permisos de paternidad que compensan

Hungría, Serbia, Estonia... Los países que dan más ayudas a los padres que España

Ya sabíamos que en los países nórdicos se vive y se cría mejor a los niños, pero es llamativo que también en países menos ricos que nosotros nos den mil vueltas en conciliación

Foto: En alguno de estos lugares, quizá se animen al cuarto. (Michael Patrick O'Leary/Corbis)
En alguno de estos lugares, quizá se animen al cuarto. (Michael Patrick O'Leary/Corbis)

Cuando se habla de descanso en el mundo, es un tópico acordarse de España: la siesta, las vacaciones (que en realidad están en la media europea) y levantarse de la cama con el sol en todo lo alto.

Sin embargo, que siempre digamos "vida laboral y familiar" da idea de cómo son aquí las cosas. Damos por hecho que en la vida hay dos partes, trabajo y familia. El resto de situaciones deseables, desde ir al cine solos hasta hacer yoga o salir a bailar, nos parecen extras, lujos para el poco tiempo que sobra.

Sabemos que, a no ser que queramos hacer cambios drásticos en nuestro modo de vida, necesitamos tener hijos que mantengan saneada la pirámide de edades del país y en último término las pensiones, pero sería mucho más fácil si para empezar los permisos de maternidad y paternidad se parecieran a los de estos otros sistemas elegidos por 'Business Insider' como los mejores del mundo.

Veamos cómo son las políticas que más animan a dar el vertiginoso salto de crear una familia.

Finlandia

Una vez más, los nórdicos pueden presumir de los mejores datos de bienestar del universo conocido. Comenzando por Finlandia, donde las mujeres tienen la opción de empezar su descanso por maternidad siete semanas antes de la fecha estimada del parto. El gobierno les paga un sueldo otras dieciséis semanas más (o sea, casi cuatro meses), y ojo, lo cobran aunque sean estudiantes, desempleadas o autónomas

Para los padres hay ocho semanas, también pagadas e independientes de las de ellas. Y pueden pedir, madres o padres, permisos parciales para cuidar de los hijos a partir de los tres años. A juzgar por cómo funciona esto en España, los hijos dejan de ser dignos de protección a poco más de la mitad del periodo de lactancia recomendado por los médicos (mínimo seis meses). Los finlandeses no lo ven así, esta jornada parcial pueden mantenerla hasta los siete u ocho años del pequeño.

Dinamarca

Las madres recientes en Dinamarca tienen 18 semanas de permiso, cuatro de ellas antes del parto y otras 14 después, siempre con la paga íntegra. El padre puede coger dos semanas (consecutivas) durante las 14 de la madre.

Los suecos son los únicos hombres que tienen tres meses de paternidad solo para ellos, para promover la unión padre-hijo

A partir de ahí -y esto es lo llamativo- los daneses pueden repartirse otras 32 semanas como les venga mejor y pueden ampliar hasta 14 semanas más si bebé, madre o padre se ponen enfermos. Son 52 semanas de salario por ley, pagadas por el estado, aunque no siempre es el sueldo completo.

Suecia

Los suecos miden el permiso en días, 480 (un año y cuatro meses, más o menos), y, durante ese tiempo cobran el 80% de su salario habitual para poder cuidar a todos esos querubines rubios de ojos azules. Las madres tienen 18 semanas para ellas y a partir de ese momento los dos progenitores se reparten los días como quieran. 

Los suecos son los únicos padres (hombres) que tienen 90 días (tres largos meses) para ellos en exclusiva. Como la naturaleza ya hace mucho por favorecer el vínculo de niño y madre, ellos desde el parlamento promueven la unión con el padre y de paso aligeran la carga para ellas.

Bélgica

Hasta 15 semanas tienen las madres belgas para cuidar a sus hijos, con un 80% de su sueldo el primer mes y un 75% el resto del tiempo. Si lo prefieren, pueden sustituir ese tiempo libre por ocho meses de jornada parcial.

Los padres son auténticas ovejas negras al lado de los suecos: reciben solo diez días, en los que va bajando el porcentaje de sueldo a cobrar. Esperamos que encuentren tiempo para mejorar el vínculo paternal fuera de su horario de trabajo.

Islandia

En la tierra de Björk, las madres y padres tienen nueve meses tras el nacimiento: tres para la madre, tres para el padre y los otros tres a dividir como quieran.

Crecen muy rápido... y hay que volver al trabajo. (Buero Monaco/Corbis)
Crecen muy rápido... y hay que volver al trabajo. (Buero Monaco/Corbis)

Que haya tres mínimo para cada uno es una medida que busca que los dos pasen tiempo con el hijo en lugar de que se dividan los roles desde el principio cerrando puertas laborales para uno de los dos. El porcentaje de sueldo que se cobra es del 80%.

Serbia

El centro de Europa es otra buena zona para aumentar la población en cuanto a ayudas del gobierno. Las serbias hoy día tienen 20 semanas de sueldo completo tras el parto, no tanto más que en España (16, o 18 si son gemelos). La diferencia es que después tienen un año entero de permiso opcional, aunque la compensación económica va bajando.

Son nada menos que 26 semanas (más de seis meses, en España son cuatro) cobrando el 100%. De la semana 27 a la 39 cobran el 60% y de la 40 hasta completar el año el 30%. Un auténtico regalo, sobre todo si el padre tiene un buen trabajo y nos preocupa más el cuidado de los hijos que el recorrido laboral de las mujeres.

La asignatura pendiente en Serbia es el acercamiento de roles que tanto buscan los nórdicos. Aquí, los hombres solo tienen una triste semana de paga completa (menos que en España, donde ellos tienen un par de semanas libres pagadas).

Noruega

Cantidad y flexibilidad: para ellas, 35 semanas como 35 soles de paga completa o bien 45 semanas (unos 11 meses) cobrando el 80%.

Los padres tienen opción de trabajar desde el primer día o cogerse hasta 10 semanas, dependiendo de los ingresos de la madre. Y hay más: entre los dos pueden disfrutar otras 46 semanas más de paga completa (casi un año) o 56 semanas (un año y un mes) cobrando el 80%. Lástima que haga tanto frío.

Hungría

Después del caso anterior, no impresionan mucho las 24 semanas de las húngaras cobrando un 70% de su sueldo recién salido del horno el churumbel, pero la cosa mejora si pensamos en el permiso posterior: 156 semanas (es decir, más o menos un año y cuatro meses) a repartir entre los dos.

Lituania puede mirar a los nórdicos de tú a tú sin complejos. Además de los primeros meses tras el parto, tienen tres años enteros de permiso

Las primeras 104 semanas se cobra el 70%, muy lejos del "apáñate como puedas" español que comienza a los cuatro meses del bebé.

Estonia

La ex república soviética tiene un sistema envidiable en este aspecto. Ellas, 140 días cobrando toda su paga durante el embarazo y los primeros tiempos de maternidad (pueden empezar si quieren hasta 70 días antes del parto).

Ellos, dos semanas al principio (como aquí) y otra parte después según los ingresos de madre y padre. Entre los dos, 435 días, la friolera de 14 meses y pico.

Lituania

Lituania puede mirar a los nórdicos de tú a tú sin complejos. Son 18 semanas para las nuevas madres con toda la paga, cuatro semanas para los nuevos padres y otras 156 semanas (tres años) a repartir.

No todo pagado, eso sí. Se puede elegir o cobrar un año entero el 100%, o el 70% dos años. El tercero es libre pero sin paga, como una excedencia pero que la empresa tiene que conceder sí o sí.

Es decir, que puedes cobrar casi las tres cuartas partes de tu sueldo normal hasta que el niño cumpla dos años. Puedes explicarle a tu hijo que vuelves al trabajo y que lo entienda, y con suerte te puedes permitir consolarle comprándole juguetes de calidad con todas las garantías de la U.E.

En fin, que si estás en edad fértil y estás corriendo riesgos va siendo hora de que aprendas lituano.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios