JOHN PERKINS, ¿FARSANTE O VISIONARIO?

Las confesiones de un asesino a sueldo económico: “Europa es el nuevo mercado”

Doce años después de saltar a la fama gracias al libro en el que contaba su experiencia como gángster económico, John Perkins advierte que la cosa va a ir cada vez peor

Foto: El escritor nacido en 1945 consiguió vender millones de ejemplares de su primer libro, que se ha traducido a 32 idiomas.
El escritor nacido en 1945 consiguió vender millones de ejemplares de su primer libro, que se ha traducido a 32 idiomas.

En 2004, el estadounidense John Perkins saltó a la fama gracias al libro 'Confesiones de un gángster económico' (Tendencias) en el que explicaba cómo había sido durante décadas un matón económico al servicio de la NSA (Agencia de Seguridad Nacional) estadounidense vía empresa tapadera. Como explicaba, su trabajo era mover los hilos económicos de países del Tercer Mundo para llevarlos a la quiebra y beneficiar a las empresas americanas. A su manera, una versión económica de los tejemanejes políticos de la CIA en países como Chile

Muchos señalaron las inconsistencias en la narración de Perkins, pero eso no ha impedido que, en la década que ha pasado desde la publicación del libro, el escritor se haya convertido en una referencia ineludible para los aficionados a las teorías de la conspiración. Ha escrito otros, como 'Manipulados: un gángster económico revela por qué la economía mundial se ha venido abajo y qué hacer para rehacerla' o 'La historia secreta del imperio americano: gángsters económicos, asesinos a sueldo y toda la verdad sobre la corrupción global' (cómo ven, la referencia a los gángsters es imprescindible) y ha aparecido en 'Zeitgeist Addendum', que es algo así como Daniel Estulin en el plató de 'Cuarto Milenio'.

Están explotando nuestras ciudades de la misma manera que nosotros explotábamos antes el Tercer Mundo

"Los asesinos a sueldo económicos son profesionales muy bien pagados que engañan a países de todo el mundo por billones de dólares", escribía en su obra mas exitosa, que pasó 72 semanas en el top de 'best sellers' de 'The New York Times'. "Canalizan dinero del Banco Mundial, la USAID y otras organizaciones a los cofres de las grandes empresas y los bolsillos de unas pocas familias adineradas que controlan los recursos naturales del planeta. Sus herramientas incluyen los informes financieros fraudulentos, las elecciones amañadas, los sobornos, la extorsión, el sexo y el asesinato. Yo fui uno de ellos".

Ahora Perkins ha reeditado su obra cumbre, ampliada y revisada, con el nombre de 'Las nuevas confesiones de un gángster económico' y, con ese motivo, ha ofrecido una entrevista a 'Zero Hedge' desde su casa de Seattle en la que afirma que las cosas han cambiado mucho en la última década. ¿Adivinan? A peor.

Somos el enemigo

La principal diferencia entre el gangsterismo económico que Perkins conoció y el que se lleva a cabo hoy en día es que su objetivo es mucho más amplio, y ahora, los ciudadanos de los países desarrollados también están pagando los platos rotos. “Los asesinos a sueldo económicos y los chacales han aumentado tremendamente, incluyendo en EEUU y Europa”, explica a Sarah van Gelder. “En mis tiempos nos limitábamos a lo que se llamaba el Tercer Mundo, los países en vías de desarrollo, pero ahora están por todas partes”. Él mismo explicó cómo había ayudado a Halliburton o Bechtel a conseguir recursos a un bajo precio.

Lo que ha pasado en Flint sirve a Perkins de ejemplo para lo que le espera a otras ciudades. (Reuters)
Lo que ha pasado en Flint sirve a Perkins de ejemplo para lo que le espera a otras ciudades. (Reuters)

Eso implica que su objetivo ya no sea solo derrocar a los gobernantes molestos de naciones de África o Latinoamérica, sino también hacerse con el control de las ciudades americanas en crisis (como ha ocurrido recientemente con Flint, en Michigan). “Es un buen ejemplo de lo que está pasando”, explica. “No se trata de parte del imperio estadounidense, es un imperio empresarial protegido y apoyado por el ejército americano y la CIA. Pero no es americano, porque no los ayuda. Nos está explotando de la misma manera en que solíamos explotar los países del resto del mundo”.

Así visto, habrá quien piense que ya era hora de que tomasen un poco de su propia medicina. Pero lo que Perkins sugiere es que actualmente los hombres de detrás de la cortina sirven a los intereses privados y no a los gobiernos. El estadounidense, por ejemplo, ha sido “congelado” en su toma de decisiones. “Está controlado por las grandes empresas y realmente se han adueñado de él”, explica. “Han entendido que el nuevo mercado, los nuevos recursos, son EEUU y Europa, y que las cosas terribles que han ocurrido en Grecia, Irlanda e Islandia están pasando aquí”.

La CIA orquestó un golpe contra el presidente de Honduras porque se enfrentó a Dole y Chiquita y otras grandes empresas americanas

El funcionamiento de las técnicas de Perkins, explica, era el siguiente. Entre otras cosas, su papel era conseguir grandes préstamos para países en vías de desarrollo, pero este dinero nunca llegaba directamente al sector público. En su lugar, terminaban en manos de las empresas americanas, encargadas de construir las infraestructuras, y con las cuales los estados contraían deudas que en muchos casos no podían pagarse. ¿La solución? La privatización de los sistemas públicos (de electricidad o agua), que iban a parar a manos de esas mismas empresas.

Entre conspiración y conspiración

Durante los últimos años, Perkins ha desvelado varios intentos golpistas a lo ancho y largo del mundo. El más célebre fue el que tenía como protagonista al presidente ecuatoriano Rafael Correa, por cuya salud se manifestó “preocupado”, y recordó que los accidentes que le rodearon tenían el objetivo de acabar con él. En esta reciente entrevista, añade que hace unos años “la CIA orquestó un golpe contra el presidente democráticamente elegido de Honduras, Zelaya, porque se enfrentó a Dole y Chiquita y otras grandes empresas americanas”. Un mensaje a otras naciones que se debe interpretar como un “no te metas con las grandes corporaciones”.

Perkins fue uno de los primeros en denunciar a la NSA. (Reuters)
Perkins fue uno de los primeros en denunciar a la NSA. (Reuters)

No todo el mundo confiere credibilidad a Perkins, claro. En una de las reacciones más célebres a su libro, un artículo publicado por el Departamento de Estado estadounidense y titulado “Confesiones (¿o fantasías?) de un pistolero económico” desmontaba algunas de sus afirmaciones. Sobre todo, sus alegaciones de que la NSA –a la que por aquel entonces aún no había salpicado el escándalo de las escuchas desvelado por Edward Snowden– estaba detrás de estas conspiraciones globales, ya que “parece que no es consciente de que es una organización sobre criptografía y no económica”.

“Ninguna de sus misiones tiene nada que ver con insertar economistas en compañías privadas para aumentar la deuda de los países extranjeros”, señalaba el documento. Este reconocía que Perkins “realiza preguntas pertinentes sobre el impacto del crecimiento económico y la modernización en los países en desarrollo y los indígenas” y elogia irónicamente su excitante estilo de escritura. A juzgar por el tono de las palabras del Departamento de Estado, este se tomaban a Perkins como poco más que un aficionado a la novela negra que había tomado el camino fácil para convertirse en autor de 'best sellers'.

“Antes nos preocupábamos por nuestra comunidad local, quizá por nuestro país”, concluye Perkins en su más reciente entrevista. “Pero no teníamos que preocuparnos por el mundo. Lo que ahora sabemos es que no podemos tener paz en EEUU a no ser que todo el mundo tenga paz”. Los milagros de la globalización han llegado a las ciudades americanas.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios