El mapa de la muerte europeo

En qué zonas de Europa y España se viven más años: Salamanca está a la cabeza

¿Qué factores influyen en qué vivamos más o menos años? ¿Es realmente determinante el estilo de vida mediterráneo o son más longevos los escandinavos? Presta atención

Foto: ¿Se viven más años de Madrid para arriba o para abajo? (iStock)
¿Se viven más años de Madrid para arriba o para abajo? (iStock)

La muerte nos preocupa: qué hay detrás, cómo afrontarla, fórmulas para esquivarla durante más años y sucedáneos, son frecuentes protagonistas de estudios científicos, novelas, documentales y películas -sean o no de ciencia ficción-. De ahí que la longevidad sea motivo permanente de estudio. ¿Existe una fórmula para llegar a la vejez en plenas facultades? ¿Qué factores influyen en que vivamos más o menos años? ¿Hay algo que podamos hacer para alargar nuestra vidanbsp;

Investigadores de la Universidad de Oporto han analizado las causas más comunes de fallecimiento en 18 países del Viejo Continente para realizar los mapas de defunción europeos, y los resultados, aunque son bastante positivos para nuestro país y los vecinos mediterráneos, subrayan algunas diferencias en la salud de unos u otros ciudadanos que deberían alertar a los gobiernos. Porque llegar a los 100 quizá no sea tan sencillo como comprarse un apartamento en la Costa del Sol. 

Mediterráneamente vivos

(Journal of Epidemiology & Community Health)
Ampliar
(Journal of Epidemiology & Community Health)

Según puede verse en los mapas elaborados por los investigadores, parece ser que los habitantes de la mitad norte de España, el norte de Italia, Andorra y el oeste de Francia tienen las tasas más altas de supervivencia. “Atribuimos su longevidad a tener un nivel socioeconómico más alto y a alimentarse a base de una dieta mediterránea saludable”, aseguran los autores del estudio.

Por el contrario, los ciudadanos ancianos de Reino Unido y Escandinavia mueren más jóvenes que en el resto de países, probablemente como consecuencia de hábitos poco saludables y por la falta de recursos económicos en comparación con los ciudadanos de su quinta residentes en otras partes de Europa.

Para llegar a estas conclusiones, los investigadores compararon los años que vivían los ancianos de los países seleccionados durante más de dos décadas. En concreto, analizaron el promedio de personas con edades comprendidas entre los 75 y los 84 años en el año 1991 y si sobrevivieron o no hasta los 85 o 94 en 2001, justo 10 años después, contrastando de nuevo los datos en 2011.

¿Hay que venir al sur?

El estudio, publicado en 'The British Medical Journal's Journal of Epidemiology & Community Health', subrayó la idea ya conocida de que, en general e independientemente de su país de residencia, las féminas viven unos cuantos años más que los varones. En concreto, la proporción de hombres que sobrevivieron hasta las edades límite del estudio se sitúa en un 27% frente a un 40% de mujeres.

Comparativamente, los de las zonas posindustriales de Reino Unido, el sur de España, Francia y los Países Bajos tenían tasas más bajas de supervivencia en la vejez que en otras zonas cercanas o áreas del mismo país. Sin embargo, pese a que puedan tener en común que se trata de regiones caracterizadas por altos niveles de pobreza, el estudio también encontró bajos índices de longevidad en ciudades 'ricas' como Copenhague o Dinamarca.

Las circunstancias socioeconómicas, los genes, el estilo de vida, la contaminación y el acceso a servicios de salud son factores que influyen en la supervivencia

“Un aumento en la supervivencia de la vejez contribuye a la esperanza de vida global, y es particularmente importante dado el aumento del envejecimiento de la población en los países de altos ingresos”, advierten los autores.

La mitad norte de España vive más

Claro que no solo les interesó cuántos y de qué lugares eran los que sobrevivían hasta rozar la centena. Los factores que influyen en su longevidad fueron analizados minuciosamente. De mayor a menor grado de influencia, la pobreza, las dietas altas en grasas, fumar, beber y un estilo de vida poco saludable eran las causas más comunes que conducían a una muerte prematura en los pensionistas participantes en el estudio.

“Existen muchos factores que influyen en la supervivencia durante la vejez, incluidas las circunstancias socioeconómicas, los genes, el estilo de vida, la contaminación y el acceso a servicios de salud”, explicaron los investigadores.

El patrón de mortalidad por enfermedades cardiovasculares coincide con el de supervivencia, teniendo las tasas más bajas España y Francia

En el caso de España, se encontraron las zonas de supervivencia más altas -por encima del 48,8% de mujeres con más de 85-94 años, y tasas superiores al 33,7% en el caso de los hombres para las mismas franjas de edad- en el norte del país, entendiendo que esto abarca de Madrid hacia arriba y subrayando algunas zonas como Salamanca, en que se encontró una longevidad mayor en los varones que en el resto de áreas europeas analizadas.

Grecia, Chipre, Alemania, Irlanda y los países de Europa oriental fueron excluidos del estudio debido a la escasez de datos existentes sobre la población de edad avanzada en las zonas.

En zonas cercanas a Madrid, como Salamanca, se detectó una tasa de longevidad alta en varones. (Corbis)
En zonas cercanas a Madrid, como Salamanca, se detectó una tasa de longevidad alta en varones. (Corbis)

Corazón latino

La doctora Ana Isabel Ribeiro, autora principal del estudio, asegura que “la longevidad en las personas ancianas está determinada en gran medida por la mortalidad después de 85 años de edad, causada principalmente por enfermedades cardiovasculares (ECV), responsables del 42% de las muertes en Europa”.

“De hecho, el patrón de mortalidad por enfermedades cardiovasculares coincide en cierta medida con nuestro patrón de supervivencia, encontrándose las tasas más bajas en el norte de España y en toda Francia”, continúa la doctora, quien recuerda que factores individuales de riesgo, como el tabaquismo, la hipertensión arterial, la dieta, la actividad física, el consumo de alcohol y el nivel socioeconómico, son importantes factores de riesgo para el desarrollo de ECV, independientemente de la zona en que residamos.

“Lo más probable es que los patrones observados surjan a partir de una combinación de dos factores determinantes para la salud: la pobreza, lo que explica la baja longevidad que se encuentra en áreas como Portugal, el sur de España, el sur de Italia y áreas posindustriales, y mantener o no un estilo de vida saludable, lo que podría explicar las menores tasas de supervivencia en zonas ricas como Escandinavia o los Países Bajos”, resumen los autores.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios