos tres malditos kilos que no se van ni con agua hirviendo. ¿Por qué spinning? Porque es el mejor entrenamiento de alta intensidad para quemar calorías en tiempo récord.

Debes beber agua antes de las comidas. La razón es muy simple: llenarás tu estómago, reducirás tu apetito y, por tanto, comerás menos

No hace falta que te mates. Con solo 30 minutos será suficiente. Puedes ir dos veces por semana. Lo mejor es ir a una clase, pero si no te animas puedes hacerlo tí mismo en una bicicleta estática, ya sea en esa que tienes en el trastero o en una de un gimnasio.

El truco definitivo es combinar intensidades. Así, debes ir tan rápido como puedas durante 40 segundos, y descansar otros 20. Repite esta secuencia seis veces. Y después simplemente tienes que alternar ritmos y fuerza según vayan avanzando los minutos. Vamos, que no se diga.

Trucos adelgazar Dietas Spinning
El redactor recomienda