Que no se te quiten las ganas

El mejor momento: así se disfruta de una gran vida sexual con más de 40 años

A medida que envejecemos, la disminución de los niveles de hormonas juega un papel importante tanto en el grado de deseo como en nuestro funcionamiento en la cama. Evita sus efectos

Foto: Descubre cómo retomar las riendas en la cama, y a dormir a pierna suelta y bien desfogados. (iStock)
Descubre cómo retomar las riendas en la cama, y a dormir a pierna suelta y bien desfogados. (iStock)

Las estadísticas reflejan que a medida que maduramos –traducido al castellano, envejecemos– nuestra vida sexual es más saludable que durante la juventud. Claro que se une la contrapartida de que practicamos menos sexo, ¿o no?

Según datos de illicitencounters.com, sitio web especializado en citas para personas casadas en el que se ha duplicado el número de usuarios mayores de 40 años en los últimos cinco años (siendo casi el 50% hombres y el 36% mujeres), los adultos aseguran haber tenido sexo al menos cinco veces en el último mes. Y aún hay más: otro estudio llevado a cabo por la Universidad de Manchester en el que se preguntó a cerca de 7.000 jubilados sobre su vida sexual demostró que más de la mitad de los hombres y un tercio de las mujeres mayores de 70 años eran sexualmente activos.

Realizar 20 minutos de ejercicio intenso entre 5 y 15 minutos antes del acto sexual aumenta la velocidad de excitación de las mujeres de mediana edad

Así que el mito de que en la vejez tenemos menos sexo queda desmentido. Pero, ¿es igual nuestra vida sexual una vez llegamos a la mediana edad? “Aunque los años no tienen por qué ser obstáculo para disfrutar de una vida sexual satisfactoria, los cambios biológicos pueden tener un impacto significativo en la libido y el rendimiento”, explica Anna Magee en 'The Telegraph', donde recoge algunas ideas para recuperar el deseo, la pasión y la energía a medida que envejecemos, sin tomar ningún potenciador sexual y aprendiendo a comprender qué ocurre en nuestro cuerpo.

Dos que ya se saben los trucos, caldeando el ambiente. (iStock)
Dos que ya se saben los trucos, caldeando el ambiente. (iStock)

Viagra natural

Las recetas para medicamentos similares al Viagra –utilizados para tratar la disfunción eréctil en los hombres– se han duplicado en la última década hasta alcanzar la asombrosa cifra de casi tres millones de prescripciones en el año 2014, apunta la autora. Claro que medicarnos puede ser historia del pasado. Al menos así lo asegura una alentadora investigación publicada en 'The American Journal of Clinical Nutrition' según la cual el consumo de tres o más porciones de alimentos como el vino tinto, los arándanos, las cerezas, los cítricos y los rábanos reducen los problemas de disfunción en los hombres hasta en un 14%, porcentaje que alcanzaría el 21% si además practican ejercicio regularmente. Estos beneficios derivan de los flavoides que contienen todos estos alimentos, compuestos conocidos por mantener sanos los vasos sanguíneos y mejorar el riego sanguíneo, esenciales para que la función eréctil funcione correctamente.

La edad, la libido y las hormonas

A medida que envejecemos, la disminución de los niveles de hormonas sexuales juega un papel importante tanto en el grado de deseo como en nuestro funcionamiento sexual. Esto afecta especialmente a los varones, en los que, una vez pasados los 40 años, los niveles de testosterona se reducen considerablemente. Y ojo, porque, como explica Vivek Wadhwa, urólogo y experto cirujano, esta caída hormonal no sólo se traduce en problemas de erección o de reducción de la libido, “además puede causar síntomas como cansancio, falta de sueño y pérdida de memoria a corto plazo”.

El vino tinto, los arándanos, las cerezas, los cítricos y los rábanos reducen los problemas de disfunción en los hombres hasta en un 14%

“También es común que las erecciones de los hombres empiecen a ser menos fiables a partir de los 40”, añade Cate Campbell, especialista en medicina psicosexual y autora de 'The Relate Guide to Sex and Intimacy' (Vermilion), quien recomienda a todas esas personas angustiadas por esta nueva e incontrolable situación que asuman que es algo normal y se den cuenta de que no es necesario tener una erección completa para llegar al orgasmo y disfrutar del sexo.

Si se percibe que la potencia y deseo sexual están bajando en exceso, es importante acudir al especialista para que prescriba Viagra u otro tratamiento si observa que los niveles de testosterona son realmente bajos y habiendo realizado previamente la salud cardiovascular del paciente: “La disfunción eréctil puede ser síntoma de la existencia de problemas cardíacos hasta diez años antes de que la enfermedad se desarrolle”, advierte el doctor Wadhwa.

Que tu único problema sea que tus hijos no se hayan independizado... (iStock)
Que tu único problema sea que tus hijos no se hayan independizado... (iStock)

El sexo en la menopausia

La investigación sobre la respuesta sexual humana realizada por Masters y Johnson, matrimonio formado por el famoso ginecólogo William Masters y la sexóloga Virginia Johnson, señaló que a partir de la mediana edad, aunque la decadencia hormonal también impactan en su vida sexual, las mujeres tienden a necesitar menos tiempo para alcanzar el orgasmo que los hombres.

“Más o menos a partir de los 45 años y en adelante, los efectos derivados de los bajos niveles de estrógenos pueden traducirse en que el sexo sea más doloroso y disminuya el deseo”, explica la ginecóloga Shirin Irani, y recomienda acudir al médico de cabecera para que recete, de creerlo necesario, un tratamiento con crema de estrógenos. Aplicar una pequeña dosis del producto dos veces a la semana durante tres meses “hidrata las células y restaura las secreciones vaginales de forma natural”, asegura.

Vida sana, sexo saludable

Tanto en el caso de los hombres como de las mujeres, llevar estilos de vida saludables puede ayudar a mantener una vida sexual activa. “El entrenamiento con pesas, por ejemplo, puede estimular un aumento natural de los niveles de testosterona y, en consecuencia, el deseo sexual”, explica el psicoterapeuta sexual Ian Kerner. Y la ciencia lo corrobora: según un estudio publicado en la revista 'Journal of Sexual Medicine' en el año 2012, realizar 20 minutos de ejercicio intenso –en que el ritmo cardíaco se encuentre a un 70% de su capacidad máxima– entre cinco y 15 minutos antes del acto sexual aumenta la velocidad de excitación de las mujeres de mediana edad.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios