LA GUÍA PARA EL CRECIMIENTO PERSONAL

Tres ideas para convertirte en el dueño de tu vida, según Josef Ajram

El popular e influyente deportista y 'trader' se ha hecho un nombre en el mundo de la autoayuda explicando los consejos que le han permitido llegar tan lejos

Foto: Josef Ajram es hijo de padre sirio y madre española. (Efe/Alejandro Gracía)
Josef Ajram es hijo de padre sirio y madre española. (Efe/Alejandro Gracía)

Si le decimos que Josef Ajram es atleta de pruebas de resistencia extrema, 'trader' en bolsa y 'coach' personal, es probable que se lleve las manos a la cabeza. ¿Es tal cosa posible? El barcelonés ha demostrado que sí, y ha depositado su experiencia personal en volúmenes como 'El pequeño libro de la superación personal' (Alienta Editorial), que se publicará el martes 12 de abril y que recoge 100 frases para ser un poco mejores cada día. Aquí recogemos tres de las más inspiradoras:

La suerte para triunfar se llama creer en ti

Me niego a creer en la suerte. Me niego a creer que cada acción que hago puede verse condicionada por un factor aleatorio que no controlo. Soy de los que piensan que la suerte no existe, como tampoco existe la mala suerte. Soy de los que piensan que existe el resultado del trabajo, de la constancia y del desarrollo del talento.

'El pequeño libro de la superación personal'.
'El pequeño libro de la superación personal'.

Personalmente, solo considero que he tenido buena suerte un día en mi vida y mala suerte otro día. Sí, confieso que a veces se producen hechos que me sorprenden, por estar en el momento adecuado el día adecuado, pero suelen ser hechos sin gran trascendencia y detalles clasificables en el archivo de anécdotas.

Creer en ti es la clave para desarrollar tu talento y poder ser constante en la consecución de tu objetivo. Jamás ganaré en una operación bursátil si realmente creo que no voy a ganar. Así que he de confiar en la estrategia, en mi método, para que ningún factor externo pueda contaminarme y hacerme errar por mis impulsos.

Si pensamos que podemos hacerlo bien, el porcentaje de éxito es muy alto

Imagina que estás jugando un partido de baloncesto. Te hacen falta personal y tienen dos tiros libres. ¿Crees que vas a encestar el tiro libre si piensas que no lo vas a meter? Obviamente, no encestarás. Lo mejor que pudo hacer Iker Casillas fue irse del Real Madrid, ¿por qué? Simplemente porque la presión de la afición no le dejaba rendir como él sabe hacerlo. Su talento estaba eclipsado, imagínate lo que debía de sentir cada que le chutaban a puerta. Seguro que su confianza estaba bajo mínimos, y así nadie puede rendir correctamente, por mucho talento que tengas.

Imaginemos una eliminatorio de la Copa del Rey a un partido, ¿por qué muchos equipos de primera quedan eliminados por equipos de varias categorías inferiores? El motivo es la confianza y jugar en casa. La probabilidad de que un equipo modesto pueda ganar aun equipo de categoría superior se multiplica por el efecto “jugar en casa”.

Durante una época me entretenía haciendo pequeñas apuestas al baloncesto. Sólo apostaba a favor de los equipos que jugaban en casa y tenían una cuota máxima de 1,35 euros por euro apostado. Funcionaba.

Ser profesional no es tener un título, es saber lo que haces

Yo nací en el año 1978, por lo que me refiero a la generación anterior. No es que lo personalice como tal, evidentemente mi padre y mi madre, excelentes pediatras ambos, no solo no tienen la culpa explícita sino que han salvado y curado a muchos niños. A lo que me refiero es a que a mi generación se nos ha educado para que tengamos un piso en propiedad y una carrera universitaria. Había obsesión por la “titulitis”, por tener ese título universitario que, en teoría, te garantizaba un puesto de trabajo de honor. Pero no solo se incitaba a la carrera universitaria sino que, a continuación, se incitaba y se proponía prolongar la formación en forma de máster.

A mi parecer, eso ha sido un gran error, ya que hemos sido –bueno, mejor dicho, han sido– una generación sobreformada (digo han sido porque yo no acabé la universidad).

Tres ideas para convertirte en el dueño de tu vida, según Josef Ajram

En España, durante muchos años, se había mirado con menosprecio a las personas que se decantaban por no ir a la universidad y cursar formación profesional. Se sobreentendía que eran malos estudiantes y no estaban capacitados para entrar en la universidad… ¡Error! Lo que realmente estaba pasando es que se estaba menospreciando e infravalorando la especialización.

A veces hay gente que me pregunta: “¿Tú sabes de economía?”. A lo que respondo: “NO”. Luego me preguntan: “¿Tú sabes de bolsa?” De nuevo les respondo que “NO”. Estupefactos, me preguntan: “Y entonces tú ¿qué sabes hacer?” Y yo les contesto: “Lo que realmente domino es la bolsa española, que no deja de ser una especialización dentro del amplio mundo bursátil”.

Yo empecé Administración y Dirección de Empresas con un fin, que era dedicarme a la bolsa. Al ver que ése no era el camino, decidí especializarme.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios