si ya es tarde para prevenir...

Los mejores remedios caseros para el dolor de garganta de los niños

Verano, sol, calor… y dolores de garganta. Los más pequeños de la casa son las principales víctimas de los cambios de clima y de los aires acondicionados

Foto: Una niña enferma
Una niña enferma

¿Le duele la garganta a tu hijo? Aquí te damos algunos remedios caseros. Verano, sol, calor… y dolores de garganta. Los más pequeños de la casa son las principales víctimas de los cambios de clima, de los aires acondicionados y de la ropa húmeda, y las otitis, las inflamaciones y las gripes estivales están a la orden del día.

[7 grandes remedios caseros para acabar con el dolor de garganta]

Las enfermedades respiratorias, las más comunes en esta época del año, se pueden prevenir evitando exponer a los más pequeños a bruscos cambios de temperatura, manteniéndolos abrigados y haciéndoles consumir todas aquellas frutas que contengan vitamina C como la naranja, el limón o la manzana. Pero no nos engañemos, también es cierto que de todos estos consejos nos acordamos cuando ya es demasiado tarde.

La faringoamigdalitis es una de las enfermedades más comunes en los menores. Suele generar un cuadro agudo de dolor en la garganta, inflamación de las amígdalas, dolor faríngeo y fiebre. Por su parte, la laringoamigdalitis afecta a la laringe, provoca dificultad para respirar, tos grave y ronquera. Asimismo hay que tener cuidado con las bronquitis, las neumonías y las otitis que puede ser causada por infecciones mal tratadas del aparato respiratorio o por cambios de presión (por viajar en carretera, avión o cuando los niños se sumergen en una piscina).

Antes de ir al doctor intenta hacer esto.
Antes de ir al doctor intenta hacer esto.

Pero, ¿qué remedios caseros podemos utilizar cuando la enfermedad ya está instalada en el organismo de nuestros hijos?

- Es muy importante administrar a los niños agua en cantidad, a fin de facilitar la hidratación y la reposición de sales minerales y del líquido que se pierde con la sudoración.

- En cuanto a la alimentación, es importante que coman, pero sin forzar. En estos casos es mejor ofrecerles comida ligera con muchas vitaminas e hidratos de carbono, mientras que hay que reducir el aporte de proteínas y grasas.

La sopa de pollo, de vegetales o de carne de vaca, son las recomendadas por los médicos. Otras sopas ácidas, como la de tomate o las que contienen lácteos, incrementan la mucosidad de la garganta y no son aconsejables.

- Si hay mocos, estos deben ser expulsados. Podemos utilizar soluciones salinas que se inyectan en la nariz, con el fin de disolver el exceso de mucosidad.

Tu pequeño también puede hacer gárgaras varias veces al día (no más de tres) con agua tibia con sal. Esto ayuda a nuestro organismo a absorber el agua de las células de la membrana mucosa, inflamadas durante el constipado. Media cucharada de sal por cada vaso de agua es la medida suficiente (la sal se puede sustituir por miel, que también tiene efectos beneficiosos).

Agua con sal
Agua con sal

- Si hay dolor de cabeza, podemos aplicar un paño frío en la frente y presionar suavemente sobre la zona afectada durante unos minutos.

- Una compresa o paño caliente en la garganta mejorarán la circulación al ensanchar los vasos sanguíneos, lo que reducirá la inflamación y relajará los músculos.

- Otra opción puede ser realiza un cataplasma con una cucharada de hojas secas de manzanilla y dos tazas de agua hirviendo. Deja que se cocine durante cinco minutos y remoja una tela o paño. Escurre bien y aplica sobre el cuello de tu hijo hasta que se enfríe. Repite varias veces por día.

- La humedad del ambiente ayudará a mantener la garganta húmeda. El vapor de una ducha aliviará durante un buen rato sus síntomas.

- Otros remedios naturales recomendados para contrarrestar la gripe de verano son la miel y el propóleo. Pero siempre teniendo en cuenta que no pueden ser administrados a niños menores de un año de edad. 

La miel ayuda en la destrucción de los microbios que causan las enfermedades infecciosas y contribuye a eliminar la tos. Una o dos cucharadas suavizarán la garganta.

Miel
Miel

- Hierve tres hojas de limón por taza de agua unos 10 minutos. Retira del fuego y añade una cucharada de miel. Bebe muy despacio antes de que se enfríe. También pueden hacer gárgaras con zumo de limón rebajado con agua o miel cinco veces por día.

- Hierve a fuego lento 25 gramos de fresas, 700 de agua y 30 gramos de hojas de fresa durante 15 minutos. Añade una cucharada de miel. Cuela y vierte en una botella con cierre hermético y mételo en la nevera. Realiza gárgaras cada 45 minutos.

- Cortar 1 cebolla en rodajas y colocarla en medio litro de agua. Añade tres cucharadas de azúcar y déjalo macerar todo durante 12 horas. Dale a beber una taza cada dos horas hasta que la garganta no duela más.

- Preparar un zumo con 2 zanahorias, 4 tallos de apio, 1 diente de ajo y ¼ hinojo. Licúa bien y dale a beber dos veces al día.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios