reprogramación celular y metabólica

Fernández-Cruz: "La ciencia ha entrado en otra época y la inmortalidad es posible"

Estamos a un paso de conseguir la receta de la vida eterna gracias a los últimos avances científicos, que se han mostrado en una jornada organizada por la Fundación Fernández-Cruz

Foto: La inmortalidad ha dejado de ser una utopía para convertirse en un objetivo. (iStock)
La inmortalidad ha dejado de ser una utopía para convertirse en un objetivo. (iStock)

¿Estamos a un paso de conseguir la receta de la vida eterna? La inmortalidad ha dejado de ser una utopía para convertirse en un objetivo gracias a los últimos avances científicos. Estos descubrimientos se han mostrado en la última jornada médica organizada por la Fundación Fernández-Cruz, en la que se han dado cita especialistas nacionales e internaciones.

Bajo el lema 'la lucha contra el envejecimiento y la muerte empieza en ti', Arturo Fernández-Cruz, catedrático y jefe de medicina interna del Hospital Clínico San Carlos, ejerció como anfritrión de un programa centrado en el análisis de las claves del envejecimiento y las nuevas herramientas para aumentar la longevidad, como la medicina regenerativa o la genómica.

Desde El Confidencial hemos contactado con él para conocer de primera mano estos avances y para saber si de verdad la medicina puede lograr que vivamos más que Jeanne Calment, la mujer que alcanzó los 122 años convirtiéndose en la más longeva. Las investigaciones hasta la fecha habían fijado en 125 años la edad máxima que un ser humano podía alcanzar. Una cifra con la que Fernández-Cruz no está de acuerdo. "Hoy sabemos que eso no es así. Ha habido importantes avances en el campo de la medicina regenerativa", los cuales pueden aumentar la esperanza de vida de cualquier persona.

Al reprogramar las células, las volvemos atrás en el tiempo a un estado en el que todavía no se ha desarrollado la enfermedad

¿Cómo funciona? Ahora es posible crear órganos a través de tejidos animales y hacer trasplantes celulares que hagan desaparecer cualquier enfermedad. "La medicina regenerativa está ligada a otro tipo de genes epigenéticos, los cuales modifican el gen primitivo y son capaces de crear órganos", nos cuenta.

Las investigaciones de Juan Carlos Izpisua, profesor del Instituto La Jolla, San Diego (California), también presente en la jornada, han revolucionado el concepto de la medicina regenerativa, que parte de las células pluripotentes (células madre). Ha diseñado estrategias flexibles que permiten la conversión de células de la piel en otros órganos y tejidos. Su aplicación a la medicina avanzada lleva a la frontera terapéutica de sustituir células muertas o muy dañadas por estas células madres que reconstruyen el daño y, con ello, su función.

"Entramos en un escenario en el que la inmortalidad podría existir. Se trata de sustituir células dañadas por otras en buen estado"

Nos lo explica Carlos López Otin, catedrático de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad de Oviedo y ponente destacado del evento: "La principal aportación que hicimos (los investigadores) es el diseño de una estrategia para reprogramar las células cuyo envejecimiento sea extremo, tanto de centenarios como de personas con envejecimiento prematuro. Hemos descubierto un factor que actúa de barrera para evitar que las células se reprogramen; mediante inhibidores de este factor hemos podido facilitar la reprogramación y extender la longevidad en ratones con envejecimiento acelerado".


En la actualidad, están tratando de extender estos estudios a ratones con envejecimiento normal, para comprobar si pueden extender su vida. También se ha probado en cerdos, cuyas células fueron manipuladas para crear tejido humano. En seres humanos solo se ha demostrado con lesiones de rodilla, las cuales solucionaron con el rejuvenecimiento del cartílago.

Reprogramar células para curar y alargar la vida

Las posibilidades de reprogramar nuestro organismo son evidentes. "La genética es más potente que la farmacología”, sentencia López, que nos explica cómo funciona la reprogramación celular: "Es la vuelta de células adultas a un estado embrionario. Su interés actual es crear modelos celulares de enfermedades. Al reprogramar las células de un paciente con una enfermedad degenerativa, por ejemplo, las volvemos atrás en el tiempo a un estado en el que todavía no se ha desarrollado la enfermedad. Una vez reprogramadas, se pueden corregir los defectos genéticos de esas células con técnicas de edición genómica, y diferenciar esas células corregidas a los tipos celulares deseados. Estas estrategias tan prometedoras están todavía lejos de la aplicación clínica pero están transformando nuestra manera de estudiar las enfermedades".

Existe la posibilidad de modificar la curva de envejecimiento, lo que permite visualizar a lo lejos la utopía de la inmortalidad

Para avanzar en las investigaciones está siendo vital el estudio del desarrollo embrionario. "Nos encontramos en el estadio de aplicar nuestra investigación a los humanos”, señala orgulloso Izpisua.

También se está trabajando con la reprogramación metabólica, que, como explica López, se basa en la intervención sobre las actividades bioquímicas de una célula, para que así puedan aprovechar mejor los recursos disponibles y afrontar situaciones de estrés celular. Una de las formas de lograrlo es mediante la inducción de autofagia, un proceso natural que elimina productos de desecho, evita su acumulación y favorece la longevidad.

¿De verdad podemos ser inmortales?

Los avances médicos en medicina regenerativa son vitales para luchar contra todo tipo de enfermedades. "Entramos en un escenario diferente en el que la inmortalidad podría existir", detalla Fernández-Cruz. Pero, ¿de verdad las personas podemos llegar a ser inmortales? Según los nuevos avances médicos, es más que probable. "Solo se trata de sustituir células dañadas por otras en buen estado. Ayer justo atendí a una pareja cuya hija, de 6 meses, tenía leucemia. Solo con hacerle implantes celulares, sumado a sesiones de quimioterapia, esta persona con una enfermedad sentenciadora de muerte podría vivir. Podríamos curarla", añade.

También se está trabajando con la reprogramación metabólica, que se basa en la intervención sobre las actividades bioquímicas de una célula

Izpizua ha dado un paso adelante en la medicina translacional que permite no solo la corrección de enfermedades heredadas (tratamiento contra el cáncer), que en el lenguaje convencional sería el tratamiento de los genes, sino que genera la posibilidad de modificar la curva de envejecimiento mediante la corrección de dichas alteraciones, que permiten visualizar a lo lejos la utopía de la inmortalidad.

"Las estrategias que estamos abordando pueden ayudar a la reprogramación metabólica, de manera que podamos utilizarla para conseguir la longevidad", sentencia López. Salud, longevidad e inmortalidad. La vida después de la vida ahora es más que posible, pero ¿estamos preparados?

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios