puedes contraer salmonelosis

¿Compras lechuga en bolsas? Cuidado, es lo más cómodo pero no lo más saludable

La vida no te da para más, por eso en vez de comprar lechuga en sus cogollos eliges la ya envasada y cortada. Lo que no sabías es que aunque es la opción más cómoda no es la más saludable

Foto: Una investigación alerta sobre la presencia de salmonelosis en las ensaladas envadas. (iStock)
Una investigación alerta sobre la presencia de salmonelosis en las ensaladas envadas. (iStock)

No tienes tiempo ni para hacer la compra. Lo sabemos. Eres un hombre ocupado. Por eso cuando vas al súper compras casi siempre productos precocinados. Lasaña, macarrones y pollo asado envasados, listos para calentar e hincar el tenedor. Lo mismo te pasa con la lechuga. ¿Comprar los cogollos y lavarlos? Qué estamos, ¿en la Edad Media? Tú no tienes tiempo para eso. Compras las hojas ya cortaditas y lavadas, en sus respectivas bolsas transparentes. A ti que te den todo hecho. Que solo quede volcarla en un plato, añadir la lata de atún, y apañado.

"Vaya ensaladita rica me estoy comiendo hoy. Qué sano soy", piensas. Bueno, pues hemos de decirte que lo que a priori parece algo muy saludable no lo es tanto. Al menos eso es lo que determina el último informe del departamento de infección e inmunidad de la Universidad de Leicester (Inglaterra, Reino Unido), que determina que las bolsas de ensalada preparada son un caldo de cultivo para la salmonela.

Este informe determina que las bolsas de ensalada preparada son un caldo de cultivo para la salmonela, que puede llegar a ser mortal en grupos de riesgo

Todo ello porque en las bolsas selladas la salmonela se adhiere a las hojas de la ensalada, incluso después de enjuagarlas minuciosamente. Los expertos están tan preocupados por el tema que han advertido a todos los hogares que eviten comprar este tipo de lechugas envasadas, y en caso de que no tengan otra opción instan a que la laven a fondo antes de consumirla. También que eviten que se caliente y que la mantengan fría.

"Este hallazgo ha hecho que aumente la presión sobre los cultivadores, a los que se exige que mantengan altos los estándares en seguridad alimentaria, pues unas cuantas células de salmonela son suficientes para que la enfermedad se extienda", detalla la investigadora Primrose Freestone a la revista especializada 'Applied and Environmental Microbiology' y recogida por 'Daily mail'. La experta advierte además que unas cuantas hojas dañadas hacen que el patógeno crezca y sea capaz de causar la enfermedad".

No hace falta que nos comamos la ensalada entera para contraer salmonelosis, pues con unas hojas basta. Esta enfermedad causa fiebre extrema, vómitos y diarrea, que duran aproximadamente una semana. En grupos de riesgo, como ancianos, niños pequeños o enfermos graves, cuyos sistemas inmunitarios son vulnerables, esta enfermedad puede ser mortal.

El estudio de Leicester es el primero en considerar el riesgo de la presencia de insectos en la lechuga después de que esta sea empaquetada y esté pues lista para su distribución.

No es estrictamente necesario que nos comamos la ensalada entera para contraer salmonelosis, pues con unas hojas es suficiente para infectarnos

La investigación no determina los niveles de salmonela que puede haber en una ensalada comprada, pero sí saben cómo estas bacterias crecen en las hojas dañadas y se adhieren a las bolsas. El experimento mostró que el "jugo" que desprenden las hojas rotas duplica el crecimiento de la salmonela hasta 2.400 veces, siendo potencialmente perjudicial para las personas.

Lo más grave del asunto es que la salmonela es lo suficientemente virulenta para infectar a alguien solo a través del envase. Y es indiferente que la lechuga esté refrigerada, pues comprobaron que las bacterias se multiplicaron en las hojas de ensalada que estaban correctamente almacenadas en frío.

¿Qué hacemos entonces?

Esta investigación plantea una duda importante. El doctor Kimon Karatzas, profesor asistente en microbiología alimentaria en la Universidad de Reading (Inglaterra, Reino Unido) insta a la población a comer productos frescos que no hayan sido envasados previamente. "Y siempre lavarlo antes de comerlo". Además, es importante mantener estos alimentos en la nevera a una adecuada temperatura.

En los últimos años, en Europa ha habido un incremento en el número de brotes de intoxicación alimentaria asociados con productos de ensalada

El microbiólogo Martin Adams, de la británica Universidad de Surrey, hace hincapié en la importancia de la limpieza: "Aunque las ensaladas preparadas ya hayan sido lavadas, otro lavado antes de su consumo proporciona un nivel adicional de tranquilidad". Una reciente investigación llevada a cabo por la Univesidad de Granada determinó que el huevo protege contra la salmonelosis [haz clic aquí para saber más].

El asunto es serio, pues en los últimos años, en Europa ha habido un incremento en el número de brotes de intoxicación alimentaria asociados con productos de ensalada frescos, contaminados con salmonela y E. coli.

Freestone cree que esta investigación no pretende alarmar a la población, sino solo servir como recordatorio de que es bueno consumir ensalada fresca.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios