Lo que diferencia a los americanos de la gente como nosotros, los europeos
  1. Alma, Corazón, Vida
aceptan menos a los gais

Lo que diferencia a los americanos de la gente como nosotros, los europeos

Nos separan muchos kilómetros y parece que muchas más cosas. Descubre qué te diferencia y qué te une a nuestros vecinos los estadounidenses

Foto: No solo nos separan miles de kilómetros. (iStock)
No solo nos separan miles de kilómetros. (iStock)

Tú, español de pura cepa. Conoces a muchos ingleses, a algún francés y a un par de alemanes. Tenéis la misma opiniónen temas relativos avalores sociales o creencias religiosas. Un consensoque no se produce, ni de lejos, cuando te juntas con tu grupo decolegas americanos. ¿Acaso los estadounidenses son diferentes al resto de europeos? Así es. Al menos eso es lo que se extrae de los resultados de unaencuesta llevada a cabo por el centro de investigaciónPew Reseach Center, en la que han participado ciudadanos deEstados Unidos, Gran Bretaña, Francia, Alemania y España.

Detallamos, a continuación, las principales diferencias entre los americanos y estos cuatro países europeos.

1) Son más individualistas

Cuando se trata de valores personales, hay grandes diferencias entre americanos y europeos. La diferencia más notable se encuentra en los puntos de vista que tienen respecto al individualismo.

Casi seis de cada diez americanos(58%) creen que es más importante que todos sean libres de perseguir las metas de su vida sin la interferencia del Estado, mientras que solo el 35% cree que es más importante que este juegue un papel activo en la sociedad con el fin de garantizar una sociedad igualitaria.

Por el contrario, más de la mitad de loseuropeos–en España, un 67%; enFrancia, un 64%, en Alemania, un 62% y un 55% en Gran Bretaña–consideran indispensable el papel del Estado.

2) Ellos aprueban más el uso de la fuerza militar

Las tres cuartas partes de los estadounidenses están de acuerdo en que el ejército actúe para mantener elorden. Unpunto de vista que no difiere del nuestro, sus vecinos europeos, pues es compartido por siete de cada diez en británicosy por más de la mitad de los encuestados deFrancia y España (62%). Los alemanes, en cambio, tienen una opinión dividida al 50%: la mitad apoya la existencia del ejército y la otra no. Sin embargo, este miércoles hemos sabido que Ejecutivo deÁngela Merkel estudia implantar el servicio militar obligatorio en situaciones extremas. Una medida enmarcada dentro de un polémico plan de protección civilel aluvión de propuestas que ha salido de la cocina del Gobierno alemán comorespuesta a la serie deataques sufridos en julio.

Aunque el porcentaje de Alemania sea el más bajo, cabe destacar que ha crecido considerablemente en los últimos años. En 2007, cuatro de cada diez ciudadanos (41%) consideraban indispensable la labor de los militares, mientras que el 58% se mantenía en posición contraria. Las opiniones deEE.UU., Gran Bretaña y Francia apenas han variado en estos nueve años.

En lo que difieren americanos y europeos es en lo relativo a la ONU. Ante la pregunta de si su país debería obtener laaprobación de este organismo antes de utilizar la fuerza militar para hacer frente a una amenaza internacional concreta, el 45% de losestadounidenses dijo que sí y el44% que no. Por el contrario, los cuatro países europeos consideraban indispensable la aprobación de la ONU antes de llevar a cabo cualquier acción militar. El porcentaje en España fue de más del74% en España y del 76% en Alemania.

3) Tienen menos compromiso internacional

Alrededor de cuatro de cada diezestadounidenses (39%) creen que los EE.UU. deben ayudar a otros países a lidiar con sus problemas, mientras que apenas el 52% considera que cada uno debe hacer frente a sus propios asuntos como buenamente pueda.

 En este sentido, los estadounidenses no son drásticamente diferentes a los encuestados en Francia, donde el 43% cree que su país debería ayudar a otros países y el 57% dice que debería centrarse en sus propios problemas. Los británicos están divididos casi por igual: el 45% cree que su país debería ayudar a otros y el 48% opina que no.

España y Alemania, por su parte, sonlos únicos países donde las mayorías favorecen la participación internacional: el 55% y el54%, respectivamente, consideran que sus países deberían prestar asistencia a los demás, mientras que el 40% de españoles y 43% de alemanes opinan lo contrario.

4) Creen que su cultura es mejor

Los estadounidenses son más propensos a creer que su culturaes mejor que la de los europeos: "Nuestros ciudadanos no son perfectos, pero nuestra cultura es superior a la de los demás".Esta mentalidad choca con lo que opinan los británicos y franceses, dondeel 63% y el 73% no están de acuerdo con esta afirmación.

5) Valoran más la fe religiosa

Para los americanos lafees más importante que para los ciudadanos deEuropa Occidental. El 50% de los encuestados estadounidenses creen que la religión es muy importante. A los americanos les siguen los españoles, pero solo un 22% comparte esta opinión. Además, más de la mitad de losestadounidenses consideran que es necesario creer en Dios para ser una persona moralmente aceptable. Una opinión que difiere mucho de lo que se opina en Europa, pues solouno de cada cinco están de acuerdo.

La fe es tan importante para un estadounidense quetiendea identificarse antes con su religión que con su nacionalidad. La encuesta revela que un46% de los americanos aseguró que prefiere ser conocido como cristiano que como estadounidense. Solo uno de cada cinco europeos comparte esta opinión.

6) Aceptan menos la homosexualidad

La homosexualidades aceptada por la mayoría de la gente en todos los países estudiados, pero en los europeos hay una mentalidad más abierta que en Estados Unidos. La encuesta revela que España es el país europeo que más de acuerdo está con la homosexualidad (más del90% de las personas creen esta estadebe ser aceptada). En Alemania, Francia y Gran Bretaña, el apoyo llega al 80%, mientras que en EE.UU. la cifra se sitúa en un 60%.

Noticias de Alemania Reino Unido Estados Unidos (EEUU) Noticias de Francia ONU España
El redactor recomienda