LAS GRASAS JUEGAN UN NUEVO PAPEL

La mejor dieta para perder peso según los expertos de Harvard

Los autores de un nuevo informe ponen especial énfasis en abandonar el mito de que los productos bajos en grasas y calorías conducen a una menor ganancia de peso

Foto: Una breve guía para orientarte en el supermercado. (iStock)
Una breve guía para orientarte en el supermercado. (iStock)

Ocho de cada diez españoles que intenta hacer dieta fracasa. Una de las principales razones es que pierden la motivación ante platos insulsos que no les dejan disfrutar de una buena comida en familia o de un aperitivo. Desde una simple cerveza, pasando por una ensalada con nueces bañada en aceite de oliva, hasta un buen entrecot pueden estar restringidos.

Sin embargo, esta desgana frente a las dietas puede tener los días contados. Un reciente estudio, publicado en la revista 'The Lancet Diabetes & Endocrinology', ha hecho pública una noticia que alegrará a quienes hace años que siguen regímenes: una dieta alta en grasas no causa aumento de peso. Seguir los patrones de la dieta mediterránea, rica en grasas de origen vegetal a partir de alimentos naturales (aceite de oliva y frutos secos) y sin restricción calórica, se asocia a una ligera reducción de peso y menos circunferencia de la cintura abdominal, en comparación con una dieta baja en grasa en individuos con alto riesgo cardiovascular.

Perdieron peso y cintura

El reciente estudio, llevado a cabo por Predimed, encuestó a más de 7.000 hombres de 55 a 80 años y controló su peso durante un período de cinco años. Sus menús no incluían carnes rojas, mantequilla, ni azúcar, que fueron sustituidas por pescado, frutos secos, verduras y frutas.

Dieta mediterránea: frutas, verduras, legumbres, cereales, aceite de oliva como fuente de grasa y pescado, sobre todo

Al azar, los investigadores asignaron a los participantes tres variaciones de la dieta mediterránea: unos se sometieron a comidas no restringidas en calorías y ricas en aceite de oliva, otro grupo también tuvo una dieta calórica pero además rica en frutos secos, mientras que el resto siguió un régimen bajo en grasa.

Después de cinco años los investigadores comprobaron que los tres grupos habían perdido peso, aunque la mayor pérdida de kilos se produjo en el grupo de la dieta mediterránea rica en aceite de oliva, quienes redujeron 0,88 kilos, en comparación con los 0,60 kilos del grupo de dieta baja en grasa y de los 0,40 kilos del grupo de frutos secos.

Asimismo, también hubo un aumento de la circunferencia de la cintura en los tres grupos. Pero dado que el tamaño de la cintura tiende a aumentar con la edad, es significativo que el menor incremento se produjera entre quienes siguieron el régimen con aceite de oliva.

Basta con seguir la tradición para mantener el sobrepeso a raya. (iStock)
Basta con seguir la tradición para mantener el sobrepeso a raya. (iStock)

Dieta mediterránea, la mejor aliada

El estudio pone de manifiesto que las directrices actuales de salud que recomiendan una dieta baja en grasas y en calorías crean un miedo innecesario por las grasas saludables presentes en la dieta mediterránea, cuyos beneficios han sido demostrados en numerosas investigaciones. Incluso está catalogada como una de las mejores dietas y más completas. Se basa en la ingesta de alimentos naturales como frutas, verduras, legumbres, cereales, aceite de oliva como fuente de grasa, pescado, y en cantidades más moderadas las carnes de aves, los huevos y los lácteos. Alimentos que ayudan a combatir la obesidad y aportan grandes beneficios para la salud cardiovascular.

No obstante, la nueva investigación no es la primera que afirma que la dieta mediterránea es la mejor para aquellos que buscan perder peso, ya que varios informes desafían la percepción generalizada de que el consumo de grasas es perjudicial. En base a cinco estudios de Medicina de Harvard, la dieta mediterránea es la más eficaz para perder peso en comparación con otra baja en grasas y una tercera baja en carbohidratos.

No todas las grasas son malas

Las conclusiones del estudio elaborado por Predimed son un paso importante hacia la demostración de que no todas las grasas son malas. Como destacan los autores de la investigación, el contenido total de grasa no es una medida útil de los daños o beneficios que producen los alimentos, por lo que abogan por comer más calorías procedentes de frutas, frutos secos, verduras, legumbres, pescado, aceites vegetales ricos en fenoles, yogures y granos integrales mínimamente procesados; y menos de alimentos procesados ricos en almidón, azúcar, sal o grasas trans.

El contenido total de grasa no es una medida útil de los daños o beneficios que producen los alimentos

Cabe destacar que los autores del informe ponen especial énfasis en abandonar el mito de que los productos bajos en grasas y calorías conducen a una menor ganancia de peso. “Esta ilusión lleva a políticas paradójicas que prohíben la leche entera, mientras permiten leche desnatada endulzada con azúcar y, a su vez, obligan a los fabricantes de alimentos, minoristas y restaurantes a eliminar las grasas saludables derivadas de vegetales en sus comidas y productos, mientras se comercializan alimentos bajos en grasa de dudoso valor para la salud”, concluyen los investigadores.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios