APRETARSE EL CINTURÓN

10 trucos para ahorrar mucho que aprendes cuando vives en una gran ciudad

El rápido ritmo de vida nos lleva a despilfarrar dinero en cosas que, si hubiéramos invertido algo de tiempo, nos habrían salido mucho más económicas

Foto: Poco a poco podemos conseguir un aumento de nuestros ahorros. (iStock)
Poco a poco podemos conseguir un aumento de nuestros ahorros. (iStock)

El nivel de vida en las grandes ciudades suele resultar bastante caro. El cartógrafo y programador Eric Fischer realizó una investigación en las ciudades de San Francisco y Nueva York, analizando el coste de las viviendas en alquiler en estas ciudades desde los años cincuenta hasta la actualidad, y descubrió que el precio de los arrendamientos es hasta cuatro veces más caro hoy.

Evita encapricharte con cosas de las que podrías prescindir, y acércate solo a las tiendas (online o físicas) cuando realmente necesites algo

Por ello, para sobrevivir hasta aclimatarse al nivel de vida de las grandes ciudades, ‘Business Insider’ nos ayuda con algunos de estos consejos, que constituirán un buen desahogo para nuestro bolsillo a final de mes.

1. Comparar precios

Es posible, y más si vamos a la compra con prisa, que cojamos un producto de confianza o que ya nos resulta suficientemente barato y no nos detengamos mucho en ello.

Sin embargo, podemos estar dejando atrás otro producto que en realidad era más económico. Incluso en ocasiones las marcas blancas no son la mejor opción para el bolsillo. Es cierto que tardarás más, pero se trata de invertir o tiempo o dinero, y hay que elegir.

2. Cuidado con las compras por internet

(iStock)
(iStock)

Es cierto que se pueden encontrar buenas ofertas, y conviene comparar cuando necesitemos algún producto, pero si eres de esas personas que se mete en tiendas online a echar un vistazo, abandona ese hábito. En internet se encuentra de todo y si comienzas a mirar, es altamente probable que termines viendo algo que te gusta.

Evita encapricharte con cosas de las que podrías prescindir; acércate solo a las tiendas (online o físicas) cuando realmente necesites algo y, si puedes, junta varias cosas; si la compra tiene un importe mínimo, te ahorrarás los gastos de envío.

3. Hacer la compra con el estómago vacío

Un clásico. Se dice mucho, pero a la hora de la verdad no lo tenemos en cuenta. Prueba a comer algo siempre antes de ir al supermercado. Muchas de las tentaciones desaparecerán. Si te decides a cumplirlo a rajatabla durante un par de meses, verás que tus cuentas salen mucho mejor.

4. Apagar del todo el televisor

(iStock)
(iStock)

Cuando apagamos la tele u otros aparatos electrónicos desde el mando, los estamos dejando en ‘stand by’, de manera que aún están gastando energía. Es cierto que no es mucha, pero si contamos que esto ocurre con la tele, el reproductor de dvd, y cualquier otro aparato que podamos tener, al final es posible notar que el gasto en nuestra factura aumenta. Apaga estos aparatos del todo y ahorrarás algo de dinero.

5. Sustituir la carne por las legumbres

Puede ser un poco volverse vegetariano a la fuerza pero lo cierto es que la carne, pese a que hay diferentes variedades y precios, no tiene comparación con el precio de las legumbres, que salen mucho más accesibles.

Quizá parezca una medida extrema pero, lo cierto es que cuando hay que afrontar el pago de facturas, alquiler… a veces hay que hacer un gran sacrificio.

6. Para ropa o calzado de calidad, ‘outlet’

(iStock)
(iStock)

Los precios de las grandes superficies de ropa y calzado tienen más o menos el mismo precio, incluso los precios bajos del Primark comienzan ya a ser una leyenda. Para la batalla y si te gusta lo vintage, hay tiendas de ropa de segunda mano a muy buen precio.

Pero en alguna ocasión queremos comprar algo de más calidad. Para ello, la mejor opción son los outlets: tiendas que ofertan las prendas de temporadas pasadas, con grandes descuentos respecto al precio original.

7. Cambiar el restaurante por la casa

En lugar de quedar para cenar con los amigos en un restaurante, organizad el evento en casa. Si cada uno lleva un plato comeréis muy rico (comida casera, nada menos) y el ahorro será considerable. Al fin y al cabo, la compañía es lo que importa.

8. Utilizar bombillas de bajo consumo

(iStock)
(iStock)

A estas alturas quizá parezca obvio, pero aunque son algo más caras las bombillas de bajo consumo suponen a la larga un ahorro considerable. Duran más y gastan mucho menos, por lo que será un alivio en nuestra factura de la luz.

Y muy importante, apaga las luces al salir de una habitación, aunque vayas a volver en poco tiempo.

9. El ocio, con cupones descuento

Actualmente, muchas empresas ofrecen sus servicios con grandes descuentos en determinadas páginas para darse a conocer. Cuando quieras realizar alguna de estas actividades, lo mejor es mirar en estas webs, seguro que encuentras alguna oferta que se adapte a lo que quieres y a buen precio.

10. Ajustar la tarifa telefónica

(iStock)
(iStock)

Si cuentas con línea fija, utilízala para llamar. Generalmente incluyen una gran cantidad de minutos gratis. Si no, hay todo tipo de ofertas de telefonía móvil capaces de ajustarse perfectamente a las necesidades que tengas.

Solo hay que pararse a comparar un poco. De ese modo, ahorraremos quitándonos servicios que no necesitamos, o bien adaptando los que sí utilizamos a un precio más asequible.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios