SÚPER RICO POR UN DÍA

Cómo darte los lujazos de un millonario con mucho menos dinero

No todos podemos permitirnos vivir a todo tren, pero nada te impide celebrar un pequeño simulacro de suntuosidad por mucho menos de lo que piensas

Foto: No tienen (casi) un duro, pero parece que llevan siendo de la alta sociedad toda la vida. (iStock)
No tienen (casi) un duro, pero parece que llevan siendo de la alta sociedad toda la vida. (iStock)

Siempre hubo clases, pero hoy en día no hace falta ser un verdadero súper rico para acceder a algunos de los privilegios de estos. Con un sueldo normal y corriente, o incluso tirando a alto, no es posible tener un yate, un jet privado o una isla para ti solo, pero sí puedes disfrutar de estos privilegios por unos días, para vivir la experiencia (o hacerte la foto).

Chris Evans propone http://en 'The Guardian' algunas alternativas para vivir todo tipo de lujos sin dejarnos un dineral. Cierto es que ninguna de ellas te hará rico, pero nada te impide celebrar un pequeño simulacro de suntuosidad por mucho menos de lo que piensas.

La isla privada

Un mansión plantada en una isla privada de Dubái. (Reuters/Jumana El Heloueh)
Un mansión plantada en una isla privada de Dubái. (Reuters/Jumana El Heloueh)

El colmo del súper rico es comprarse una isla (a la que, por supuesto, solo se puede acceder en helicóptero o yate) como segunda residencia, para hacer lo que se hace en este tipo de viviendas: pasar unos días de asueto y celebrar barbacoas y fiestas.

Las islas que van con casa son más caras, y si compras una isla deshabitada tendrás que hacerte con todo tipo de permisos

Puede parecer una locura, pero se pueden comprar islas enteras en Irlanda por menos de 100.000 euros: mucho menos de lo que cuesta un piso. De hecho, cada vez hay más personas que compran islas como si fueran trofeos. “Ni siquiera la visitan, solo tienen una foto de ella en su oficina o en casa para enseñársela a sus amigos y colegas, sabiendo que si en algún momento están estresados o deprimidos simplemente pueden retirarse a ese lugar de paz y tranquilidad”, asegura Farhad Vladi, presidente de Vladi Private Islands.

Visto así comprar una isla parece un chollo, pero hay que tener en cuenta que hacer que sea habitable no es tan sencillo. Las islas que van con casa son más caras, y si compras una isla deshabitada tendrás que hacerte con todo tipo de permisos. Pero si te lo montas bien, puedes cambiar el apartamento de Gandía o la casa en la sierra por tu propio pedazo de tierra en el océano sin gastar mucho más dinero.

El yate

¿Y si pasas una nochecita en uno de estos yates de Cerdeña? (iStock)
¿Y si pasas una nochecita en uno de estos yates de Cerdeña? (iStock)

Los yates son el trofeo por excelencia de los súper ricos y su coste es inasumible para la mayoría de los mortales. Si eres rico de verdad tu barquito tiene que superar los 30 metros de largo, tamaño a partir del cual recibe el título de superyate. Se calcula que hoy por hoy solo hay unas 5.000 embarcaciones de este tipo. Y, claro está, no son baratas. Su precio no baja de los 10 millones que cuestan los modelos más económicos y, además, requieren de una tripulación –en torno a 70 personas– que garantice una travesía agradable.

El único inconveniente es que disfrutarás del yate sin que esté navegando, pero puedes vivir la experiencia desde tan solo unos 60 euros la noche

Pero no hace falta comprarse uno de estos barcos para disfrutar de ellos unos días. El portal web Beds on Board ofrece la posibilidad de dormir a bordo de yates de lujo, atendidos por la (abultada) tripulación de los mismos. La página la utilizan los propietarios de estas embarcaciones para sacarles algo de partido mientras están atracadas, a imagen y semejanza de otros portales como Airbnb.

El único inconveniente es que disfrutarás del yate sin que esté navegando, pero puedes vivir la experiencia desde tan solo unos 60 euros la noche. En realidad es como pagar una estancia en un hotel de lujo, pero durmiendo sobre el mar en la embarcación de algún ricachón.

El jet privado

La azafata puede no estar incluida. (iStock)
La azafata puede no estar incluida. (iStock)

Al igual que ocurre con los yates, el mantenimiento de un jet privado es descomunalmente caro. Eso por no hablar de que, si quieres volar a un determinado lugar, hay que pagar la vuelta sin que lo ocupe nadie. De este inconveniente se han tratado de aprovechar portales como Private Fly o Cojetage, que ofrece asientos en vuelos discrecionales en todo tipo de aviones privados a precios que a veces son inferiores que el de las líneas regulares.

Es ideal para grupos de amigos que son flexibles en su destino y pueden partir en cualquier momento

“Ofrecemos acceso a todo tipo de aviones, desde pequeños aviones de hélice con cuatro plazas a Boeing 373 de negocios, con salas de reuniones, duchas, bares y todo tipo de comodidades”, explica http://en 'The Guardian' el CEO de PrivateFly Adam Twidell.

Los pasajes más baratos se obtienen al volar en trayectos de vuelta de magnates que solo quieren realizar la idea. “Esto es ideal para grupos de amigos que son flexibles en su destino y pueden partir en cualquier momento”, explica Twidell. “Es el elemento sorpresa el realmente interesante. El problema obvio es que el cliente original puede retrasar o incluso cancelar su vuelo en cualquier momento, lo que te dejaría sin viaje”. Pero si te sale bien la jugada embarcarás por una terminal especial, sin hacer colas y llegando al aeropuerto solo unos minutos antes de que salga el avión.

El hotel de lujo

El hotel Four Seasons George V en París. (Reuters/Stephane Mahe)
El hotel Four Seasons George V en París. (Reuters/Stephane Mahe)

Como explica Evans, “el mercado de la acomodación de lujo es mayor que nunca y los hoteles están haciendo lo imposible para atraer clientes, con precios más bajos y beneficios adicionales”. Si reservas con bastante antelación (o de un día para otro) y en la época adecuada puedes alojarte en algunos de los mejores establecimientos del mundo por menos de 200 euros la noche.

Los mejores precios se obtienen a través de páginas de descuento, en temporada baja y días entre semana. La ubicación también influye: “Los hoteles que requieren un trayecto extra para llegar a menudo tienen tarifas más bajas que aquellos cercanos a un aeropuerto con vueltos directos”, explica James Lohan, fundador del sitio web de hoteles de lujo Mr & Mrs Smith. “Si consideras que conducir un rato por una carretera de campo desconocida o montar en un ferry a través de increíbles islas es parte de las vacaciones, esta es una apuesta segura”.   

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios