la que deberían llevar todas las personas

La dieta definitiva: es sana, sencilla y hace perder peso rápido

La precursora de este régimen es la gurú de la alimentación sana Amelia Freer, a la que aman famosos como Victoria Beckham o personalidades como el Príncipe Carlos

Foto: Amelia Freer
Amelia Freer

Cada día salen dietas nuevas, pero esta es diferente. Si has probado de todo y ves que nada se adapta a tu estilo de vida o gustos, esta te va a encantar. Se basa en la sencillez y sentido común. La precursora de la misma es la gurú de la alimentación sana Amelia Freer (40), autora de 'Cook', el famoso libro de recetas que siguen famosos como Victoria Beckham, ha compartido con todos los seguidores lo que ella considera la dieta definitiva. Un régimen que ella misma sigue a rajatabla.

 ♦ Desayuno

Nunca verás a Amelia con un café con leche y tostadas. Para ella, el desayuno ideal se basa en un salteado de cebollas con tomates y espinacas. A ello le añade dos huevos escalfados o pasados ​​por agua con un poco de aguacate, un par de tortas de avena y una pieza de fruta. Para beber, un café solo.

 ♦ Almuerzo

Para el almuerzo, esta nutricionista top come algo que ha hecho la noche anterior. Ella suele cocinar de una vez para que le de para dos comidas. "Así ahorro tiempo en la cocina", asegura.

Por tanto, sus platos se basan en restos de verduras (como pisto) o ensaladas. A esto le suma una porción de proteína en forma de pescado o carne. De postre se toma un poco de fruta o de sopa caliente.

Esta dieta se basa en la compensación, así que si ha hecho ejercicio se permite incluir algo de hidratos, como una pequeña ración (2-3 cucharadas) de arroz o fideos, acompañada de una rebanada de pan. "Trato de escuchar a mi cuerpo y responder a las señales que está tratando de darme", asegura. Los almuerzos los cierra con un café solo o un té verde.

 ♦ Cena

Para la cena, Amelia suele comer curry de pollo y verduras, y comidas del estilo (proteínas y vegetales). No sigue una dieta estricta como tal, de hecho se permite tomar una copa de vino dos o tres veces por semana. Eso sí, nunca prueba los aperitivos que sirven con la bebida.

No sigue una dieta estricta

"Personalmente, creo que estos pinchos pueden conducir a comer en exceso sin querer, lo que dispara los niveles de azúcar en la sangre". Tampoco cree en los snacks sanos, pues la mayoría "contienen la misma cantidad de azúcar añadida que las barritas de chocolate o bebidas azucaradas".

Si le apetece algo dulce, trata de comer alguna fruta. Nunca utiliza edulcorante ni azúcar de forma directa. Si quiere endulzar algo, recurre a alimentos que lo sean por naturaleza.  

La comida ideal estaría compuesta por verduras (como pisto) o ensaladas, acompañadas de una porción de proteína en forma de pescado o carne

Amelia considera que la dieta que ella promueve es muy fácil de cumplir, ya que solo se trata de simplicar las comidas. "Entiendo el papel que los alimentos pueden desempeñar en la salud física y emocional, por ello no creo que mi regimen sea perfecto. Definitivamente, no sé cuál es camino correcto.Todos somos únicos, y mi formación me ayuda a identificar y ofrecer a cada cliente unas directrices concretas". 

Amelia Freer
Amelia Freer

Amelia es ahora una total defensora de comer vegetales, aceite de aguacate, frutos secos, hierbas, chile y pimienta. 

La dieta de los famosos

Amelia tiene a clientes y seguidores muy famosos, entre los que destacan la esposa de David Beckham y el príncipe Carlos de Inglaterra, al que ayudó en una época de especial agotamiento para él. La larga lista incluye presentadores de televisión, modelos y cantantes. Ella nunca presume de ello, de hecho se sonroja cuando le preguntan por ello.

La escritora superventas defiende que la base de una dieta sana es tener una buena relación con la comida. Fue justo lo que la llevó a convertirse en quien es es hoy. Creció en Northumberland con su madre (comerciante de antigüedades) y su padre (veterinario) y fue a la escuela en Newcastle. Al cumplir los 20 años tenía un trabajho que le gustaba pero no estaba a gusto consigo misma: su dieta era un desastre.

Amelia tiene a clientes y seguidores muy famosos, entre los que destacan Victoria Beckham y el príncipe Carlos de Inglaterra, al que ayudó con su régimen

"Estaba trabajando como asistente personal del Príncipe de Gales. Mi trabajo me gustaba pero era muy exigente. Todo lo que comíamos era procesado, desde el croissant del desayuno hasta el sandwich del almuerzo. Además, bebía unas diez tazas de té con azúcar diarias", confiesa. 

En ese momento no estaba gorda, pero su salud se resintió. Su piel no tenía buen aspecto y estaba hinchada y agotada todo el tiempo. Todo siguió así hasta que decidió acudir a un nutricionista, animada por su compañero de piso. Fue este profesional el que le abrió los ojos y el que despertó su interés por la comida sana.

Carlos de Inglaterra ha sido cliente de Amelia Freer. (Efe)
Carlos de Inglaterra ha sido cliente de Amelia Freer. (Efe)

A los 28 años, Amelia dejó su trabajo y comenzó un curso de nutrición de cuatro años. Aunque estaba nerviosa con el cambio, era algo que sentía que tenía que hacer. Durante ese tiempo, ella hizo cambios en su dieta, y los resultados no pudieron ser mejores: adelgazó, tenía más energía, su acné desapareció y se sentía mucho más enérgica y feliz. 

Todo lo que aprendió en este curso y su experiencia personal le han llevado a la fama. Un prestigio que le da el derecho a determinar cuál es la 'dieta definitiva' que todos deberíamos llevar. 

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios