dejó a su marido y cambió su vida por completo

No la imaginas: esta mujer es ahora un símbolo sexual tras perder 60 kilos

Perder peso puede hacerte ganar mucho. Un buen ejemplo es el de Karlye Thurlow: ahora tiene la mitad de kilos y es más grande que nunca

Foto: Un ejemplo para cientos de personas en internet. (Facebook)
Un ejemplo para cientos de personas en internet. (Facebook)

Karlye Thurlow es una madre separada que se ha hecho famosa estos días en las redes sociales gracias a la atención que le han dedicado medios como 'Daily Mail Australia' y 'Northern Star'. Hace solo cuatro años, cualquier ejercicio físico, como acompañar a sus pequeños en el parque, podía haber sido un problema por culpa de su obesidad y ahora no dudamos de que podría ser elegida en 'castings' exigentes como modelo de ropa interior.

Su situación, como la de tantas personas atrapadas en un cuerpo que les hace infelices, era una auténtica adicción, a la comida insana y sobre todo al azúcar. Dice que bebía cuatro litros de Coca-cola al día. Y, como en casi todas las adicciones, la raíz de todo no es la sustancia elegida en sí, sino el intento de huir de otras cosas: “Estaba tratando de reprimir mis sentimientos con comida”. Como otros hacen con las drogas duras.

120 mensajes en unos días: “Me invitan a cenar y un jugador de fútbol profesional me ha dicho que volaría a Melbourne para conocerme”

Dejar de comer compulsivamente, bien lo sabrán muchos lectores, a partir de cierto punto es casi tan difícil como dejar ciertas sustancias ilegales, pero ella lo ha logrado gracias a la disciplina, en el plato y en el gimnasio. Lo suyo no es una dieta milagro, empezó simplemente saliendo a caminar y en cuanto pudo fue siendo más ambiciosa. Lo más difícil ha sido mantenerlo.

Soltar lastre

Enseguida salta a la vista que Thurlow tiene un carácter fuerte, probablemente curtido por experiencias de su pasado de las que no ha contado aún la mayor parte. Su muro de Facebook está plagado de mensajes inspiracionales y creemos que algo de espiritual hay en su periplo, o así lo transmite.

Hace poco compartió esta cita de la escritora Ayn Rand, musa del neoliberalismo económico y en general del sueño libertario norteamericano: “La cuestión no es quién me va a permitir (conseguir lo que quiero), sino quién me va a parar”. El individuo lo puede todo, y aunque es una máxima que puede ayudar a perpetuar injusticias (eres lo que quieres ser), a personas como Karlye, que ya tienen ese impulso, les puede servir de mucho.

Se ha operado el pecho, lo demás es esfuerzo. (Facebook)
Se ha operado el pecho, lo demás es esfuerzo. (Facebook)

 

Otro contenido en la misma línea de su muro de Facebook es un vídeo de una entrevista a Oprah Winfrey en el que la presentadora parece parafrasear también a Rand, aunque en lugar de “destino manifiesto” dice “destino supremo”. En el discurso de Oprah, tan famosa en su faceta de conductora televisiva como en la de musa de la autoayuda, ese destino es una fuerza que te guía incluso en los mayores tropiezos. “No existe el fracaso —nos dice—, es solo eso que te dice que tienes que ir en otra dirección”. ¿No es lo que todos queremos oír? Si nos va muy mal, nos consolamos porque hay una luz al final del túnel, un gran destino reservado a cada uno de nosotros si realmente lo deseamos. Si estamos triunfando, sabemos que nos lo merecemos, que era nuestra justa ventura.

No se ven esos cambios de dirección de los que habla Oprah en la reluciente estampa pública de Karlye. Aunque dice que desde antes de empezar a perder peso tenía problemas con su marido y que no eran felices, cuando llegó a la meta de 60 kilos menos que se había propuesto fue el momento en que se sintió fuerte para dar el paso de abandonarlo. “Estaba poniendo a todos los demás primero, sin pensar en mí”. Estos últimos días ha llegado a recibir más de 120 mensajes de hombres que quieren conquistarla: “Me invitan a cenar y un jugador de fútbol profesional me ha dicho que volaría a Melbourne para conocerme”. Fue la primera sorprendida al leer sobre sí misma en alguna fuente online que estaba “buscando al hombre definitivo”. ¡Por eso no dejaban de llegarle solicitudes!

Ser feliz para adelgazar

En realidad, su mensaje no es de ligue sino de superación personal. “No tengo el amor en el radar”, y no piensa ir a un 'reality', como muchas harían en su lugar, a encontrar al hombre de sus sueños: “No es mi estilo”.

“Todo lo que hago es por mis hijos (…) La maternidad no solo ha cambiado mi vida, también mi corazón”. Ha contado que los dos, Amber y Logan, son autistas, así que tiene cosas importantes en qué pensar cada día. “Por ellos puedo convertirme en la mejor versión de mí misma, ser fuerte para superar lo que las cosas duras que la vida te envía y seguir dando, queriendo y viviendo una vida bella y feliz”. A los “caballeros” que tratan de cortejarla en Facebook les dice: "Me siento muy halagada pero no he contestado a ninguno de sus mensajes ni tengo pensado hacerlo”. Tiene las cosas claras, algo que ayuda para todo, y desde luego para perder peso.

¿Qué hacemos para seguir sus pasos? Sobre todo, no mentirse a uno mismo: “No hay excusas, yo podía haber encontrado muchas y no lo hice”

No es tan fácil como adelgazar y ser feliz. El orden, y nuestra protagonista es un buen ejemplo, a menudo es el contrario. No tiene problema en decir que fue a terapia psicológica, y dejar claro que tuvo que trabajar tanto su mente como su cuerpo.

La receta

¿Qué hacemos entonces para seguir sus pasos? ¿Necesitamos problemas matrimoniales para mejorar así nuestro cuerpo? No es necesario, lo ineludible es dejar de postergar nuestras metas. “No hay excusas, yo podía haber encontrado muchas y no lo hice”.

Diversión ganada a pulso. (Facebook)
Diversión ganada a pulso. (Facebook)

 

Más concretamente, algunos de sus consejos son:

- Llevar un control minucioso de lo que comes, que no suele ser lo que crees que comes. Para esto pueden ayudarte 'apps' de control de peso.

- Hacer algo de ejercicio todos los días, aunque sea suave. Si no te gusta el gimnasio, al menos camina enérgicamente un ratito, 40 minutos o algo más.

- Tomar verduras de hoja verde. Por la mañana, ella sigue la recomendación de las “dietas alcalinas” de beber un poco de agua de limón.

- No olvidar las grasas saludables, como las que hay en el aguacate y los frutos secos.

No sabemos si es una recomendación trasladable a todo el mundo, pero ella ajustó sus impresionantes resultados de peso con un poco de cirugía. Dice que solo se ha operado el pecho, porque el cambio de tener senos enormes a quedarse sin nada fue duro.

Y eso, a diferencia de algunos problemas de los hijos, es fácil de arreglar.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios