encontró la solución en facebook

Ni deporte ni abdominales: el 'hipnótico' secreto de esta joven para adelgazar 38 kilos

Jessica Penney había probado todo, pero su adicción por la comida basura no le permitía bajar de los 107 kilos. Fue entonces cuando encontró la solución a su obesidad

Foto: Jessica Penney perdió 38 kilos (Facebook/Jessica Penney)
Jessica Penney perdió 38 kilos (Facebook/Jessica Penney)

No hay nada mejor para adelgazar que tener fuerza de voluntad. Al menos, así es si se consigue superar la tentación y no comer ese bollo que parece estar guiñándonos un ojo con su perfecta azúcar glass por encima. Sin embargo, cuando el deseo de ingerir es mayor que la capacidad de autocontrol, siempre se puede recurrir a ayuda externa para que nos apoyen en el propósito de dejar de acumular kilos y kilos en la báscula. 

La londinense Jessica Penney recurrió a la hipnosis después de haberlo probado todo. Su afición por las hamburguesas, los refrescos y la comida basura era más poderosa que sus ganas de perder peso. Por eso acudió a la consulta de Robert Hisee, un hipnotizador que le hizo creer que había sido operada para ponerse una banda gástrica. De esta manera, el consumo de alimentos se redujo sin que la joven –de 26 años– fuera consciente.

https://youtu.be/_AL1ds4iEscPhoto shoot at UMT Centre with Jessica Penney

Posted by Robert Hisee on Martes, 12 de enero de 2016

 

“Era adicta a la comida basura y no me di cuenta hasta que mi peso se disparó a los 107 kilos”, afirma Jessica, que continúa: “Estaba desesperada. Fallé en tantas dietas que realmente no sabía qué más podía hacer hasta que un día con un amigo vi el anuncio del hipnotizador en Facebook, me puse en contacto con él y reservé hora”. De ese primer encuentro han pasado ya 17 meses, tiempo durante el cual Penney ha conseguido perder 38 kilos.

 

“Necesitaba cambiar mis hábitos alimenticios, y agradezco a Robert haber cambiado mi actitud mental respecto a la comida”, asegura la joven en declaraciones para el 'Daily Mail'. “En sólo tres meses bajé cuatro tallas de vestido, y a mis amigos y familiares les costaba reconocerme”, recuerda a la vez que concluye: “Por primera vez en mi vida había tomado las riendas de mi dieta y mi confianza empezó a crecer”.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios