LLEGA LA OPERACIÓN BIKINI

Los mejores alimentos para estar en forma y delgado esta primavera

Aunque nos pongamos a hacer ejercicio como locos, si no comemos y bebemos adecuadamente, el esfuerzo que estamos haciendo no servirá para absolutamente nada

Foto: Qué mejor que un buen zumo para ponernos a punto. (iStock)
Qué mejor que un buen zumo para ponernos a punto. (iStock)

Ponerse en forma es uno de los objetivos principales al llegar la primavera: el buen tiempo y la cercanía del verano marcan la llegada de la “operación fit”, cada vez más popular por el auge del estilo de vida saludable. El ejercicio es, por supuesto, el eje central de esta puesta a punto, pero no debe ir en solitario: lo que comemos y bebemos puede condicionar nuestros esfuerzos en materia de fitness, e incluso lograr que lleguemos a la forma deseada más deprisa. 

Conseguir que el cuerpo absorba los nutrientes adecuados para no solo aguantar el ejercicio, sino lograr beneficios adicionales (como unos músculos reparados y en mejor estado), es tarea fácil si se sigue la lista básica de alimentos fundamentales. Kaiku Sin Lactosa comparte los “must” para que la “operación fit” sea un éxito. 

Un cuerpo 'fit': ¿qué comer para conseguirlo?

Avena: La fobia al hidrato de carbono no tiene razón de ser cuando se trata de 'fitness': los carbohidratos de lenta absorción ayudan a mantener de manera constante la energía durante las sesiones de ejercicio. La avena es el carbohidrato estrella: su contenido en glucógeno es fundamental para ayudar a nuestra resistencia. 

Café: Según la Sociedad Internacional de Nutrición en el Deporte, la cafeína aumenta los niveles de adrenalina generando una mayor predisposición y motivación para hacer ejercicio. Durante la práctica, favorece la contracción muscular, aliviando la sensación de cansancio y aumenta el rendimiento deportivo. La cafeína, además, acelera la recuperación y reduce el dolor muscular después del entrenamiento hasta en un 48%.

El consumo de lácteos antes y después del ejercicio se convierte en una parte de la rutina tan esencial como estirar o llevar calzado adecuado

Pasas: Las pasas pueden resultar tan nutritivas como una bebida deportiva. En un estudio, distintos atletas consumieron ambos productos antes de enfrentarse a una sesión intensiva de bicicleta: aquellos que consumieron pasas ayudaron a su metabolismo a quemar más grasas durante el entrenamiento. Además, su contenido en potasio ayuda frente a los calambres, y a mantener la hidratación. 

Leche: El consumo de lácteos pre y post 'workout' se convierte en una parte de la rutina tan esencial como estirar o llevar calzado adecuado. ¿Por qué? Por la presencia de proteínas de rápida y lenta absorción para tonificar los músculos, como la caseína y el suero; por su capacidad de hidratación; y porque, si se trata de lácteos sin lactosa, ayudan a regular la digestión asegurando que el ejercicio se realiza al 100% de nuestras facultades. 

Zumo de tomate: Otro firme competidor de las bebidas energéticas, según recientes estudios que se centran en maneras de ayudar al cuerpo a recuperarse tras rutinas de ejercicio intensas. Los tomates contienen nutrientes fundamentales para la recuperación del músculo, y la forma líquida de ingerirlo ayuda al azúcar en sangre a recuperar sus niveles habituales.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios