'NO ES VER PAISAJES, SINO TENER NUEVOS OJOS'

Los mejores países a los que viajar con poco dinero (allí vivirás a lo grande)

Henrik Jeppesen, el hombre más joven en haber visitado todos los países del mundo hace una guía por los destinos más baratos para nuestras vacaciones

Foto: Vista aérea de Ciudad del Cabo (Sudáfrica).
Vista aérea de Ciudad del Cabo (Sudáfrica).

Desde que el hombre es hombre ha querido conocer otros mundos; luego se inventaron las vacaciones de verano y las compañías ‘low cost’ y aquí estamos, agolpados como domingueros de amplio espectro por elegir un destino que satisfaga todas nuestras expectativas.

La estepa castellana es muy tentadora, no lo dudamos (que se lo pregunten a Manuel Machado, o al Cid de su ‘Castilla’), pero también nos merecemos de vez en cuando un homenaje por tierras más exóticas, aunque requiera algo de esfuerzo. Estemos saliendo de la crisis o no, el caso es que hay que apretarse un poco el cinturón si queremos viajar.

Con alojamiento gratuito y unos billetes muy baratos los costes del viaje se reducen al mínimo

Henrik Jeppesen, que tiene el honor de ser la persona más joven en haber pisado todos los países del mundo (antes de los 28 años), lo sabe bien y ha elaborado para ‘Indy100’ una lista con los países que le han salido mejor para el bolsillo.

De entrada, recomienda buscar todos los transportes posibles de bajo coste, y alojarse mediante ‘couchsurfing’: “con alojamiento gratuito y unos billetes muy baratos los costes del viaje se reducen al mínimo. Así en el destino tu dinero cundirá más y saldrás más satisfecho”.

5. Estonia

Catedral ortodoxa de Alejandro Nevsky (Tallin).
Catedral ortodoxa de Alejandro Nevsky (Tallin).

“Es igual que otros países del norte de Europa, pero con precios mucho menores. Yo diría que se puede ahorrar al menos un 50% en las vacaciones eligiendo Estonia en lugar de cualquier otro país nórdico. Tiene mucho que ofrecer y será muy difícil volver decepcionado con esta joya escondida de Europa”, afirma el viajero.

Con un encuentro de culturas, sobre todo entre rusos y eslavos, y también nórdicos, este pequeño país cuenta con una cuidada arquitectura de contrastes; desde castillos y murallas medievales, al más puro estilo de un cuento de los Grimm, a iglesias con cúpulas bulbosas que remiten al esplendor del Imperio ruso. Un buen destino para conocer hasta dónde llega el crisol de culturas de la Europa de hoy.

4. Maldivas

(Flickr)
(Flickr)

Quizá el billete de avión no sea barato, pero para Jeppesen, compensa y con creces. Él aconseja ir en verano, mucho más barato en comparación con la temporada de invierno.

“Me he alojado en 50 complejos hoteleros de islas privadas en diferentes épocas del año y el clima es el mismo en julio que en diciembre. En verano un hotel de 5 estrellas puede costar unos 56 dólares por persona; es probable que tengas que pagar cuatro veces más en diciembre”.

3. Moldavia

Torre de Transnistria. (Pixabay)
Torre de Transnistria. (Pixabay)

Uno de esos países que, a menudo, a la hora de elegir destino turístico, lo pasamos por alto en el mapa. Sin embargo, Jeppesen aconseja que no lo hagamos: “es un hermoso país de Europa del Este, con gente amable y habladora. La mayoría de las personas allí no tiene mucho, pero es un país en el que te sientes seguro”. En cualquier caso recomendamos no dejar de visitar Transnistria, el Estado independiente no reconocido en la frontera con Ucrania, donde se puede ver, intacto, el espíritu soviético.

Hay quien se refiere a este país como el próximo gran destino de turismo vinícola de Europa, por la gran calidad de sus viñedos. Cuenta una leyenda que Yuri Gagarin entró a la bodega Cricova (la más conocida del país) y no salió en dos días. No sabemos si vio algún dios por allí, pero está claro que en el espacio no había tan buen vino. Ni en muchos puntos de la Tierra, porque los moldavos también son los vinos favoritos de Vladimir Putin o la reina Isabel II, por ejemplo.

2. Laos

Kuang Si (Laos).
Kuang Si (Laos).

El sudeste asiático siempre es un destino enriquecedor, sobre todo para los viajeros procedentes de culturas occidentales y occidentalizadas, que ven las grandes diferencias en el modo de vida, la gente y los paisajes naturales, como si una brecha hubiera separado a dos mundos. Este paraíso bañado por el Mekong ofrece sus ‘4.000 islas’ entre otros parajes naturales indescriptibles, como sus múltiples saltos de agua.

“Es un poco como Tailandia, pero sin la masificación de turistas. Se puede viajar barato desde allí, la gente es muy amable y todavía tiene ese encanto especial del que ya carece Tailandia, que se ha convertido en un destino turístico típico”, afirma nuestro viajero, que ha tenido el privilegio de estar en ‘That Luang’, la estupa sagrada del siglo III donde, se dice, se encuentra una reliquia de Buda.

1. Sudáfrica

Cañón de Blyde River (Sudáfrica).
Cañón de Blyde River (Sudáfrica).

Tierra de mar, montaña y mucha, mucha vegetación, uno de sus principales atractivos turísticos son sus impresionantes paisajes, como el cañón de Blyde River, el segundo más grande de África, con una exuberante vegetación subtropical y una enriquecida fauna (es elegido por mucha gente para hacer ‘turismo de caza’).

Para Jeppesen, además de todo esto, una gran ventaja es que “su moneda está muy devaluada, por lo que puedes permitirte cosas que en EEUU y en Europa no sería posible comprar”. Aunque los billetes de avión hasta allí pueden rondar los 600 euros, sin duda ofrece una experiencia difícilmente repetible para los amantes de los viajes.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios