vida sana

La primera causa de mortalidad puede combatirse en el 80% de los casos

La práctica de ejercicio físico regular, evitar el consumo de alcohol y tabaco y seguir una dieta saludable son los principales consejos de los especialistas

Foto: El 80% de las enfermedades cardiovasculares podría reducirse.
El 80% de las enfermedades cardiovasculares podría reducirse.

Las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte en España. De las 395.820 defunciones que tuvieron lugar en 2014, un 29,7% fue por esta causa, por encima del cáncer o de patologías relacionadas con el sistema respiratorio.

Los datos recogidos por el último informe del Instituto Nacional de Estadística muestran, además, que el 32,84% de los fallecimientos entre las mujeres se produce por cardiopatías, mientras que en los hombres la cifra es menor y representa el 26,58% de las muertes. A pesar del alto número de casos, la Sociedad Española de Cardiología recuerda que “el 80% de este tipo de enfermedades podría reducirse con una vida saludable”.

La práctica de ejercicio físico regular, evitar el consumo de alcohol y tabaco y seguir una dieta saludable con un alto contenido en frutas y verduras son los principales consejos de los especialistas. La concienciación es el principal reto al que se enfrentan las instituciones, ya que el incremento de la obesidad en las últimas décadas se presenta como una de las principales causas de mortalidad asociada a las enfermedades cardiovasculares.

El sedentarismo, una alimentación poco saludable o la ingesta excesiva de sal son hábitos poco saludables que definen los estilos de vida actuales y que tienen una relación directa con el incremento de las enfermedades cardiovasculares. La edad es otro factor de riesgo en el desarrollo de estas enfermedades, y el continuo envejecimiento de la población incrementa la mortalidad por esta causa.

Las claves de una alimentación saludable 

La alimentación se presenta como la principal arma para luchar contra las enfermedades cardiovasculares. Los villanos de esta película son el colesterol y los triglicéridos. Cuando ambos se encuentran en el organismo en cantidades superiores a las recomendadas, comienzan a depositarse en las arterias y a provocar problemas de salud, afectando principalmente al corazón. 

Hay varios 'ingredientes' que perjudican el funcionamiento regular de las arterias y elevan la cantidad de colesterol 'malo' y de triglicéridos en nuestro organismo. Debemos tratar de reducir el consumo de grasas saturadas, presentes en algunos alimentos de origen animal (carnes y embutidos) y en el aceite de palma, así como evitar el consumo de grasas 'trans', presentes en los aceites hidrogenados que suele contener la bollería industrial.

En el otro lado de la moneda están los alimentos recomendados para mantener el colesterol a raya. Los alimentos ricos en fibra son una buena ayuda cuando los niveles de colesterol son altos, por ejemplo, cereales integrales, avena, fruta y verdura… Además, el Omega 3 se postula como un importante caballo de batalla en la lucha contra estos problemas.

Omega 3

Es difícil ponerle peros al Omega 3, ya que ofrece numerosos beneficios. La Fundación Española del Corazón afirma que su consumo contribuye a mantener unos niveles normales de colesterol. Pero tiene también otros beneficios: disminuye la presión arterial, tiene función antiinflamatoria, ayuda a prevenir la falta de memoria y de concentración, entre otras cosas.

Pese a todas estas ventajas, los estudios indican que no consumimos la cantidad diaria recomendada. La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA, European Food Safety Authority) recomienda el consumo de 250 mg diarios de Omega 3 (EPA+DHA), sin embargo, seis de cada 10 españoles no alcanzan esta cifra. 

El cuerpo humano no produce por sí mismo la cantidad de Omega 3 que necesita, y por tanto se debe prestar especial atención a la alimentación para conseguir alcanzar esos niveles recomendados. El pescado azul y las nueces son las principales fuentes alimenticias, sin embargo, su consumo no es tan frecuente para cumplir con las necesidades de Omega 3, por lo que han surgido una serie de productos en el mercado enriquecidos con estos ácidos grasos.

La leche, al tratarse de uno de los alimentos más presentes en nuestra dieta y más fáciles de consumir, se ha postulado como una de las mejores opciones, en su versión enriquecida, para aportar al organismo los nutrientes que necesita.

 

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios