LOS RICOS ADVENEDIZOS TAMBIÉN LLORAN

Esto es lo que te pasa cuando ganas un montón de dinero de repente

Pasar de cero a cien (millones en la cuenta corriente) no es fácil, y desde luego, hay muy pocas personas preparadas. Aquí te enseñamos a reaccionar en caso de que te ocurra

Foto: Parecen billetes de dólar, pero algunos lo pueden sentir como si fuese lluvia ácida. (iStock)
Parecen billetes de dólar, pero algunos lo pueden sentir como si fuese lluvia ácida. (iStock)

Hay cosas para las que el ser humano no está preparado. La muerte de un ser querido, la eternidad, el infinito o que le toque, de buenas a primeras, un montón de dinero. Así es: por mucho que todos hayamos fantaseado alguna vez con heredar una fortuna o que nos toque la lotería, la realidad es que no estamos preparados psicológicamente para saber cómo comportarnos ni disponemos de los conocimientos financieros necesarios. Y, lo que es peor, las personas que nos rodean (amigos y familiares) lo saben aú menos.

Ocurre con los ganadores de un gran premio de lotería, que en muchos casos (y a, diferencia, por ejemplo, de una herencia familiar) provienen de entornos y familias más pobres donde es habitual que empiecen a salir amigos de debajo de las piedras. A Gillian Bayord le tocaron 187 millones de euros, y quince meses después se había divorciado y no se hablaba con sus padres. Dean Allen, que ganó 17 millones en el año 2000, ahora se dedica a asesorar a otros ganadores y recomienda organizarse como si siguiésemos siendo pobres (perdón, clase media). 

Hacerse rico de repente impacta de manera profunda en todos los aspectos de nuestra vida y puede ser muy doloroso

El “síndrome de la riqueza repentina” (o “sudden wealth syndrome”) es uno de esos conceptos sacados de la manga para intentar dar nombre a realidades muy específicas. Su creador es Stephen Goldbart que, como cabía esperar, vive de los magnates instantáneos gracias al Money, Meaning & Choice Institute, que se encarga de asesorar a los nuevos ricos en su nueva deriva vital. “Cuando alguien se hace rico de repente, el impacto es profundo en cada uno de los aspectos de su vida”, explica a 'BBC'. “Puede ser una experiencia psicológica muy dolorosa para algunos”.

Guía para sobrevivir al dinero

¿Cómo se siente alguien que de repente ha ganado millones de euros, libras o dólares? Después del consabido subidón de adrenalina, probablemente solo, muy solo, pero también, estresado y paranoico. Lo más probable es que, a medio plazo, rompa con sus viejas amistades y sus círculos íntimos se reduzcan sensiblemente. Es la consecuencia lógica de adoptar un tren de vida que muy pocos se pueden permitir y de la paranoia que marca el comportamiento de muchos nuevos ricos (¿se están aprovechando de mí?). “Su mundo se hace muy pequeño y se refugian en las amistades que son como ellos financieramente”, explica Goldbart.

“Hay gente cuya preocupación por el dinero se convierte en pensamientos dolorosos que arruinan sus vidas diarias, gente cuyos sentimientos de confusión y culpa pueden conducir a comportamientos autodestructivos, gente cuyas familias se destruyen o cuyas vidas a lo largo del tiempo son devastadas por el SWS”, explica la página web del instituto que, como cabe esperar, se dedica a ofrecer una (costosa, probablemente) terapia para estos nuevos ricos.

Antes de gastar más, vete de vacaciones. (iStock)
Antes de gastar más, vete de vacaciones. (iStock)

Como explicaban en 'The Huffington Post', las cuatro fases por las que atraviesa el (des)afortunado nuevo rico se parecen mucho a las etapas del duelo:

1. Luna de miel. Durante los primeros días o semanas, muchos de estos ricos tienden a comportarse de manera irracional. Lo habitual es que gasten mucho dinero en caprichos (o en propiedades inmobiliarias, coches u otras compras costosas) o inversiones arriesgadas. Lo mejor, recuerda el Instituto, es que no se tome ninguna decisión financiera durante los primeros meses, y que se dedique ese tiempo a establecer un plan a largo plazo y sostenible para tu dinero. Bueno, vale, si quieres puedes ir a cenar a la carta y no de menú para celebrarlo. Pero solo el primer día.

2. Aceptación de la riqueza. Los nuevos ricos suelen sentir que son poderosos e invencibles (también, que les ha tocado mucho más dinero del que realmente han ganado, pero ese es otro tema). Esa sensación, sin embrago, empieza a desvanecerse a medida que pasan los meses. Tarde o temprano empezará a aflorar cierta vulnerabilidad, asociada con la necesidad de empezar a poner límites. Es mejor que ese duro momento nos pille con los bolsillos aún llenos y no con la mitad de nuestra fortuna gastada en coches de lujo, apartamentos en la playa y aviones último modelo.

La mejor estrategia es guardar una buena cantidad de dinero en la cuenta y cobrar cada mes un sueldo sacado de ahí3. Consolidación de la identidad. El primer razonamiento del afortunado heredero o ganador de la Lotería es “vale, ya no soy pobre, ahora soy rico”. Pero es ridículo, ya que hemos aprendido a no definirnos por la cantidad de dinero del que disponemos (sobre todo si esta es cercana a cero). A medida que pasa el tiempo, nos damos cuenta de que ser ricos no es parte de nuestra identidad y empezamos a decidir qué queremos ser. Propuestas: filántropo, emprendedor tecnológico en Silicon Valley (al parecer, son los clientes habituales de Goldbart), golfista, diletante…

4. Administración. A estas alturas de la historia, ya sabrás qué es el dinero (o habrás visto “Concursante”, de Rodrigo Cortés), y te habrás dado cuenta de para qué sirve y lo caro que sale tener mucho dinero. Es en ese momento cuando sabes sacarle el máximo partido posible. El objetivo es llegar a esta fase sin que se haya producido por el camino ninguna tragedia, monetaria o psicológica.

El plan de MM&C

¿Cómo funciona exactamente este instituto? Como explica Goldbart, en primer lugar, se discuten los planes y esperanzas para el futuro del nuevo rico y de qué manera el dinero recién adquirido puede ayudarle. Entonces, se elabora un presupuesto que le permita cumplir sus sueños de manera realista. Efectivamente, el MMI es una mezcla de psicólogo, 'coach' y asesor fiscal.

Una de las estrategias recomendadas es reservar una gran cantidad de dinero en una cuenta corriente y recibir cada mes un sueldo sacado de ahí. Es una manera de garantizar la tranquilidad mental del nervioso nuevo rico, que de esa manera tendrá su sueldo Nescafé para toda la vida garantizado. “A menudo, cuando un cliente ve cuánto le va a costar su estilo de vida deseado es capaz de adaptarse mejor a su nueva realidad financiera y ver el dinero como algo tangible y finito”. Esa es la triste realidad: en este mundo no hay nada infinito, y menos nuestras ansias de consumir.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios