ENTRE EL CRIMEN ORGANIZADO Y LA POLÍTICA

El cadáver de Jimmy Hoffa, la mafia y la pieza que faltaba en el asesinato de JFK

El asesino confeso y amigo del sindicalista cuenta en una biografía recopilada por su ex abogado cómo fue una de las desapariciones más misteriosas de la Historia reciente

Foto: Jimmy Hoffa (izquierda) junto a su hijo James.
Jimmy Hoffa (izquierda) junto a su hijo James.

Jimmy Hoffa fue un activista sindical, icono para la clase trabajadora estadounidense en el siglo XX. Comenzó su actividad a los 18 años dentro del gremio de camioneros y, poco a poco se fue convirtiendo en una importante figura a nivel nacional.

Pronto comenzaron a saltar los rumores de sus lazos con la mafia, a quienes pedía ayuda para intimidar a algunos empresarios y forzarles a negociar. A cambio, él ayudaba a blanquear el dinero de la mafia a través del sindicato. En 1964 fue encarcelado por sobornar a un jurado que investigaba sus relaciones con la mafia.

En 1971 Richard Nixon le ofreció el indulto, a cambio de no ejercer como líder sindical durante al menos diez años. Cuando se encontraba en pleno proceso de apelación de esta decisión, murió en unas circunstancias que aún hoy siguen envueltas en el misterio.

Al ser un amigo muy querido, El Irlandés se sentó en el asiento del coche que solía ocupar el líder sindical para alertarle de que algo no iba bien

En el verano de 1975, Hoffa había convocado una reunión con dos de los más importantes capos de la mafia estadounidense. Tras ese día, su coche fue encontrado, pero su cuerpo nunca apareció. Sin embargo ahora, gracias a Charlie Brandt, se ha podido esclarecer al menos parte de la historia.

Brandt es el ex abogado de Frank Sheeran (‘El Irlandés’) -amigo y asesino confeso de Hoffa-, ahora reconvertido en escritor para contar la historia de cómo se perpetró el crimen, y lo cuenta en su libro 'I Hear You Paint Houses: Frank 'The Irishman' Sheeran And Closing The Case On Jimmy Hoffa' tal y como el propio Sheeran lo explicó.

De Hoffa a la muerte de Kennedy

Él fue el encargado, junto con otras dos personas, de recoger al sindicalista para, en principio, llevarle a la reunión con la mafia. En un intento de prevenir a Hoffa de que algo no iba bien, tal y como cuenta el libro, El Irlandés se sentó en el asiento del coche que solía ocupar el líder sindical. Sin embargo, esto no fue suficiente; Hoffa no se percató de la señal de peligro y se montó en el coche, convencido de que se dirigía a la reunión.

Frank Sheeran supo entonces que se encontraba entre la espada y la pared: no rematar el trabajo suponía desobedecer a los jefes de la mafia, y ese no era un escenario en el que le hubiera gustado estar. Así que llegaron a una casa vacía, se quedó detrás de su amigo y le disparó dos veces en la cabeza a quemarropa.

El hijo de Hoffa y actual líder de la Hermandad internacional de camioneros contó en una ocasión que su padre estaba algo inquieto por el modo en que le habían citado, pero confiaba en Sheeran. Pero tal y como dice Brandt, “si no hubiera matado a Hoffa se hubiera pegado un tiro a sí mismo, no tenía escapatoria”.

JFK en Dallas justo antes de su muerte.
JFK en Dallas justo antes de su muerte.

Sheeran le explicó al autor del libro que la mafia estaba molesta porque Hoffa no había mostrado toda la gratitud que ellos creían que les debía en Dallas. “Me di cuenta entonces de que se estaba refiriendo al asesinato de John Fitzgerald Kennedy”. Siempre se ha sospechado que Lee Harvey Oswald, el único detenido por el magnicidio, no trabajaba solo, y también de que la mafia había estado detrás. Así que Brandt le preguntó por ello. En ese momento el rostro del asesino confeso de Hoffa se volvió “de piedra”, sacudió las manos y dijo: “yo no quiero saber nada de Dallas”.

Al exabogado le pareció clara la relación, también por las circunstancias de la muerte del propio Oswald, que tres días después y cuando los rumores de su puesta en libertad se agudizaban, fue asesinado por Jack Ruby, personaje relacionado con el crimen organizado.

Un caso que tardó 30 años en resolverse

Casi treinta años después, ha tenido que ser El Irlandés quien resolvió el misterio del lugar del crimen. Él llevó al FBI al lugar en que mataron al líder sindical y las autoridades lo pudieron corroborar al encontrar restos de sangre en la entrada, el vestíbulo y el pasillo, hasta la cocina, donde le envolvieron en plástico para llevarlo a una empresa de incineración que tenía lazos con la mafia.

En la cultura estadounidense Hoffa y las extrañas circunstancias que envolvieron a su muerte son todo un icono

Sheeran murió en 2003 después de relatarle toda su historia a Charlie Brandt. Su propia hija cuenta que en los últimos años de su vida buscaba la absolución espiritual, pero nunca supieron nada de lo que había hecho antes de la publicación del libro.

En la cultura estadounidense Hoffa y las extrañas circunstancias que envolvieron a su muerte son todo un icono, llevados a la gran pantalla en multitud de ocasiones como referente de misterio. Sylvester Stallone y Jack Nicholson han encarnado a Jimmy Hoffa en el cine, en unas versiones ficcionadas de su historia. Es difícil encontrar al líder sindical, pero muy fácil localizar referencias a su desaparición en, por ejemplo, ‘Los Soprano’ o ‘Dexter’. También en animación. Cuando Homer se mete a camionero en un capítulo de ‘Los Simpson’, estos amenzan con “hacerle lo mismo que le hicimos a Jimmy Hoffa”. Y en ‘Pinky y Cerebro’, uno de los planes de este último para dominar el mundo pasaba por hacerse pasar por Hoffa volviendo de vacaciones. Todo un clásico para el humor negro.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios