“Besar con afección, el germen de la infección”: así era la propaganda de salud de los años 30
  1. Alma, Corazón, Vida

“Besar con afección, el germen de la infección”: así era la propaganda de salud de los años 30

Hoy todos sabemos que antes de comer y después de ir al baño debemos lavarnos las manos, que no es bueno beber agua de cualquier charco y

Hoy todos sabemos que antes de comer y después de ir al baño debemos lavarnos las manos, que no es bueno beber agua de cualquier charco y que es mejor no dar demasiados besos a alguien con gripe. Pero hace sólo un siglo estas medidas eran desconocidas por la mayor parte de la población.

La higiene personal sólo empezó a preocuparnos en la segunda mitad del siglo XIX y su promoción por parte de las autoridades fue toda una revolución. La humanidad –o más bien, Luis Pasteur, que estudió el origen de las enfermedades infecciosas– descubrió que las malas condiciones de higiene, que empezaron a ser preocupantes a medida que crecían las ciudades, eran culpables de gran parte de las enfermedades, que podían evitarse con el sencillo hábito de lavarse las manos.

Para que las normas más elementales de higiene se instalaran en la mentalidad colectiva hizo falta una intensiva campaña de propaganda, que llevaron a cabo todos los países modernos. Estos carteles, utilizados en Estados Unidos entre 1930 y 1946 (antes de que el uso de antibióticos se extendiera), describen a la perfección el esfuerzo de los autoridades sanitarias por frenar la propagación de las enfermedades infecciosas mediante reclamos que, generalmente, usaban el miedo como el mejor aliado.

La colección forma parte del Catálogo de Impresiones y Fotografías de la Biblioteca del Congreso estadounidense, que acaba de ser digitalizada y publicada en la página web de la institución.